Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La petición de rescate hunde la imagen de Cataluña

La prensa internacional no distingue diferencias con el resto de España

Artur Mas habla con el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell (derecha), en el Parlamento.
Artur Mas habla con el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell (derecha), en el Parlamento.

Artur Mas se fijó como objetivo mejorar la imagen exterior de Cataluña, pero un año y medio de recortes y de crisis desbocada, combinado con el amplificador de algunos medios internacionales siempre críticos con el gasto de la España de las autonomías han minado esas intenciones. Solo faltaba que Cataluña se uniera a Murcia y a la Comunidad Valenciana y anunciara que acudirá al fondo de rescate autonómico. Una imagen exterior que ya estaba tocada ha acabado por los suelos.

“¡Cataluña!”, la exclamación del corresponsal del diario La Repubblica en Nueva York, Federico Rampini, describe muy bien la sorpresa de los italianos ante la petición de ayuda de la Generalitat, “la Lombardia española, la región más rica y emprendedora...”.

El Gobierno catalán, preocupado porque esta imagen ahuyente a inversores y compradores de deuda pública, se ha movilizado en todos los frentes. Mas ha viajado a Bruselas, Londres, Roma y Nueva York con el mismo mensaje: “Cataluña hace los deberes y su situación es mejor que la del resto de España”. Han secundado ese mensaje varios consejeros, entre ellos, el de Economía, Andreu Mas-Colell, quien se prodiga por la prensa internacional hasta el punto de que abrió la puerta al rescate de Cataluña en una entrevista a la BBC.

Por su peso en el conjunto de España, la situación catalana preocupa en Alemania algo más que la del resto de comunidades que han pedido el rescate. El día 26, un diario tan influyente como el Frankfurter Allgemeine Zeitung informó de que “la región más endeudada de España” solicita el control sobre la recaudación fiscal.

En Estados Unidos, los analistas destacan que las grandes dudas sobre España se centran ahora en las regiones. “Esto va cada día a peor, es como si se repitiera la película de Grecia”, comentan los locutores de la cadena financiera CNBC.

Todas estas noticias, junto al desconocimiento de la realidad catalana que a veces se expresa en la prensa extranjera, motivó hace dos años la creación del colectivo Emma de intelectuales y activistas nacionalistas, que pretende que los corresponsales instalados en España cuenten “la otra cara” de lo que ocurre en Cataluña. Esta semana han sacado un documento titulado What is really going on in Catalonia (qué está pasando realmente en Cataluña), donde defienden que los problemas de la comunidad tienen un trasfondo político por una endémica mala financiación.

Pero la prensa internacional parece distinguir muy poco entre autonomías. La noticia del posible rescate se ha mezclado además con la de los incendios de esta semana, en los que tres de los cuatro fallecidos eran ciudadanos franceses. Le Monde mencionaba unos “incendios agravados por la austeridad” al apuntar a las “carencias de prevención”.

Con información de Juan Gómez, Miquel Noguer, Pablo Ordaz, Sandro Pozzi y Ana Teruel.