Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Silencio en la bancada popular

El PP no aplaude los recortes y evita exabruptos como el de Andrea Fabra

La diputada del PP eAndrea Fabra durante el pleno del Congreso. Ampliar foto
La diputada del PP eAndrea Fabra durante el pleno del Congreso. EFE

Una sonora petición de silencio al final de la sesión en la que el PP ha convalidado el mayor recorte de la democracia. Un tajante sssshhhhh ha interrumpido un amago de aplauso de la bancada popular antes de que se disolviera el pleno en la que ha sido una imagen opuesta a la del miércoles pasado, cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudió al Congreso para anunciar los nuevos recortes, incluida la subida del IVA.

Pocas manifestaciones de satisfacción o regodeo ni, mucho menos, exabruptos como el de la diputada por Castellón Andrea Fabra, quien gritó “¡Que se jodan!” ofreciendo en bandeja un lema para las protestas contra el Ejecutivo. El PP había dado una orden de contención. Dos días después de la amonestación del presidente de la Cámara baja, Jesús Posada, y del grupo popular, la parlamentaria ha llegado al hemiciclo sonriente y relajada, incluso bromeando con algunos compañeros de bancada. Fabra ha permanecido buena parte del pleno en silencio, atendiendo, al menos aparentemente, a las explicaciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y al titular de Economía, Luis de Guindos.

La diputada valenciana, que pidió disculpas por carta tras casi una semana de silencio en la que el PP no dejó ni un momento de defenderla públicamente, ha asistido a casi toda la sesión, que ha durado más de cinco horas, ausentándose en contadas ocasiones. Siempre arropada por sus compañeros de bancada, que se han acercado a saludarla, ha aplaudido, como la mayoría de los diputados populares solo las intervenciones de Montoro.

La sobriedad de la de actitud de los parlamentarios non ha evitado, en cualquier caso, que el pleno comenzara entre los habituales murmullos mientras el titular de Hacienda defendía los recortes. La escena se ha repetido ante la intervención de Guindos, por lo que Posada se ha visto obligado a rogar silencio: “El señor De Guindos está diciendo cosas importantes”. El secretario general PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, por su parte, ha pronunciado la palabra que más ha dolido a la bancada popular, "sectarismo", lo que ha desencadenado reacciones que no han ido más allá del rechazo verbal." Gracias por habernos arruinado", se levantaba una voz entre los diputados del PP.