Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Una etarra de los ‘años de plomo’ del comando Madrid

Del Río Prada desarrolló su acción terrorista en la capital de España a mediados de los años 80

Su excarcelación, prevista para julio de 2008, fue retrasada por la Audiencia Nacional hasta 2017

La etarra Inés del Río, del comando Madrid, detenida en 1987.
La etarra Inés del Río, del comando Madrid, detenida en 1987.

Inés del Río Prada (Tafalla, 1958), alias Nieves y Pequeña, formó parte del histórico comando Madrid de ETA a mediados de los años 80, liderado por José Ignacio de Juana Chaos e integrado por otros destacados miembros de la banda como Antonio Troitiño, Soares Gamboa o Belén González. Este sanguinario comando es responsable, entre otros, del atentado con coche bomba en julio de 1986 contra un convoy de la Guardia Civil en la madrileña plaza de la República Dominicana. Esta acción costó la vida a 12 guardias civiles y provocó numerosos heridos.

Buena parte de las acciones de Del Río Prada se centraron en la capital de España, en unos años de intensa actividad terrorista de ETA. Entre los asesinatos por los que fue condenada, 23 en total, se encuentran el del comandante Sáenz de Ynestrillas y otros dos militares el 17 de junio de 1986 en las cercanías del estadio Vicente Calderón, el atentado con coche bomba contra un Land Rover de la Guardia Civil en la calle de Juan Bravo, el 25 de abril de 1986, en el que murieron cinco guardias civiles, y el asesinato del vicealmirante Fausto Escrigas en la puerta de su domicilio de la calle de Dulcinea, el 29 de julio de 1985.

Del Río, que meses antes se había trasladado a Francia, escapó de la operación que las fuerzas de seguridad desarrollaron el 11 de enero de 1987 en un piso de la calle Rio Ulla de Madrid, y en la que fueron detenidos seis de sus compañeros del comando Madrid, entre ellos Troitiño y De Juana Chaos. Fue una de las terroristas acogidas por Argelia después de la muerte del dirigente de ETA Txomin Iturbe, el 25 de febrero de 1987.

La terrorista fue finalmente capturada en Zaragoza el 7 de junio de 1987. Acababa de cruzar la frontera francesa y se dirigía a Torremolinos (Málaga) en un vehículo con 35 kilogramos de amonal para organizar una campaña de atentados en la Costa del Sol con la que ETA pretendía reactivar el comando Andalucía.

De los 3.000 años de cárcel a los que fue condenada, 2.232 correspondieron la acción de la plaza de la República Dominicana. Tras cumplir 20 años en prisión -10 menos del máximo establecido gracias a los beneficios penitenciarios del Código Penal de 1973- su puesta en libertad estaba prevista para el 2 de julio de 2008. Un mes y medio antes de su excarcelación, la Audiencia Nacional le aplicó la doctrina Parot y fijó su salida de prisión para el 27 de julio de 2017.