El Gobierno elude el ‘caso Báñez’ y lo equipara a informaciones sobre otros ERE

La 'número dos' del PSOE acusa a la ministra de "estar en el Gobierno y hacer oposición"

El Gobierno no ha querido expresamente contestar a la pregunta de si, como pide el PSOE, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, debe dimitir por la filtración del ERE de los socialistas a un periódico nacional. A la pregunta en este sentido, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha respondido con evasivas, no ha contestado y ha defendido que la información es equiparable a los datos que se han dado sobre los expedientes de regulación de grandes empresas. En esa respuesta ambigua, tampoco ha negado que se produjera la filtración ni ha defendido a la ministra de Empleo.

"¿Qué hacía jugando con un expediente de regulación de empleo en su correo electrónico?", se preguntaba horas antes la número dos del PSOE, Elena Valenciano, durante la intervención en la inauguración del 12º congreso andaluz del PSOE. Y ha apostillado: "La ministra Báñez solo tiene dos caminos tras su filtración contra el PSOE: o comparece, se explica y dimite o dimite, comparece y se explica".

De esta forma, el PSOE pide ya abiertamente la dimisión de la ministra, sin ningún tipo de condición, por el caso de la filtración del Expediente de Regulación de Empleo de este partido. Hasta ahora, los socialistas apostillaban a esta petición la coletilla: "si se demuestra que envió el correo". Lo que ha cambiado ha sido la publicación hoy por este diario de nuevos datos sobre el mensaje de la ministra. 

Más información
El pantallazo de la "filtración Báñez"
El PSOE reclama al Congreso una copia del mensaje
Editorial: abuso de poder
Una asesora de Báñez elaboró el documento sobre el ERE del PSOE
El PSOE da el primer paso para exigir a Báñez responsabilidad política
El PSOE sobre la filtración: la ministra debe dejar el cargo

De la misma manera, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha planteado esta mañana en su cuenta de la red social Twitter que el Gobierno debe asumir su responsabilidad por la filtración.

Los socialistas solo piden responsabilidad política a Báñez, sino también que, antes o después de dejar el cargo, acuda al Congreso a explicar su participación en la filtración, como ha reclamado oficialmente el Grupo Socialista en el Parlamento.

Valenciano ha enmarcado la filtración en una decisión del PP de hacer oposición a la oposición. Si no, se ha preguntado la dirigente socialista, “cómo se explica el correíto electrónico de la ministra Báñez”, la responsable de la reforma laboral “más antisocial e inútil” aprobada que, según ella, echa por tierra la concertación. “¿Qué hacía jugando con un expediente de regulación de empleo en su correo electrónico?”, ha afirmado. Para Valenciano esta forma de actuar de Báñez, de “jugar con los ERE”, genera “inseguridad” en los empresarios .

El pasado 25 de junio, Báñez facilitó a un periodista de La Razón un documento que recogía datos confidenciales del Expediente de Regulación de Empleo recién tramitado por el PSOE. Lo hizo a través de su correo electrónico del ministerio, que incorporaba un archivo adjunto (ERE nacional.doc), donde se detallaban las principales características del expediente. La inspección de las propiedades de ese documento muestra que fue creado por una colaboradora directa de la ministra, la asesora Nuria Paulina García Piñeiro.

Todos los ERE son reservados, porque incluyen información muy sensible sobre la vida empresarial y laboral de los empleados. Los funcionarios del registro de la Dirección General de Empleo tienen prohibido dar cualquier tipo de detalle sobre los mismos.

El PSOE había tramitado el viernes 22 de junio un ERE sobre su plantilla en el Ministerio de Empleo, ateniéndose a la nueva redacción que permite la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy, con la excepción del cálculo del despido con solo 20 días por año trabajado. La dirección socialista tuvo que optar por esa solución tras la mala racha de resultados electorales, culminada con el descalabro en las generales de noviembre de 2011. Pero el PSOE no había hecho público el número de despidos que iba a suponer su ERE, datos que si incorporaba en la documentación enviada al ministerio.

La Razón avanzó en su portada del lunes 25 de junio la noticia: “ERE en el PSOE”, aunque sin aportar datos concretos en la información interior. Sin embargo, al día siguiente, este diario informaba en exclusiva de todos los detalles del ERE socialista, reproduciendo párrafos literales del documento la asesora de Báñez.

La ministra no ha dado ninguna explicación pública sobre lo ocurrido. Tampoco su departamento. El PSOE ha pedido que el Parlamento investigue el caso y proyecta presentar sendas denuncias ante la justicia y la Agencia de Protección de Datos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS