Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arresto de Troitiño refuerza la acción del Gobierno para forzar el fin de ETA

Es uno de los terroristas más sanguinarios de la banda y se había fugado hace más de un año

Según Interior, "tenía conexión directa con la actual dirección de la banda"

También ha sido arrestado el hermano de un 'miembro ilegal' de ETA capturado en 2007

El etarra Antonio Troitiño cuando salió de la cárcel de Huelva tras pasar 24 años en prisión.
El etarra Antonio Troitiño cuando salió de la cárcel de Huelva tras pasar 24 años en prisión.

La sonada fuga del histórico miembro de ETA Antón Troitiño, huido desde abril de 2011. después de que la Audiencia Nacional primero lo dejara en libertad y días más tarde se retractara de su decisión, acabó el viernes. Troitiño, tras huir del país, pasó algunos meses en Francia antes de llegar a Reino Unido, donde ha estado viviendo con documentación falsa en una casa en Londres trabajando esporádicamente como repartidor. El exmiembro del comando Madrid, detenido por primera vez en 1987 y condenado a más de 2.500 años de cárcel, fue arrestado ayer en Londres de madrugada junto al presunto miembro de ETA Ignacio Lerín Sánchez, huido desde 2007, con quien convivía en la misma casa. Otras tres personas, sin aparente relación con ETA, dos hombres y una mujer, fueron también detenidos con ellos.

Para el Gobierno, el arresto de Troitiño era una pieza mayor dentro de su estrategia de mostrar a ETA que está acorralada y que las detenciones serán constantes hasta que deje de existir. El Ejecutivo quiere que la banda se disuelva y pretende conseguirlo a través de la presión policial en Francia y en el resto de países europeos en los que las fuerzas de seguridad tienen localizada a una veintena de presuntos etarras que se han ido marchando de Francia en distintos momentos. Como Troitiño.

El Ejecutivo calificó ayer los arrestos como un “duro golpe” a ETA, y el ministro del Interior, Jorge Fernández, fue aún más lejos: “Tengo la íntima convicción, basada en los datos que disponemos, de que está más cerca que lejos, evidentemente, la disolución de la organización terrorista ETA”. La cuestión es cuándo podría producirse o la disolución o una entrega de armas de la organización. ETA ha dicho que no se disolverá hasta que no se haya llegado a un acuerdo sobre los presos, pero las fuerzas de seguridad barajan que la banda esté preparando algún paso para llevarlo a cabo semanas antes de las elecciones vascas —que podrían celebrarse anticipadamente en octubre o noviembre— . Confían en que una entrega de armas en ese momento, o alguna escenificación similar, podría aumentar el número de votantes de la izquierda abertzale, que según las encuestas internas que ellos manejan, podría conseguir un número similar de escaños que el PNV.

El arresto de Troitiño (1957, Tariego de Cerrato, Palencia) pone fin a una rocambolesca historia judicial y policial. El etarra, en prisión desde 1987 a 2011, uno de los miembros del sector duro del colectivo de reclusos, huyó de España en abril de 2011. Pero huyó no tras haber escapado de la cárcel, sino después de que la Audiencia Nacional lo pusiera en libertad tras aplicarle, cuando llevaba ya 24 años de condena, la teoría del doble cómputo —por la cual si un preso está cumpliendo una pena de cárcel y a la vez está en prisión preventiva por otro delito, en la condena efectiva se le descuenta ese tiempo—. La polémica en torno a la excarcelación fue tan brutal que la Audiencia se retractó poco después y adoptó una resolución en sentido contrario... pero para ese momento Troitiño ya había abandonado España.

Troitiño fue compañero en el comando Madrid de Ignacio de Juana Chaos, que actualmente se encuentra en paradero desconocido. Ha participado en algunos de los atentados más sangrientos de ETA, entre ellos, el de la plaza de la República Dominicana, en el que accionó el mando a distancia del coche bomba que impactó contra un autobús de la Guardia Civil matando a 12 agentes e hiriendo a 51 personas.

El otro arrestado, Lerín Sánchez (Pamplona, 1973), fue detenido en 1991 por acciones de violencia callejera. Huyó de España en 2007 tras la desarticulación del comando del que era miembro su hermano, y con el que él, presuntamente, colaboraba.