Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ONG critican que la crisis lleva a una política de “enfrentamiento entre pobres”

Responsables de cooperación denuncian en el Senado que no pueden "hacer más con menos"

Los responsables han alertado del peligro de "olvidarse" de poblaciones como la de Sudán.
Los responsables han alertado del peligro de "olvidarse" de poblaciones como la de Sudán. AFP

Cecilia Carballo de la Riva, miembro de la Junta de Gobierno de la Coordinadora de ONG de Desarrollo, ha denunciado hoy en el Senado que con la crisis, se está aplicando una “política de enfrentar a pobres contra pobres” al justificar los recortes en cooperación argumentando que no hay fondos para educación o sanidad. “No utilicen eso” ha reclamado a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios reunidos en la Comisión de Cooperación Internacional. “Eso no debería ser nunca el argumento de un político, porque las soluciones a la crisis no deben pasar por dejar caer una política como esta”, ha añadido.

En este sentido, ha afirmado que los recortes en materia de cooperación “no están justificados” y no se entienden, porque se ha aplicado una reducción del 52% a estas partidas cuando la renta nacional bruta ha descendido un 5% desde 2008, la media de recortes en la administración pública ronda el 17% y, “presupuestos como el de defensa no han sido tan recortados”.

“No entendemos que en un contexto de menos fondos que orienta las actuaciones del gobierno hacia la reducción del déficit tenga que hacerse a costa de los derechos de las personas más pobres y vulnerables. No se trata de enfrentar a pobres contra pobres”, ha reiterado, para incidir en que “la crisis no puede ser una excusa”.

Carballeda ha comparecido instada por la Entesa, que ha solicitado además la intervención de un responsable de Intermón Oxfam y otro de Médicos sin Fronteras. A continuación ha comparecido la coordinadora del Área de Relaciones Institucionales de Intermón Oxfam, Consuelo López-Zuriaga Hernández-Gil, para quien los recortes “dan un golpe de castigo a la cooperación”.

Parte de la solución a la crisis

Para López-Zuriaga, “combatir la pobreza es parte de la solución a la crisis, no es el problema” porque “además de las consideraciones éticas y de la defensa de una determinada manera de construir el mundo, desde una orientación más pragmática, aporta claros beneficios a los intereses nacionales”, entre los que ha citado que proporciona “relevancia en escenarios globales” y contribuye a la “proyección internacional” de España. “Salirnos de estos espacios de concertación es condenarnos a la irrelevancia internacional”, ha asegurado.

En su opinión, aunque no es momento de reivindicar que se destine el 0,7% del PIB a cooperación, “bajar del 0,23% actual sería caer en el ridículo de la cooperación” y convertirla en “acciones marginales de política exterior”. También ha recordado que “la crisis más devastadora está en los países en desarrollo”, donde cerca de mil millones de personas, la mayoría mujeres y niños, pasan hambre a diario y que necesitan de la respuesta de países como España.

"No se puede hacer más con menos"

También a petición de la Entesa ha comparecido ante la Comisión el presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF), José Antonio Bastos, que ha denunciado los "compromisos incumplidos" por España y ha alertado sobre lo perjudicadas que éstas saldrán las poblaciones necesitadas de ayuda humanitaria por los recortes y por las políticas de concentración geográfica anunciadas por el Gobierno. “Es una obviedad que no se puede hacer más con menos”, ha asegurado.

Tras citar el caso de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur, donde “sólo en la última semana han llegado 40.000 personas más” huyendo de la guerra, ha expresado su temor de que “los recortes y la nueva orientación política éste sean un ejemplo de lo que España va a dejar de atender”, éste y otros tantos “conflictos olvidados” de África que van a quedar fuera de los esfuerzos nacionales por la concentración geográfica de la ayuda española en países de otros continentes. Asimismo, ha denunciado que dos años después, “España sigue sin anunciar su contribución al Fondo Mundial” contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis, enfermedades tratables que matan a 10.000 personas cada día, después de haber anunciado que no renovaría su compromiso de aportaciones para cumplir el objetivo fijado de que 15 millones de personas tuvieran tratamiento antiretroviral hasta 2015. “El Fondo sufre su peor crisis de financiación y se pone en serio riesgo este objetivo esperanzados para conservar la vida de miles de personas”, ha lamentado.