Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los recortes 'políticos'

El PP apoya la propuesta de Aguirre de reducir los escaños autonómicos

Los partidos minoritarios rechazan esta medida de ahorro que se ejecutaría en 2015

Cada parlamentario representa de media a 23.800 electores

El PP apoya la propuesta de Aguirre de reducir los escaños autonómicos Ampliar foto

Nadie cree que la propuesta de reducir escaños en los parlamentos autonómicos, lanzada por la presidenta de la Asamblea de Madrid Esperanza Aguirre, fuera gratuita. La oposición la califica de “cortina de humo” y “demagógica”, y le achaca como objetivo nublar el punto de atención en un momento en el que sigue ejecutando recortes. Pero en el PP y entre otros presidentes autonómicos no solo se ha aplaudido sino que incluso se ha advertido de que la propuesta no es original, ya que ha habido otros populares que lo plantearon antes, lo que simula que bien podría haberse relanzado para estudiar la reacción antes de plantear, seriamente, la iniciativa. Y el hecho es que, entre los socialistas, ni siquiera el PSOE de Madrid ha mostrado un rechazo rotundo, algo que sí han mostrado grupos minoritarios de diferentes parlamentos y cortes autonómicas.

“Es una gran idea”, ha dicho la presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, que, por su otra condición política, como secretaria general del PP, hace vaticinar que la idea de los populares podría ir, en un futuro, por esa reducción que se plantea como ahorro de gastos ante el delicado estado de las cuentas autonómicas. Sin embargo, su efusividad con la medida choca con su propio hacer ya que, hace menos de un mes, De Cospedal aprobó en solitario una reforma de la Ley Electoral en su comunidad para aumentar de 49 a 53 el número de diputados en las Cortes.

También a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sánez de Santamaría, pese a no querer interferir en una cuestión en la que tienen total libertad y competencia cada autonomía, ha valorado de forma “muy positiva” la idea.

“Merece ser estudiada”, ha alegado otro de los barones del PP, el presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo que ha mostrado su disposición a valorar “medidas que vayan encaminadas a gastar menos en el aparato administrativo y en los cargos políticos”.

Y el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, no se ha querido quedar atrás y ha asegurado que “más bien pronto que tarde” habrá una reducción de políticos en las administraciones.

En Baleares, el presidente del Govern balear y del PP de las islas, José Ramón Bauzá, fue uno de los que se apresuró a señalar que su partido preparaba “desde hace semanas” lo que quiso llamar “un ERE para los diputados” autonómicos acogiéndose a su idea de que es “lo que piensa y pide la gente”. “Se trata de reducir con valentía”, añadió. De la misma manera, la vicepresidenta de la Junta de Extremadura, Cristina Teniente, señaló que la propuesta lanzada por Aguirre ya fue planteada por el ahora presidente José Antonio Monago y que, de hecho, la iniciativa está “a la espera de que los grupos parlamentarios puedan tener una posición favorable a la misma”. También lo hizo, hace meses y en plena campaña electoral, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego.

Los más tibios en la valoración de la propuesta de Aguirre han sido los populares catalanes y valencianos. La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, fue bastante escéptica y precisó que la medida requiere un “consenso suficiente” entre las fuerzas parlamentarias, mientras que el vicepresidente de la Generalitat valenciana, José Císcar, señaló que la situación de las Cortes valencianas no es “equiparable” a la de la Asamblea de Madrid por la diferencia en el número de diputados de uno y otro parlamento, el valenciano tiene 99 y el madrileño 129.

El hecho es que el número de electorales al que representa cada parlamentario autonómico en los distintos territorios varía mucho. La media es de 23.800 electores por cada diputado. La máxima la da el parlamento andaluz donde cada uno de sus 109 diputados representa a 58.650 electores. Y la mínima corresponde a La Rioja, donde cada escaño representa a 7.330 electores. En medio, se sitúa Madrid, donde cada diputado representa a 35.800 diputados y Cataluña, donde la cantidad se sitúa en los 25.100 electores.

El ahorro ha sido la base sobre la que se ha lanzado la propuesta de reducción de escaños autonómicos. Sin embargo, ni la propia Esperanza Aguirre quiso cuantificar en cuánto se concretaría la eliminación de la mitad de los diputados madrileños. La cifra podría estar cerca de los tres millones de euros en un presupuesto de más de 17.000 millones. Pero ni todos los parlamentarios cobran lo mismo ni la reducción a la mitad planteada en Madrid puede darse en todos los parlamentos ya que, en algunos casos, quedarían reducidos a menos de veinte diputados. Además, se trata de una propuesta de ahorro a largo plazo ya que el cambio en el número de escaños precisa de una modificación del estatuto de autonomía o de la ley electoral de cada comunidad y sería de aplicación para las próximas elecciones autonómicas, en 2015.

En cualquier caso, algunos de los grupos minoritarios ya han mostrado su rechazo. No ha sido el caso de UPyD en la Asamblea de Madrid, que ya propuso rebajar el número de diputados y que, con la reducción que propone Aguirre mantendría su representatividad. Pero sí el de Izquierda Unida, cuyo portavoz, Gregorio Gordo, la ha comparado con la propuesta hecha “el 14 de marzo de 1928 por Benito Musssolini”. Tampoco el BNG está de acuerdo en recortar el número de diputados autonómicos y en boca de su portavoz en el Congreso, Francisco Jorquera, ha desmerecido la propuesta que considera una “cortina de humo”, al margen de que mantenga que supondría reducir el pluralismo. En contra de ese pluralismo encuentra también la propuesta la diputada de la coalición PSM-IniciativaVerds-Entesa en el Parlament balear, Fina Santiago, que apunta que el PP está dejando ver su modelo, con un Gobierno central fuerte y unas autonomías minadas. Y para el portavoz de Compromís en las Cortes valencianas, Enric Morera, se trata de “un debate falso, adulterado y planteado desde el gobierno de una comunidad autónoma uniprovincial que nunca ha reclamado la necesidad de autogobierno”.