Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP releva de un cargo parlamentario al diputado que insinuó el rescate de España

El parlamentario afirmó hace unos días que no había que excluir una intervención de España

El diputado popular José María Beneyto.
El diputado popular José María Beneyto. EFE

Solo tres semanas ha durado el diputado del PP José María Beneyto como coordinador de la subcomisión para la reestructuración bancaria y saneamiento financiero del Congreso, como ha publicado el diario La Razón. La dirección del Grupo Parlamentario Popular ha decidido sustituirle tras sus polémicas declaraciones sobre una intervención a España, según han confirmado fuentes populares a este diario. El relevo se produce pocos días después de que Beneyto afirmara que no era descartable un rescate de España por parte de la Unión Europea. Entonces, en el partido afirmaron que había hecho estas declaraciones “a título personal”.

Precisamente al rescate bancario se ha referido hoy otro alto cargo del PP europeo. El secretario del PP Europeo, Antonio López-Istúriz, ha afirmado en una entrevista a TVE que la banca española necesitaría entre 80.000 y 100.000 millones de euros en caso de acudir al fondo de rescate europeo para recapitalizarse.

En el PP admiten que Beneyto dejará de coordinar la subcomisión del FROB y que le sustituirá el diputado popular Fernando López-Amor. Sin embargo, la versión oficial es que la importancia de dicha subcomisión es tal que necesita alguien que trabaje a tiempo completo en ella —Beneyto es además el portavoz en la Comisión de Exteriores— y, además, sea experto en temas económicos. “Ya hace una semana que estaba claro”, aseguran las mismas fuentes, que señalan por tanto que la reorganización parlamentaria era anterior a las polémicas declaraciones del diputado del PP. Fuentes del entorno de Beneyto señalan que él mismo pidió irse porque tenía la intención de dedicarse plenamente a Exteriores, puesto que también ocupa la vicepresidencia de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

"En absoluto he sido destituido", habría afirmado, según esas mismas fuentes, porque el cargo de coordinador necesita en estos momentos dedicación exclusiva. Se lo habría planteado a Alonso hace 15 días, agregan. Además, insisten en que el relevo de Beneyto no tiene relación con las declaraciones sobre la intervención, que "se ha sacado de contexto".

La ficha de Beneyto en la web del Congreso ya recoge como histórico que fue “vocal de la Subcomisión reestructuración bancaria y saneamiento financiero desde el 16/05/2012 al 06/06/2012”. Es decir, que habría permanecido en el cargo apenas tres semanas. Por tanto, si Beneyto pidió su relevo hace 15 días, lo habría hecho tan solo una semana después de asumir el puesto.

Beneyto, que sí continuará como portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores, afirmó hace unos días en una entrevista a Efe que una intervención de España a cargo de las autoridades económicas de Bruselas es un escenario que "no hay que excluir". Habló de que supondría un "cierto varapalo" para la imagen exterior del país porque obligaría al Gobierno a “cruzar una serie de líneas rojas del Estado de bienestar y de la estructura constitucional”. En este sentido, citó medidas como la bajada del sueldo de los funcionarios o las pensiones, y la revisión del Estado autonómico. Pese a todo, en su opinión, dicha intervención no sería “el apocalipsis”.

"Si al final, porque claro que es un escenario que no hay que excluir, hay una intervención, tampoco es el apocalipsis. Habrá que vivir con ello. Portugal esta viviendo con ello de una manera relativamente pacífica, e Irlanda ha vivido con ello y ha salido adelante", respondió a la pregunta de si España está abocada a un plan de salvación.

Fuentes del PP salieron al paso de estas afirmaciones, asegurando que “lo que el PP piensa es lo que ha dicho Antonio Basagoiti”. El presidente de la formación en el País Vasco había afirmado que España “no necesitará una intervención”.

Un problema de comunicación en el Gobierno

SOLEDAD ALCAIDE

El Gobierno tiene un evidente problema de comunicación. Lo malo es que tiene repercusión en los mercados y, por lo tanto, en la economía del país. Se ha visto en los últimos días, cuando solo la prudencia del Ejecutivo ha traído buenas noticias: si el martes los mensajes oficiales fueron contradictorios, pese al amplio abanico de interlocutores, el silencio del miércoles coincidió con la bajada de la prima de riesgo por debajo de los 500 puntos por primera vez en 10 días.

El martes los mensajes contradictorios enviados por diferentes miembros del Gobierno provocaron el desconcierto, pese a que la intención del PP era enviar mensajes de “tranquilidad y confianza”. Pero mientras las apariciones públicas de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, o el portavoz popular Alfonso Alonso, iban en la línea de intentar insuflar esa serenidad –“comienzan a reconocerse los esfuerzos de España por el mundo, dijo la vicepresidenta-, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitía que el país necesita ayuda de Europa para rescatar a la banca. Mientras tanto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defendía por primera vez la necesidad de los eurobonos.

El PP se desayunó el miércoles con la prensa internacional escandalizada por la situación de España. Y decidió guardar silencio. Paradójicamente, ese día bajó la prima de riesgo y subió la Bolsa. La prudencia es un valor al alza. 

Más información