Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 8.000 militantes del PP balear respaldan a Bauzá

El presidente valenciano Alberto Fabra invita al insular a "ser compañeros de viaje" para lavar "la falsa imagen" creada por los escándalos de la época Matas y Camps

Dolores de Cospedal junto al presidente de Baleares, José Ramón Bauzá. Ampliar foto
Dolores de Cospedal junto al presidente de Baleares, José Ramón Bauzá. EFE

El PP de Baleares logró movilizar ayer a 7.970 militantes insulares de los 22.201 afiliados para que votaran, de forma directa, la reelección de José Ramón Bauzá como presidente y líder regional. El congreso regional, se cerró en la noche del sábado en el colegio La Salle, en Palma, con la asistencia de medio millar de personas y en el papel de invitado, el mandatario autonómico de la Generalidad Valenciana Alberto Fabra.

Fabra vindicó la condición “trabajadora, emprendedora y honesta” de Baleares y de su propia autonomía y emplazó a Bauzá para que ambos territorios fueran “compañeros de viaje” para lavar a sus territorios de “la falsa imagen” construida. El líder valenciano efectuó una alusión indirecta, lejana, a los casos de corrupción de los exgobiernos de Jaume Matas y Francisco Camps.

“Estás en la familia popular”, le contestó Bauzá, tras aludir al clima mediterráneo, a la vecindad y la coincidencia de ambos en sus orígenes en la política municipal. Bauzá no es cuestionado en el seno de su grupo, con el 94,58 por ciento del respaldo de sus seguidores -que fueron a sus sedes locales a introducir una papeleta, doblada y sin sobre, por razones de ahorro. Hubo un 5,42% de votos en blanco , apenas 430 militantes distantes del lider. En la nueva ejecutiva ha reunido de dirigentes de pueblos y ciudades de las islas para remarcar la soledad del díscolo alcalde de Manacor y diputado Antoni Pastor, que se expresa en los medios y con su ausencia en los actos oficiales. Pastor discrepa desde posiciones regionalistas de la política de Bauzá revisionista de la habitual normalización del catalán en las escuelas y la administración.

El reelegido presidente efectuó dos discursos, el de apertura y clausura en su tono habitual, descriptivo y de autoestima partidista y cargado de referencias a valores clásicos en los sermones en colegios o arengas castrenses. Con citas a si mismo y muchas a sus colaboradores. Bauzá ve a su Gobierno ”valiente, decidido, coherente” y al que “no le importa desgastarse para hacer lo que hace falta” siempre.

El delegado del Gobierno central en Baleares y líder del PP de Palma José María Rodríguez, presentó el resultado del congreso balear como “ejemplo de la democracia, contra la violencia y la fuerza". Hablando de las protestas anti-PP en los pueblos de Mallorca e Ibiza, Rodríguez cargó contra la oposición socialista y nacionalista, por no condenar con su formación, en una declaración unánime, lo que llamó “la violencia y la fuerza”, los actos de asedio y episodios de lanzamiento contra tres escoltas del presidente. "Se ha pagado el precio de la libertad".

Bauzá recomoció el valor de las juntas locales porque “no ha sido fácil algunos días asistir a esas reuniones. Gracias por estar en la puerta a recibirnos”. Insistió en que “la defensa de la democracia y la libertad de las personas y en nuestra tierra, por encima de todo” y agregó a los militantes “no os creáis de lo que dicen de nosotros, sed miembros del PP y del trabajo bien hecho”.

José Ramón Bauzá concluyó “es compatible ser (de lo identidad balear reginal) de lo ‘nostro’, ser de nuestro partido y ser españoles, es compatible” y logró la mayor aclamación.