Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Aguayo: “¿Qué plan tiene el ministerio?” Montoro: “El papel no lo aguanta todo”

Cómo fueron los momentos de tensión entre Montoro y la consejera andaluza

Los dos son políticos, andaluces y responsables de las cuentas públicas de sus respectivas Administraciones, pero no se llevan nada bien. Se nota en la piel en cada reunión en la que se encuentran. Este jueves se corroboró de nuevo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El Ministerio de Hacienda puso en duda nada más comenzar la cita las cifras aportadas por la Junta de Andalucía, cuyo presupuesto representa el 13% del PIB español. Es decir, rechazaba esos 2.500 millones que el equipo del socialista José Antonio Griñán dice que van a recortar de distintos servicios y complementos de sueldo a sus 260.000 empleados públicos. En ese plan, la Junta prevé un capítulo de 506 millones de euros de fondos europeos. El ministerio no lo ve viable y se lo hicieron saber en persona a la consejera socialista de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo. La consejera se revolvió en su asiento y replicó.

Consejera. “Estamos haciendo un gran esfuerzo, al que nos habíamos comprometido. ¿Y el ministerio, qué plan tiene? ¿Qué es lo que quiere el ministro?”.

Cristóbal Montoro. “El papel no lo aguanta todo. Tiene que ser creíble”.

La cita se tensa. De nuevo. No es la primera vez. Ya hubo este tipo de encontronazos en otras ocasiones. Ambos políticos defienden su papel, su ideología y sus intereses electorales.

Montoro y sus colaboradores entienden que la Junta de Andalucía no ingresará más allá de unos 300 millones de euros de fondos europeos. Y cuestionan esa previsión de la consejera socialista.

Aguayo. “Eso es solo una parte menor dentro del plan de ajuste”.

Montoro. “Los planes tienen que ser creíbles en términos realistas. Usted tiene ahí dos carpetas con dos posibilidades. Con una pasan el plan de ajuste y con la otra no, en este momento”.

La refriega no cesa. Los demás consejeros no dan crédito. Nunca se había llegado a esas cotas. El consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell, que mantiene una buena relación de seny con casi todos los presentes, interviene para hacer una propuesta insólita. Dice que esa imagen es mala e irresponsable para España y que los técnicos de menor nivel están ahí presentes para poder seguir negociando.

Montoro. “Eso ya lo he dicho yo”.

Aguayo. “No, usted lo que proponía era solo que retiráramos ese dinero”.

Los colaboradores de Aguayo salen de la sala y se van con Enrique Osorio, secretario general de Coordinación Autonómica y Local, a otro despacho. Tardan una hora en volver. La reunión sigue su curso y Montoro aprovecha para sentenciar: “Parece que ha habido acercamiento, una aproximación de posturas”. La consejera asiente. Luego, ya en los pasillos, cuenta a los periodistas que aceptó esas “modificaciones parciales” como un “gran ejercicio de responsabilidad”.