Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas se niega a declarar de nuevo ante el juez Castro por los pagos a Urdangarin

El exministro y expresidente de Baleares ha llegado una hora antes de la cita a los juzgados

El abogado del expresidente de Baleares afirma que no hay responsabilidad penal

El expresidente del Gobierno balear, Jaume Matas (PP), se ha acogido esta mañana a su derecho a no declarar ante el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, que instruye el llamado caso Urdangarin. El exministro, que ya está condenado a seis años de prisión —en sentencia recurrida— en la primera pieza juzgada del caso Palma Arena (el sumario matriz que alude a la gestión corrupta y al supuesto enriquecimiento del expresidente balear y exministro en su mandato entre 2003 y 2007), ha llegado una hora antes de lo previsto a los juzgados de Palma de Mallorca.

En el caso Urdangarin o caso Nóos se investigan las supuestas ilegalidades en el manejo de fondos públicos del Gobierno de Baleares, 2,3 millones en dos años, concedidos al Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin y Diego Torres, imputados también por el juez Castro.

A la salida de los Juzgados de la capital balear, Matas ha esquivado a los periodistas con una breve declaración, en la que ha justificado su silencio en que hace dos años ya declaró ante el juez, una declaración que reitera "íntegramente". "Y no tengo nada más que decir", ha apostillado. El expresidente balear ha entregado al juez un grueso dossier en el que recoge el eco mediático que tuvieron tanto el equipo ciclista Illes Balears como los foros organizados por Nóos. Además, según informa Efe, habría entregado un documento en el que mantiene las mismas tesis que viene defendiendo de que el hecho de que Iñaki Urdangarin presidiera el instituto era "la mejor garantía" de que los contratos tenían "un buen fin".

El abogado de Matas, Antonio Alberca, ha asegurado que la acción del expresidente fue legal, y que en todo caso una cosa son las responsabilidades políticas, ya asumidas, y otra las penales, que no existen. El letrado ha redundado en el argumento de que el juez debe inhibirse y el caso ha de pasar a otro juzgado, además de que, según su versión, no tiene nada que ver el caso Noos con el caso Palma Arena. El abogado ha explicado que los fiscales han mantenido una actitud distinta en la investigación del caso Nóos en Valencia y Barcelona, porque allí han tomado declaración como testigos a políticos que participaron en los procesos administrativos de contratación de Nóos, mientras que a Matas lo mantienen como imputado.

Nóos, una entidad que se declaraba sin ánimo de lucro, manejó más de 10 millones de caudales públicos de las islas Baleares, presidida entonces por Jaume Matas, y de la Comunidad Valenciana, cuyo presidente era Francisco Camps. Urdangarin, Torres y varias decenas de altos cargos de ambas comunidades, empresarios y ejecutivos han comparecido para declarar ante el juez, el fiscal o la policía, como testigos o imputados.

El exministro y expresidente Jaume Matas, en 2010, en la primera declaración judicial por el caso Palma Arena, a preguntas del juez y el fiscal defendió los convenios con Nóos y la celebración de los dos Forum Illes Balears de turismo y deporte, de 2005 y 2006. “Lo volvería a hacer”, dijo. En la televisión argumentó que no podía decirle no por venir de quien venía, el duque de Palma. Recalcó que “todo se hizo de forma correcta”, que volvería a hacerlo, por el impacto positivo que cree que generaron para el turismo y la imagen de Baleares. El juez Castro impuso entonces una fianza penal de tres millones a Matas, rebajada a medio millón tras la primera condena.

El Gobierno balear de Matas, tras el paso de este por el Ministerio de Medio Ambiente en el Ejecutivo de José Maria Aznar, entre 2000 y 2003, emprendió una campaña de iniciativas desarrollistas y de impacto, con obras públicas, inversiones en promoción publicitaria que se han evidenciado desmesuradas y erróneas con el tiempo.

Matas destinó 18 millones de euros, en tres años, a patrocinar el equipo ciclista Banesto que pasó a llamarse Illes Balears. El yerno del rey, Iñaki Urdangarin, medió entre los gestores de la escuadra deportiva y Matas. La primera cita se celebró en el curso de una partida de pádel en el palacio de Marivent y a ella asistieron Matas, un empresario inmobiliario y deportista, Jorge Forteza, y José Luis Ballester, Pepote, director general de Deportes con Matas, oro olímpico de vela y amigo del Príncipe de Asturias y las infantas. Matas negó haber estado en este encuentro. Los otros tres participantes aseguran que se celebró. Dos ante el juez, Urdangarin y Pepote, y Forteza en documento notarial.

Tras ser imputado y detenido en 2009, Pepote Ballester —enlace de Matas con la Familia Real— pactó con la Justicia y colabora en la investigación. De aquella cita en Marivent surgió el primer negocio de Matas con Urdangarin. Un instituto del Gobierno balear abonó a Nóos en 2004 tres facturas por importe de 58.000 euros cada una, el mismo día en que fue rubricado el convenio de patrocinio deportivo.

Se da la circunstancia de que el propio Torres aportó a la causa diversas facturas para justificar el destino que se dio a los fondos públicos, si bien lo que en realidad revelaron fue la falta de justificación documental de dónde fueron a parar las cantidades, así como el uso supuestamente fraudulento de numerosas facturas de servicios realizados