Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas por el terremoto llegan a Lorca un año después

El Gobierno admite que al decreto “le faltaban cosas”

Homenaje a las víctimas del terremoto. Ampliar foto
Homenaje a las víctimas del terremoto.

El Gobierno aseguró este viernes, cuando se cumplía un año del terremoto en el que murieron nueve personas en Lorca (Murcia, 90.000 habitantes), que el pago de las ayudas para la reconstrucción empezará este mes. “Los afectados han tenido que esperar mucho tiempo”, reconoció la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. La ministra de Fomento, Ana Pastor, admitió que al decreto del Ejecutivo para agilizar esos pagos “le faltaban cosas”, y aseguró que ya se habían añadido. Más de 7.000 personas no han podido regresar a sus casas. “Las ayudas llegan gota a gota, es desesperante”, se quejaba este viernes un grupo de lorquinas. “Si esto hubiera pasado en Madrid, ya estaría solucionado”, decía una niña.

Varios miles de damnificados se manifestaron la noche del jueves en Lorca para reclamar ayudas para una reconstrucción que no termina de ponerse en marcha. Casi 1.200 viviendas han sido derribadas, pero según la vicepresidenta hay “distintas dificultades” para tirar otras casas afectadas. Los expedientes de edificios pendientes de derribo suman 150. “No siempre es fácil, porque los inmuebles no son de un solo titular, sino que están en régimen de propiedad horizontal. Las distintas Administraciones están tratando de poner de acuerdo a los distintos propietarios”, afirmó Santamaría.

Una de las casas que sí se ha derribado es la de Diego Re Muñoz, informa Araceli Guede. “Soy el vicepresidente de un barrio, San Fernando, que se ha acabado por tirar entero. Pero las cosas no van todo lo rápido que quisiéramos”, lamenta. En San Fernardo vivían 232 familias. “Tengo vecinos que estuvieron viviendo en el campamento y vecinos que están viviendo en casas prefabricadas porque no tienen acceso a una vivienda”, añade.

Diego, que vive ahora en un estudio de 35 metros cuadrados, recibe una ayuda al alquiler de la Mesa Solidaria, que recoge los donativos de partidos políticos, vecinos y ONG de Lorca y que ha repartido ya 2,5 millones de euros entre afectados. Como Josefa López, de 37 años. Le amputaron parte de una pierna porque durante el terremoto le cayó encima un trozo de cornisa. Ella, su marido y sus hijos, de cuatro y nueve años, viven con los 900 euros que Josefa, peluquera, recibe al estar de baja. “Pero doy gracias por haberme quedado aquí”.