Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán abandera el modelo social público frente a los recortes de Rajoy

El candidato socialista clama por un acuerdo político en España para la recuperación económica

Griñán destinará 200 millones a un plan de empleo urgente

Defensa de un modelo social de lo público, no a las privatizaciones y prioridad de la educación y la sanidad. Este es el patrón que que ha dibujado este miércoles el socialista José Antonio Griñán en su discurso de investidura como presidente de la Junta de Andalucía. La intención de Griñán —que será reelegido por la Cámara autónoma en la sesión de este jueves, merced al acuerdo con IU para formar un Ejecutivo de coalición—, es hacer ver que existe una alternativa para salir de la crisis diferente de la del Gobierno de Mariano Rajoy. “Sé que en estos momentos hay mucha gente que nos está mirando atentamente porque representamos la esperanza de mostrar un camino distinto”, dijo sin esconder su propósito.

El socialista se esforzó en buscar el contraste permanente con la política de Rajoy. Desde la misma introducción sobre el marco económico mundial (en contra de los ajustes sin estímulos) hasta la última de las reflexiones. Una combinación de invocaciones al diálogo y advertencias de que no se va a arrugar ante hipotéticos ataques del Gobierno. Porque sin esperar siquiera a que el nuevo equipo de Griñán esté hecho, el Consejo de Ministros ha promovido ya tres recursos de inconstitucionalidad desde las elecciones, el pasado 25 de marzo: subasta de fármacos, oposiciones de docentes y la ley que prohíbe ser a la vez alcalde y diputado del Parlamento andaluz. “Mi Gobierno cumplirá las leyes, pero tendrá la voz clara para denunciar las leyes que sean injustas”, avisó.

“La situación de España nos llama al consenso y no a la imposición”, agregó, y volvió a reclamar la convocatoria de una reunión urgente de la Conferencia de Presidentes, en la que se puedan alcanzar consensos básicos sobre prioridades de ingresos y gastos de las Administraciones.

Frente a la retahíla de severos recortes envueltos en el papel de las reformas del Gobierno, Griñán insistió por encima de todo en los servicios públicos. “Ninguna decisión presupuestaria va a traducirse en privatizaciones. Con más recursos económicos o con menos recursos, el compromiso de mi Gobierno será respetar el patrón de nuestro modelo social basado en lo público como garantía de la igualdad de oportunidades”, proclamó.

Reiteró que la educación y la sanidad son el “corazón” de las competencias autonómicas y a su preservación dedicará toda su capacidad política. “El Gobierno puede imponer un programa de contención de déficit, pero no puede imponer un programa ideológico que, por cierto, no figuró en su oferta electoral el pasado 20 de noviembre”, señaló.

El candidato a la reelección aseguró que buscará fórmulas para ahorrar sin recortar derechos, aunque dio pocas pistas sobre los proyectos concretos, más allá de un plan de choque para el empleo en 2012 de 200 millones de euros, que incluye un programa forestal, rehabilitación de viviendas y el arreglo de colegios públicos.

También se refirió a un plan de inclusión social, dotado con 320 millones, pero con un horizonte de cuatro años. Lo que no explicó en ningún momento es por dónde meterá las tijeras para recortar casi 2.700 millones del Presupuesto andaluz de este año, tras la reducción del dinero procedente de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de Rajoy y de los ingresos propios. En este sentido, apuntó, sin entrar en detalles, que subirá los impuestos autonómicos y que se propone “explorar las oportunidades” de la fiscalidad ecológica.

La intervención de Griñán fue el reflejo del pacto alcanzado con IU y del programa socialista, muy escaso en promesas. Si hace cuatro años, con la crisis aún incipiente, los socialistas prometían conectar por AVE todas las capitales del extenso territorio de la comunidad, ahora de lo que se trata es de resistir, aguantar y preservar el sistema de protección social. Dijo que el futuro Gobierno de coalición tendrá los pies en el suelo, será “realista, sin aventuras, pero sin claudicaciones”.

No eludió hablar del caso de los ERE fraudulentos, para presumir de cómo actuó la Junta, admitir el impacto en los resultados electorales, y prometer erradicar esas conductas.

Griñán ultima ya su nuevo Ejecutivo con el coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, que será el vicepresidente y estará al frente de Gobernación, que podría llamarse de otra manera. IU también tendrá otras dos consejerías: Turismo y Fomento.

Las frases

  • “Los ciudadanos reclaman valentía en defensa de su bienestar, no excusas”.
  • “La igualdad de oportunidades no debe ser un derecho más, sino el derecho determinante”.
  • “La Europa de las naciones otorga poder al más fuerte, Alemania, cuya conveniencia se ha convertido en leyes para todos”.
  • “Una política que solo atiende a contener el déficit es inútil”.
  • “Ya que no podemos devaluar la moneda, nos piden que devaluemos nuestra calidad de vida”.
  • “La reforma laboral se ha convertido en el mejor medio de reducir plantilla a bajo coste”.
  • “Un ajuste tan intenso y en tan poco tiempo va a acentuar la crisis”.
  • “El Estado de las autonomías es el que mejor ha servido al crecimiento equilibrado de España”.
  • “Las observaciones sobre las finanzas andaluzas son falsas y temerarias (...). La deuda por habitante es de 1.784 euros frente a 3.584 del resto de las autonomías, es decir, la mitad”.
  • “En Andalucía ninguna decisión presupuestaria va a traducirse en privatizaciones”.
  • “El Gobierno puede imponer un programa de contención del déficit, pero no un programa ideológico”.
  • “Soy consciente del impacto en la opinión pública del fraude de los ERE”.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información