Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente desdeña las peticiones de consenso de los socialistas

Rajoy ve muy difícil pactar con el PSOE por su apoyo a la huelga general

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asiste en el Senado a la sesión de control.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asiste en el Senado a la sesión de control. EFE

“Es muy difícil poder llegar a acuerdos con ustedes”, le dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al portavoz socialista en el Senado, Marcelino Iglesias, para desdeñar las peticiones de consenso de la oposición. Rajoy no se ha puesto en contacto estos días con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, para informarle de la difícil situación económica o de la propuesta para recortar 10.000 millones de euros en educación y sanidad que precisan de acuerdo con las comunidades autónomas. Este martes, además, el presidente del Gobierno pasó por encima de las peticiones de Rubalcaba y otros dirigentes del PSOE para buscar consensos o puntos de acuerdo.

En la sesión de control al Gobierno en la Cámara alta, el presidente no hizo mención alguna a la prima de riesgo o los recortes presupuestarios anunciados en una nota de prensa el lunes. Tampoco el portavoz socialista que le interpelaba pasó de una ligera mención a la difícil situación de la economía. Eso le sirvió al presidente para eludir la cuestión y centrarse en la defensa de la reforma laboral que se tramita en este momento y sobre la que el Gobierno no está dispuestos a hacer modificaciones sustanciales.

Rajoy afeó al PSOE que apoyara la huelga general del pasado 29 de marzo y que no haya respaldado la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que el PP aprobará en solitario y de forma urgente en un pleno extraordinario que ha convocado para el jueves, gracias a su mayoría absoluta.

“Acuerdos, claro que quiero acuerdos. Yo le di apoyo y mi grupo al señor Rodríguez Zapatero cuando me llamó en una situación de extrema dificultad para reformar la Constitución. Y ahora hacemos la Ley de Estabilidad Presupuestaria, para desarrollar ese artículo de la Constitución, y el PSOE no apoya esa ley, que es desarrollo de un acuerdo de los dos grandes partidos”, aseguró el presidente a continuación.

Los socialistas afirman que el Gobierno incumple ese acuerdo de reforma de la Constitución al empeñarse en fijar en el cero por ciento el déficit estructural desde 2020, en lugar de en el 0,4%. Y han lanzado en los últimos días mensajes al Gobierno en busca de acuerdos. El lunes lo hizo Rubalcaba al pedir que se busquen consensos sociales con los sindicatos y empresariales; institucionales con las comunidades autónomas y políticos con los partidos. Este martes lo reiteró la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, y en el Senado Marcelino Iglesias. Pero Rajoy respondió recordando que el Gobierno de Zapatero se mantuvo inflexible tras la huelga general de 2010 contra su reforma laboral.

Los socialistas buscan el grado justo de dureza en su labor de oposición y no les resulta fácil en una situación tan complicada. Consideran que no pueden respaldar medidas como la reforma laboral o el recorte drástico en educación y sanidad, pero entienden que no deben oponerse a cualquier movimiento o medida que adopte el Gobierno, en un momento de extrema debilidad de la economía. La tesis de los socialistas es que Rajoy no se lo pone fácil al rechazar cualquier contacto que sirva para dar imagen de unidad frente a los mercados y a Europa. Recuerdan que Zapatero informó diariamente a Rajoy cuando la prima de riesgo estaba tan disparada como estos días.

Rubalcaba pide consensos sociales, institucionales y políticos

El equipo de Rubalcaba considera que las medidas basadas solo en recortes de gasto conducen a la economía española a una situación de frenazo total que ralentiza la posibilidad de recuperación. Además, diputados del PSOE son partidarios de poner aún mayor distancia y dureza con el Gobierno, aunque este martes en la reunión del grupo todos respaldaron la estrategia actual.

En el Parlamento no hay en esta semana ningún punto de acuerdo entre Gobierno y oposición. Este martes se rechazó una proposición del PSOE para gravar las grandes fortunas, hay diferencias insalvables sobre la reforma laboral y discrepan sobre la Ley de Estabilidad y los criterios de déficit para las autonomías.

El PP bloquea la comparecencia del presidente en el Congreso

En todo caso, el Gobierno limita las ocasiones en las que se pueda visualizar el enfrentamiento entre Rajoy y el resto de partidos. Este lunes, en la Mesa del Congreso, el PP bloqueó la petición del PSOE, del resto de la izquierda y del PNV para que el presidente del Gobierno explique en un pleno monográfico los recortes en educación y sanidad.

El argumento de los populares es que la petición era extemporánea y debía haberse formulado antes del pasado sábado, cuando aún no se conocían todas las intenciones del Gobierno. De esa forma, la petición de comparecencia no volverá a verse hasta el próximo martes y, en el caso hipotético de que el PP cambie de opinión y la acepte, no se materializará hasta dentro de dos semanas.