Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España participará en el sistema de aviones espía de la OTAN

El ministro de Defensa avanza la existencia de dos programas de fabricación de drones

La cooperación consistirá, inicialmente, en el apoyo económico y financiero

España participará en el nuevo sistema de vigilancia terrestre (AGS) que la OTAN quiere tener operativo en 2015 mediante aviones no tripulados (UAV) dotados con avanzados sensores, según anunció ayer en declaraciones a la cadena SER el ministro de Defensa, Pedro Morenés. Trece países aliados forman parte de este programa, que incluirá la adquisición de cinco aviones espía Global Hawk de la compañía estadounidense Northrop Grumman, cuya base principal estará en Sigonella (Italia). Francia y Reino Unido contribuirán con sus propios UAV.

España se descolgó de este programa en 2009, después de que se descartara instalar en Zaragoza la base principal del AGS y utilizar como plataforma el Airbus 321 del consorcio europeo EADS, con lo que se perdía cualquier beneficio industrial o tecnológico.

Ahora, sin embargo, el Ministerio de Defensa ha decidido reincorporarse, si bien lo hará como mero usuario de los medios comunes de la OTAN y contribuyente financiero, al menos mientras no cuente con sus propios UAV, que desarrollan por separado las compañías Indra y EADS. “Cuando los tengamos, probablemente en vez de aportar recursos económicos aportaremos nuestras propias plataformas”, aventuró ayer Morenés.

El ministro no detalló cuál será el coste para España de esta participación, pero conocedores del programa recordaron que su presupuesto asciende a unos 1.600 millones de euros —inicialmente era de 4.000, pero sufrió drásticos recortes— y cifraron la contribución española en 126 millones a pagar entre 2012 y 2037.

El AGS forma parte de la iniciativa Smart defence (defensa inteligente), con la que la OTAN pretende compartir capacidades para ahorrar costes.

Más información