Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cara técnica del Gobierno frente a la huelga

La directora de Política Interior, la magistrada Cristina Díaz, ha comparecido en tres ocasiones Ha leído los datos de incidencias sin aceptar preguntas

La directora general de Política Interior, Cristina Díaz, durante su comparecencia.
La directora general de Política Interior, Cristina Díaz, durante su comparecencia. EFE

Cuatro comparecencias a lo largo del día, comenzando a las seis de la mañana. Sin preguntas. Tres por la mañana y otra prevista para última hora de la tarde. Ha sido la forma elegida por el Ministerio del Interior para informar de las incidencias y de la marcha de la huelga. Al frente de las mismas no ha estado el ministro Jorge Fernández ni el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, ni tampoco el subsecretario, Luis Aguilera, sino la nueva directora general de Política Interior, la magistrada Cristina Díaz. Un cargo del cuarto nivel en la jerarquía del ministerio, en una aparición pública que ha quedado desprovista de cualquier contenido político: solo algunos datos, sin valoración —salvo que la jornada transcurre con normalidad—, y sin posibilidad de que los periodistas congregados en el ministerio interpelaran al Ejecutivo de forma alguna.

Desde el ministerio se argumenta que estas comparecencias no están pensadas para hacer valoraciones políticas de la huelga, cuestión que corresponderá al ministerio de Empleo o al Gobierno en su conjunto, sino tan solo para facilitar los datos técnicos que son competencia de la dirección general de la que es titular Díaz, que a lo largo del día ha ido coordinando las informaciones que iban facilitando las distintas delegaciones del Gobierno, y que por eso ha sido la persona elegida para hacer públicas las cifras. Sobre el hecho de que no haya sido posible hacer preguntas, desde Interior se señala que al tratarse de cuestiones solamente técnicas que en ningún caso iban a ser políticas, no se ha considerado necesario.

Las de hoy han sido las primeras comparecencias públicas de Díaz en el cargo, aunque en las tres de esta mañana —a las seis, a las ocho y a las once— se ha limitado a leer los datos que llevaba escritos, visiblemente nerviosa. La directora general, de 42 años, juez desde 2001, ya había colaborado con anterioridad con un Gobierno del Partido Popular. Fue asesora de la secretaría de Estado de Justicia entre 2003 y 2004, cuando el titular del departamento era José María Michavila. Durante los últimos ocho años ha estado destinada en distintos juzgados de instrucción y de primera instancia e instrucción de Madrid y Alcalá de Henares, y también ha pasado brevemente por un juzgado de violencia sobre la mujer de la capital. Su último destino ha sido el juzgado de lo penal número siete de Madrid.

Díaz ha ejercido también labores de representación en una asociación judicial. Durante tres años ha sido portavoz de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM) en Madrid. El suyo no es el único cargo del actual equipo del Ministerio del Interior con un claro perfil técnico jurídico. El secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, es también juez (antes había sido fiscal) y trabajaba como letrado en el Tribunal Constitucional. El subsecretario, Luis Aguilera, es abogado del Estado. En el caso de Cristina Díaz, desde el ministerio se señala que por los temas que debe tocar esa dirección general (asilos, procesos electorales, subvenciones a partidos...) se consideró esencial su formación jurídica a la hora de elegirla.

Más información