Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: "No soy partidario del copago"

"La prioridad de los españoles es el crecimiento y el empleo y a partir de ahí intentaremos no llegar a esas situaciones límites", dice el presidente

Rajoy: "No soy partidario del copago" Ampliar foto

La implantación del copago sanitario “no es un asunto que esté sobre la mesa”, no ha sido debatida en el Consejo de Ministros, ni en la Comisión de Subsecretarios, ni en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. “Si me pregunta a mí, personalmente yo no soy partidario del copago en la sanidad”. Con estas palabras ha intentado despejar el presidente Mariano Rajoy la sospecha de que el Gobierno planea ampliar a toda España el recargo de un euro por receta que el Gobierno de CiU implantará en Cataluña gracias a la abstención del PP. Solo lo consiguió a medias, pues la frase que utilizó (“yo no soy partidario”) es la misma que empleó repetidamente para negar que planease subir los impuestos hasta el día en que el Gobierno aprobó un fuerte incremento del IRPF so pretexto de atajar la desviación del déficit.

En la rueda de prensa conjunta con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, Rajoy abordó también la amenaza del presidente de la Generalitat, Artur Mas, de convocar un referéndum sobre el pacto fiscal; es decir, sobre el sistema de financiación de Cataluña y su relación con el Estado. Rajoy fue mucho más diplomático que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, quien advirtió el pasado viernes de que esta pretensión desborda las competencias del Gobierno catalán. Tras enumerar las medidas que ha adoptado el Gobierno para aliviar la asfixia financiera de las comunidades autónomas (duplicar el plazo de devolución del exceso de fondos transferidos en 2008 y 2009; adelantar el abono de ingresos a cuenta para hacer frente a problemas de falta de liquidez; o avalar créditos por 35.000 millones para pago de facturas a proveedores) aseguró que su propósito es trabajar “para que no se llegue a situaciones límite y evitar que se produzcan situaciones no deseadas”. Eso sí, no se siente presionado ni chantajeado por su principal aliado parlamentario, porque “eso es un estado de ánimo y yo lo que me siento es animado”.