Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros aprobará el techo de gasto y la ley de estabilidad

Soraya Sáenz Santamaría presidirá la reunión al encontrarse el presidente en Bruselas para la reunión del Consejo Europeo

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, ayer, con Sáenz de Santamaría. Ampliar foto
El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, ayer, con Sáenz de Santamaría. EFE

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy el cuadro de previsiones macroeconómicas y el techo de gasto correspondientes a 2012 -lo que incluirá un objetivo de déficit superior al 4,4% y que servirá de base para elaborar los Presupuestos Generales del Estado-, y el proyecto de ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. La reunión estará presidida por primera vez por la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz Santamaría, debido a que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se encuentra en Bruselas para participar en el Consejo Europeo.

Para intentar contrarrestar el efecto potencialmente demoledor de este reconocimiento de que el déficit superara el 4,4%, desde La Moncloa se insiste en que lo importante no es el déficit nominal, sino el estructural —es decir, el que no tiene en cuenta el ciclo económico ni las oscilaciones coyunturales de ingresos y gastos— y en que el propio pacto de estabilidad contempla excepciones por circunstancias extraordinarias, como las de la crisis.

Se sabe que el déficit nominal del año pasado fue del 8,5%, frente al 6% previsto, pero no se conoce el déficit estructural, que debía situarse en el 4,7%. Fuentes gubernamentales admiten que este último tampoco se recortó en la medida esperada y alegan que en el Presupuesto de 2012 se “consolidará y ampliará” el recorte de 15.000 millones aprobado a finales del pasado año.

Con el anuncio de nuevos recortes y reformas estructurales intentó este jueves Rajoy obtener la comprensión de sus homólogos europeos. Pero no planteó expresamente, según fuentes de La Moncloa, una flexibilización del objetivo de déficit. Ya sabía cuál sería la respuesta.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha confirmado esta mañana después de participar en la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro que el Ejecutivo llevará el cuadro y el techo de gasto con los que se realizarán las cuentas públicas de este año.

Según fuentes del Gobierno, en la reunión del Consejo también se aprobará el proyecto de ley de estabilidad presupuestaria y suficiencia financiera para su remisión a las Cortes Generales, después del informe emitido por el Consejo de Estado sobre esta norma.

El Consejo de Ministros dio su visto bueno el pasado 13 de febrero al anteproyecto de esta ley, que impondrá límites estrictos al gasto público y sancionará a quienes se desvíen.

Esta norma devolverá además al Senado la capacidad de vetar el techo de gasto que diseñe el Gobierno antes de presentar los Presupuestos Generales del Estado. En la reunión del Consejo, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, propondrá la aprobación de un decreto de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

Para intentar contrarrestar el efecto potencialmente demoledor de este reconocimiento, desde La Moncloa se insiste en que lo importante no es el déficit nominal, sino el estructural —es decir, el que no tiene en cuenta el ciclo económico ni las oscilaciones coyunturales de ingresos y gastos— y en que el propio pacto de estabilidad contempla excepciones por circunstancias extraordinarias, como las de la crisis.

Se sabe que el déficit nominal del año pasado fue del 8,5%, frente al 6% previsto, pero no se conoce el déficit estructural, que debía situarse en el 4,7%. Fuentes gubernamentales admiten que este último tampoco se recortó en la medida esperada y alegan que en el Presupuesto de 2012 se “consolidará y ampliará” el recorte de 15.000 millones aprobado a finales del pasado año.

Con el anuncio de nuevos recortes y reformas estructurales intentó este jueves Rajoy obtener la comprensión de sus homólogos europeos. Pero no planteó expresamente, según fuentes de La Moncloa, una flexibilización del objetivo de déficit. Ya sabía cuál sería la respuesta.