"Abrimos el domingo por Urdanga"

Los bares de alrededor del juzgado reaccionan al prolongado interrogatorio al duque de Palma

Los únicos símbolos que se han visto hoy han sido algunas banderas republicanas
Los únicos símbolos que se han visto hoy han sido algunas banderas republicanas

La declaración de Iñaki Urdangarin ante el juez José Castro se preveía larga, pero no tanto. La idea inicial era acabar el sábado, aunque fuera prácticamente de madrugada, mientras que ahora lo que se plantea es citar al imputado para una tercera jornada.

Así, la convocatoria de protestas contra la corrupción y la monarquía estaban previstas para ayer y los más de dos centenares de manifestantes de la primera jornada pasaron a ser una medio centenar cuando el duque de Palma abandonó el juzgado y una docena esta mañana, cuando a las 9.25 volvía a entrar en la sede judicial al grito de “chorizo”. Las banderas republicanas han sido las únicas enseñas que se han visto hoy.

Más información
El fiscal destapa que Urdangarin cobró de una cuenta en Suiza
FOTOGALERÍA | Ante la justicia
ANÁLISIS | La fría mentalidad de un deportista de élite
El juez: sus evasivas pueden provocar la citación de la Infanta
"Abrimos el domingo por Urdanga"
El duque de Palma intenta cargar toda la responsabilidad en su socio

Pero quienes sí han sabido reaccionar a tan prolongado interrogatorio han sido los bares cercanos al juzgado mallorquín, donde descansan, trabajan o cogen fuerzas las decenas de periodistas que han acudido a dar cobertura a la declaración, los abogados de la mayoría de los imputados y los funcionarios que han tenido que prolongar también sus jornadas de trabajo en una sede en la que ya es destacable la carga diaria. Y donde ayer colgaron el “el sábado abrimos por Urdanga”, hoy han colgado el “el domingo abrimos por Urdanga”.

La práctica ausencia de manifestantes no ha sido óbice para que la policía despliegue nuevamente a decenas de agentes que han impedido el tránsito no solo de vehículos , sino también de peatones en las dos calles que rodean al juzgado y que, aunque en escaso número han provocado la queja pacífica de algún vecino.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS