Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal vasca y la Ertzaintza niegan que haya vuelto la extorsión de ETA

Interior asegura que el entorno de ETA extorsionó a comerciantes en Navidades. Fernández Díaz afirma que "ETA tiene mermadas sus estructuras y quiere mantener un aparato logístico latente"

Felip Puig y Jorge Fernández Díaz, durante la reunión de hoy.
Felip Puig y Jorge Fernández Díaz, durante la reunión de hoy. EFE

La patronal vasca y la Ertzaintza han negado que la extorsión de ETA haya vuelto al País Vasco. Las organizaciones Confebask, la alavesa SEA y Cebek han asegurado que no tienen constancia de que el entorno de la banda terrorista haya vuelto a reclamar el impuesto revolucionario, en contra de lo que ha asegurado esta tarde el ministro del Interior, Jorge Fernández Dïaz, en respuesta a una pregunta sobre una información del diario La Gaceta (titulada "ETA lleva la extorsión al pequeño comercio"). El ministro, que este martes seguramente abordará el tema en la reunión que tiene previsto mantener con el titular vasco de Interior, Rodolfo Ares.

"Esa información corresponde a la realidad porque lo han vivido personas", ha comenzado diciendo el ministro.  "Eso hace pensar en la sinceridad de sus propósitos y en la bondad de sus propósitos, en todo caso, el estado está muy vigilante", ha zanjado en rueda de prensa tras reunirse en el Ministerio con el Consejero de Seguridad de Cataluña, Felip Puig. No obstante, ha explicado que el dinero se habría exigido "de una manera más delicada que cuando se pedía el 'impuesto revolucionario".

Fuentes de la Ertzaintza y del Gobierno vasco, no obstante, aseguran que lo que el ministro y La Gaceta denominan extorsión es la solicitud de una colaboración voluntaria para ayudar a los familiares de los presos de ETA a pagar sus desplazamientos a las cárceles en las que se encuentran sus allegados terroristas. Es la hucha que la izquierda abertzale mantiene en los bares de su entorno y que coloca en las concentraciones de los familiares de los presos. Las fuentes insisten que, en cualquier caso, se trata de casos aislados.

El ministro, ante la pregunta para que confirmara diecha información, dijo: "Es verdad que se ha producido y supongo que si ha salido en los medios de comunicación es porque comerciantes y personas individuales han tenido esa experiencia que no es alegre y los han denunciado. Eso confirma que tenemos que seguir trabajando todavía".

Jorge Fernández Diaz  aseguró que la petición de dinero para los familiares de los presos demuestra que, "aunque ETA tiene mermadas sus estructuras quiere mantener un aparato logístico latente". Otra demostración sería, a su juicio, el material intervenido a los últimos etarras detenidos hace dos semanas en Francia, que Interior aseguró que estaba destinado a la confección de artefactos explosivos mientras los expertos antiterroristas explicaron que se trataba de material para elaborar falsificaciones, tarea en la que era experto uno de los detenidos.

Fernández Díaz ha revelado que los tres etarras detenidos el pasado sábado, día 14 en Francia, tenían la intención de "reconstruir el aparato logístico" de la organización terrorista. Añadió que estos datos confirman que hay que seguir trabajando, al tiempo que ha recordado que el Estado de Derecho no está en suspenso.

Preguntado si cree que el anuncio de ETA de un cese definitivo de la violencia es fiable, Fernández Díaz ha dejado claro que no se fía "nada" de la banda, que, a su juicio, ha tomado esta decisión por su "debilidad operativa" y no por motivos éticos y morales.

En relación a la reducción de escoltas que prevé su ministerio, el titular de Interior dijo que la razón fundamental es la situación económica, aclarando que "antes de desarmar a los escoltas tienen que desarmarse los etarras".