Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal acusa a Matas de comprar con dinero público a un periodista

El fiscal pide ocho años para el expresidente balear por malversación, prevaricación y falsedad

El columnista que escribía sus discursos los ensalzaba después en 'El Mundo'

La casualidad y la presunta corrupción harán que hoy, casi a la misma hora, se sienten en el banquillo de los acusados de dos juzgados distintos dos de las antaño todopoderosos presidentes autonómicos del PP: Francisco Camps y Jaume Matas. El que estrenará banquillo hoy será este último. El ex presidente balear y exministro de Aznar lo hace acusado de gastar casi medio millón “de manera fraudulenta” y “arbitraria” para satisfacer al autor de sus discursos que, además, le ensalzaba en El Mundo. Jaume Matas se enfrenta a una petición fiscal de ocho años y medio de cárcel. Es el primero de los juicios del caso Palma Arena, que se celebrará del 9 al 31 de enero en la Audiencia de Palma. Tres de los seis acusados, dos excargos del PP y un empresario, han previsto cooperar con la fiscalía.

Matas, investigado desde 2008 por supuesta gestión corrupta en la Presidencia balear y por presunto enriquecimiento ilegal, evitó entrar en prisión preventiva en 2010 porque depositó una fianza de tres millones. El 25 de enero, mientras está previsto que aún se celebre el juicio, un juzgado subastará su palacete de Palma por impago de la millonaria hipoteca que logró para afrontar la caución carcelaria.

El exministro con José María Aznar (2000-2003), por dos veces presidente balear (1996-99 y 2003-2007) y ex líder del PP regional, en la primera pieza separada del caso está acusado junto al periodista Antonio Alemany, por malversación, prevaricación, falsedad, fraude a la administración y tráfico de influencias por contratos amañados, sin concurrencia, con documentación y facturas falsas.

Matas contrató entre 2003 y 2007 a Alemany de Consultores de Información para elaborar sus discursos a través de una empresa pantalla y, a la vez, subvencionó a los medios de Alemany, la web Libertad Balear y la Agencias Balear de Noticias. El ministerio público cree que Matas buscó “la creación de un clima de opinión favorable al presidente, algo que no podía ser recogido en un contrato administrativo transparente”.

Los piropos y auto-piropos del redactor de discursos

Entre 2003 y 2007, Antonio Alemany escribió en El Mundo / El día de Baleares varios artículos ensalzando los discursos del presidente balear Jaume Matas, discursos que él mismo había redactado para Matas previamente (y cobrado por ello), según la Fiscalía Anticorrupción. Estos son algunos de los párrafos que el fiscal ha extractado de los artículos de Alemany.

Sobre el discurso de investidura de Matas (25 de junio de 2003). “... Lo tenía muy fácil y por eso pudo permitirse el lujo de desconcertar a sus adversarios con un discurso que, en lugar de constituir un rosario tedioso de proyectos y compromisos reiteradamente expuestos y sabidos, explicó el armazón ideológico, conceptual y formal que subyacía a sus propuestas programáticas...”

Sobre el mismo discurso de investidura: “... La distancia sideral que hay entre los conceptos manejados por Matas y sus adversarios rebecos la tenemos en que, en su discurso, el candidato anticipaba y se adelantaba a estas reacciones. Les llamaba, con irónico sentido del humor, ‘los hermeneutas del día siguiente’...”.

Sobre el discurso en el debate del estado de la autonomía (5 de octubre de 2004). “Jaume Matas tenía la razón política, la razón jurídica y la razón moral en el planteamiento que hizo sobre bilingüismo y demás libertades en torno a la educación [...] Ni siquiera la ‘ikastolización’, en afortunada y exacta frase de Matas, está consiguiendo ni el uso social ni el prestigio...”

Sobre el mismo discurso de octubre de 2004: “Vi a un señor muy tranquilo que explicaba lo que había hecho en el último año [...] y a un neocomunista desbarrando...”.

Matas invirtió 483.000 euros públicos en el entramado de Alemany -“gastos totalmente innecesarios”, dice el fiscal- como contraprestación por los escritos e iniciativas periodísticas pro PP de éste, quien también era columnista de El Mundo y que ya fue amanuense de Matas mientras era ministro

El fiscal acusa a Matas se saltarse “los cauces legales [para] retribuir a Alemany de manera oculta”, a través de una agencia de publicidad y agrega “que le financiaba y posibilitaba el que éste realizara una campaña (aparentemente externa) para ensalzar la [su] actividad política”.

Alemany, al tiempo que cobraba de Matas a través de una empresa interpuesta por un contrato con otro objeto, se dedicaba aplaudir su política, sus propios escritos. El escrito de acusación incorporan las citas.

En El Mundo, Alemany glosaba al referirse a los discursos del ahora expresidente balear “la distancia sideral que hay entre los conceptos manejados por Matas y sus adversarios"; subrayaba “la razón política, la razón jurídica y la razón moral" que emanaban de ellos o ensalzaba “que machacó las críticas sin enfadarse”.

El primer pago gubernamental a Alemany, en 2003, se concertó antes de acceder Matas a la presidencia, por el discurso de investidura de quien era “un particular”. Se han documentado supuestos cobros irregulares, de 11.500 euros, por “la elaboración de varias entrevistas y reportajes” en diarios deportivos que no se han hallado y se suponen ficticios.

Alemany, con Matas en la presidencia, montó con fondos públicos el periódico digital Libertad balear y la Agencia Balear de Noticias. La acusación dice que esas subvenciones no las podría haber recibido en el caso de que sus vínculos contractuales con el Presidente se hubieran conocido. El escritor de discursos se enfrenta a una petición de cinco años y medio de cárcel por los delitos de malversación, falsedad en documento oficial y falsedad en documento mercantil, prevaricación y fraude a la administración.

Con Matas y Alemany está imputado Miguel Romero, publicista de la agencia Nimbus,“tapadera” de los contratos de Matas a Alemany -porque éste quería ocultar su vínculo con él- y que se encargó de parte de la campaña electoral del PP en las autonómicas y locales de 2007. Al tiempo, Nimbus logró dos millones de contratos del Gobierno de Matas. Para Romero la fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel; está además imputado en otras piezas del caso Palma Arena, entre ellas la del pago con fondos ‘b’ de facturas de la campaña de Matas.

Tres altos cargos políticos en Presidencia con Matas irán a juicio por su relación en los trámites y encargos a Alemany: la exjefe del Gabinete, María Umbert; la exsecretaria general técnica, Dulce Linares, y el exdirector general de Comunicación, Juan Martorell, los dos primeras con una petición que no supera el año y medio de cárcel.

El periodista Martorell recibe una petición penal especial, por su confesión judicial tras un pacto con la Fiscalía para colaborar y por reparación, al depositar parte del montante de fondos defraudados. Con Martorell cooperarán con las tesis del fiscal Dulce Linares y el publicista Miguel Romero. La versión de autodefensa de esos imputados perjudica a Matas y Alemany.

La campaña contra fiscales y juez

Antonio Alemany ya no está en El Mundo ni tampoco en La Gaceta, cuya edición de Baleares ya extinta fue altavoz de graves acusaciones –sobre su patrimonio privado y entorno familiar- contra los fiscales anticorrupción, Pedro Horrach y Juan Carrau, y el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro. En los tribunales se conocía que se había construido un dossier contra ellos, para intentar desestabilizar su trabajo y para apartarlos del caso, bien por una acción penal directa de inhabilitación o porque los aludidos se querellasen contra los supuestos imputados promotores y tuvieran que inhibirse.

Jaume Matas y el último abogado de los tres que ha tenido tampoco ceja en su empeño de apartar al juez Castro de la causa. Le ha recusado y se ha querellado contra él por recibir una medalla de Interior, como un supuesto cohecho impropio, no perseguir las filtraciones y por la designación de un perito.

Alemany, veterano periodista político que dirigió el Diario de Mallorca en la transición y fue candidato frustrado de Coalición Democrática (antecedente del PP), lleva meses defendiéndose encarnizadamente de la acusación penal’. A finales de 2011, escribió en Libertad balear -la web que Matas le ayudó a crear- contra las “infamias” que padecen los imputados, quienes a su juicio han sido acusados "falsamente, sin escrúpulos y con total desprecio del sistema garantista de nuestro derecho penal".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >