Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PASCUA MILITAR

Morenés se compromete a que el ahorro no dañe la seguridad

Don Juan Carlos confía en que los militares sepan obtener “el máximo rendimiento” de unos recursos escasos

Los Reyes y los príncipes de Asturias, el presidente Rajoy y el ministro Morenés, al inicio de la Pascua Militar en el Palacio Real. Ampliar foto
Los Reyes y los príncipes de Asturias, el presidente Rajoy y el ministro Morenés, al inicio de la Pascua Militar en el Palacio Real.

Salvar las capacidades críticas de los ejércitos en una época de fuertes ajustes presupuestarios es el primer objetivo del nuevo ministro de Defensa, Pedro Morenés. Así lo ha expuesto esta mañana en el discurso que ha pronunciado en el salón del Trono del Palacio Real ante el Rey, la Reina, los príncipes de Asturias, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y una nutrida representación de mandos militares con motivo de la Pascua militar.

Morenés ha explicado que se trata de “evitar descender más allá de los mínimos por debajo de los cuales la defensa resulta insuficiente y el daño a la seguridad inaceptable”. Además el panorama del ajuste al que se enfrentan todos los ministerios – y que a Defensa le ha supuesto un recorte de 340 millones en este ejercicio- Morenés debe afrontar el pago de unos 30.000 millones de euros comprometidos en los grandes programas de armamento de los últimos 15 años que resulta imposible pagar con las actuales perspectivas presupuestarias. Por ello, se ha fijado como objetivos “garantizar la preparación y operatividad de las tropas; revisar la estructura orgánica del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas; definir las capacidades militares a conservar y a suprimir; a redefinir, perfeccionar y completar el sistema de enseñanza militar; buscar soluciones a la financiación de los programas de armamento, y contribuir a consolidar el nivel tecnológico de la industria de defensa”.

Para alcanzar estos dos últimos objetivos se propondrá buscar el consenso con el principal partido de la oposición, tal como ya anunció el presidente del Gobierno en su debate de investidura el pasado 19 de diciembre. Eso sí, el nuevo ministro ha dejado claro que “las Fuerzas Armadas son una prioridad de este Gobierno” y que no se escatimarán recursos para garantizar la seguridad de las tropas desplegadas en el exterior, con las que esta mañana ha mantenido su primera videoconferencia.

También el Rey en su discurso ha aludido a los problemas económicos a los que se enfrentan las Fuerzas Armadas “ante la actual crisis económica, tengo la certeza de que como habéis hecho en el pasado de manera ejemplar, sabréis obtener el máximo rendimiento de los recursos asignados y de ser sumamente cuidadosos en el empleo y mantenimiento de los medios”, ha dicho a los militares.

El Rey, como jefe supremo de los Ejércitos, ha recordado que en julio pasado se aprobó la Ley Orgánica de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, que amplía el reconocimiento de sus derechos y libertades fundamentales. Le ha recordado, no obstante, que dicha ley también implica el cumplimiento de obligaciones y les ha instado a mantener los principios de “disciplina, jerarquía y unidad, que, junto al deber de neutralidad política y sindical, son esenciales para garantizar el adecuado cumplimiento de las misiones encomendadas”.

Al acto han asistido, entre otros, el nuevo jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante general Fernando García Sánchez; el nuevo secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, nombrado ayer por el Consejo de Ministros; los jefes de los tres Ejércitos y el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

Durante los actos de la primera Pascua Militar desde la llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa, don Juan Carlos ha mantenido una breve aparte con el presidente del Gobierno. Al acto han asistido el interventor y el administrador de las cuentas de la Casa del Rey, los encargados de hacer público a finales de 2011 el sueldo del Monarca, informa Mábel Galaz. Las infantas e Urdangarin dejaron de asistir hace unos años.