Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos en Mauritania por el secuestro de dos españoles en el Sáhara

Una fuente policial mauritana asegura a France Presse que los dos arrestados son los autores del secuestro de Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons

Dos hombres han sido arrestados en un hotel de Noadibu (Mauritania) como presuntos responsables del secuestro de dos cooperantes españoles y un italiano que se produjo el pasado mes de octubre en un campo de refugiados saharaui en Argelia. Los dos arrestos, según una fuente policial que mauritana que cita la agencia France Presse, han sido fruto de una operación policial.

El teletipo de la agencia francesa, en el que se precisa que la fuente policial informante ha querido mantener el anonimato, asegura que los detenidos están implicados directamente en el rapto de Ainhoa Fernández de Rincón, madrileña pero que trabaja para la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura; a Enric Gonyalons, mallorquín afiliado a la ONG Mundubat; y Rossella Urssu, italiana, del Comité de Cooperación Italiano para el Desarrollo de los Pueblos (CCISP).

Según la citada agencia, los detenidos son Maminna Alaaguir Ahmed Baba, nacido en 1982, de quien dice que es uno de los autores materiales del asalto al campamento saharaui, y Aghdafna Hamady Ahmed Baba, nacido en 1979. Además explica que ambos se encontraban ilegalmente en Mauritania y que de momento no han facilitado ninguna indicación sobre el paradero de los secuestrados.

El Frente Polisario, el movimiento que lucha por la independencia del Sáhara Occidental, no tiene ninguna duda de que el triple secuestro de dos cooperantes españoles (un hombre y una mujer) y otra italiana en la noche del 22 de octubre, en la zona del suroeste de Argelia en la que los nacionalistas saharauis están asentados desde hace 35 años, es obra de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la rama norteafricana de la organización terrorista.

Una decena de hombres vestidos de militares, a bordo de al menos un par de todoterrenos, irrumpieron en Rabuni, el centro administrativo de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), pegado a la ciudad argelina de Tinduf, y se dirigieron hacia el edificio donde se alojan los cooperantes extranjeros que no residen en los campamentos de refugiados saharauis.

Tras un breve tiroteo, capturaron a Ainhoa Fernández de Rincón, madrileña pero que trabaja para la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura; a Enric Gonyalons, mallorquín afiliado a la ONG Mundubat; y a Rossella Urssu, italiana, del Comité de Cooperación Italiano para el Desarrollo de los Pueblos (CCISP).

Un cuarto cooperante, el navarro Alberto Jiménez Vallés, de la Asociación de Trabajadores y Técnicos Sin Fronteras, se salvó por los pelos. Había salido al exterior de la residencia de huéspedes extranjeros para buscar mejor cobertura telefónica —en la zona es muy débil— y poder hablar cómodamente con su mujer.

Un guarda saharaui que intentó hacer frente a los asaltantes y resultó herido de bala por estos afirmó que Gonyalons opuso resistencia y resultó herido en una pierna. La agencia Efe comprobó que en la entrada de su cuarto había machas de sangre y un casquillo de bala.

Los secuestradores huyeron con sus rehenes hacia los “territorios malienses”, de donde el Polisario sospecha que procedían. AQMI tiene sus guaridas en el desierto del norte de Malí, a unos 900 kilómetros en línea recta de Tinduf.

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el grupo terrorista al que muchos apuntan como el responsable del secuestro de dos cooperantes españoles y una italiana el pasado 22 de octubre, no ha hecho ninguna mención a dicha acción en su último boletín informativo.

En su "informe de noticias número 35", en el que se recogen las supuestas "operaciones" de este grupo entre el 31 de agosto y el 21 de noviembre, no se hace referencia a los hechos ocurridos en el campamento saharaui de Rabuni, cerca de Tinduf (Argelia), donde fueron secuestrados los españoles Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón y la italiana Rossella Urru.

Sólo se recoge información escueta sobre 27 ataques que los terroristas aseguran haber lanzado contra las fuerzas de seguridad argelinas en distintos puntos del país.

Sin embargo, como ha constatado Efe, otros secuestros protagonizados por AQMI en los últimos años tampoco han sido plasmados en estos boletines informativos, difundidos por páginas web utilizadas por este y otros grupos extremistas.

Hasta el momento, ninguna agrupación se ha responsabilizado de esta acción, ocurrida hace más de un mes.