Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP: "Salir adelante no es tarea de un Gobierno solo"

En sus primeras declaraciones tras el 20-N, Rajoy rompe su mutismo, advierte de que España se enfrenta a un horizonte "muy difícil" y justifica su silencio reciente en su apretada agenda

En su primera comaparecencia pública desde las elecciones generales, Mariano Rajoy se ha separado poco esta mañana en Pontevedra de su tono en campaña. Tras dos semanas instalado en un mutismo infranqueable, en las que que se ha reunido -entre otros- con banqueros, empresarios y líderes sindicales, Rajoy ha juzgado hoy que "salir adelante no es tarea de un Gobierno solo", sino "de toda la nación".

En un discurso de cinco minutos -sin turno de preguntas para los periodistas-, tras una visita casi sorpresa a la ciudad gallega, ha justificado su silencio de las últimas semanas en su apretada agenda: “No he podido parar, tenía que hablar con mucha gente y estar preparando planes para el futuro próximo”.

Sobre el contenido de tales planes, se ha referido a “otra política económica que hay que explicar bien" de la que no ha dado detalles, más allá del genérico “controlar el gasto, no vivir por encima de nuestras posibilidades y no gastar lo que no tenemos”. Sí ha llamado a la colaboración del conjunto del país: “Esto no es tarea de un Gobierno solo, es tarea de la nación, de las fuerzas políticas, de los agentes sociales y económicos y de todos los españoles”, ha apuntado.

Rajoy ha dibujado un futuro duro para el país: "Lo que viene para España es muy difícil", pero ha mostrado su confianza en que "España va a salir adelante".

El líder del Partido Popular, que logró una amplia mayoría absoluta en las recientes elecciones generales del 20 de noviembre, ha llegado a Pontevedra, donde no se prodigó durante la campaña, para un acto “no político, casi personal”. En una junta provincial del partido convocada al efecto, alcaldes, conselleiros y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, le han recibido con aplausos en la sede del PP, ante un mapa de la provincia pintado de azul –los populares ganaron en todos los municipios-. Tras los abrazos, ha recordado a los periodistas su trayectoria política de su juventud y su paso por la Diputación. “Siempre me han ayudado en la provincia en momentos difíciles, recuerdo una cena cuando perdí las elecciones en 2008. Pero ahora esto no está para cenas”, señaló. Después ha insistido en que “lo que viene para España y para otros países de Europa va a ser difícil. Va a haber que gobernar, tomar decisiones”, ha apuntado, sin profundizar.

El presidente in pectore se refirió a la “encrucijada” que atraviesa Europa y ha aludido a la reunión de dirigentes del PP europeo en Marsella, que se celebrará el próximo jueves. “Me entrevistaré personalmente con los más importantes dirigentes europeos para dar a conocer nuestra posición”. Sobre sus planes inmediatos de Gobierno ha arrojado escasa luz. “Trabajamos para que las entidades financieras, las pymes, los autónomos y las familias puedan financiarse a precios razonables para que la economía empiece a crecer y comencemos a generar empleo”, ha dicho, para prevenir a continuación: “Las cosas no van a ser fáciles pero tenemos las ideas claras. Vamos a intentar hablar con todo el mundo, pero también tenemos que ser rápidos y ágiles en las decisiones que tomemos”, ha dicho Rajoy, que será investido presidente del Gobierno el 19 de diciembre.