Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emarsa pagó por noches en habitaciones de hotel en las que no se alojó nadie

La sociedad de Valencia también fue exprimida mediante entradas de F-1 y tenis

Ampliar foto
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

La instrucción del caso Emarsa sigue ofreciendo detalles del sistemático pillaje al que fue sometido la sociedad pública de depuración del agua de Valencia hasta llevarla a la quiebra. El último auto del juez Vicente Ríos, conocido ayer, revela que la empresa creada por el Ayuntamiento de Valencia y otras 17 poblaciones pagó, en unos casos, por habitaciones de hotel en las que no se alojó nadie; en otros, el precio abonado por la sociedad resultó ser hasta 10 veces superior al real.

El 5 de diciembre de 2008, por ejemplo, Enrique Arnal, exedil de Unión Valenciana en Moncada y ex director financiero de Emarsa, imputado por malversación, estafa continuada y delitos societarios, pasó una noche con su mujer en el hotel Los Molinos de Ibiza. El establecimiento cobró 108 euros; la sociedad pública abonó, en cambio, 1.047. Unos días antes, el mismo Arnal se alojó en el hotel Hesperia de Madrid: a Emarsa le costó 596 euros cuando en realidad la factura, aportada a la causa por requerimiento judicial, ascendió a 137 euros.

Emarsa también abonó 430 euros al hotel Los Linajes de Segovia por tres noches de mayo de 2006. “El hotel informa que Enrique Arnal tuvo hecha una reserva de una habitación, pero dicha reserva fue anulada con antelación, por lo que el señor Arnal no se alojó en el hotel”, explica el juez en el auto. “Asimismo”, prosigue, “algunos de los hoteles oficiados han contestado que las personas cuya información se solicita no se han hospedado en ese establecimiento en las fechas referidas”.

El instructor acuerda en el auto la imputación del dueño de Viajes Benimàmet, la empresa que se encargaba de contratar los desplazamientos y alojamientos de los directivos de Emarsa.

Viajes Benimàmet facturó a la sociedad metropolitana un total de 300.000 euros entre 2004 y 2010. Pese a que el contrato firmado entre ambas establecía que Viajes Benimàmet recargaría por las gestiones un 5% del precio básico de los viajes, la documentación que obra en la causa revela que llegó a percibir comisiones cercanas al 900%.

La empresa que organizaba los viajes cobró comisiones cercanas al 900%

Entre los servicios cobrados figuran viajes de placer al extranjero (de Nueva York a Johannesburgo) en los que los directivos a veces iban acompañados de familiares. Y las noches en hoteles valencianos en los que el exgerente Esteban Cuesta se alojaba con supuestas traductoras rumanas.

El juez imputa en la misma resolución a Eva Marsal, por entonces pareja del ex director financiero Enrique Arnal. El instructor dispone de abundantes indicios de que la empresa de Marsal y Viajes Benimàmet “cooperaron necesariamente” para exprimir a Emarsa a través de entradas del premio de Fórmula 1 y del Open 500 de Tenis que se celebran en Valencia.

Rita Barberá se defiende aludiendo a la acusación contra José Blanco

La sociedad pública abonó 60.819 euros por gold tickets y pases en palcos VIP “recibiendo como mucho tan solo entradas cuyo valor era de 7.160 euros”. “Y eso”, agrega el instructor, “en el supuesto de que Emarsa fuera la destinataria real de tales entradas y al margen de consideraciones acerca de por qué se adquieren las entradas por la entidad, lo que también será investigado”.

Enrique Arnal va emergiendo en la causa como uno de los principales sospechosos del saqueo. Además de a él, el juez ha imputado a su hermano y a su expareja. El ex director financiero fue contratado en Emarsa por Vicente Jurado, entonces presidente de la sociedad pública y hoy concejal en el equipo de gobierno de Rita Barberá. La contratación de Arnal fue polémica porque se produjo después de que su familia vendiera su pirotécnica a Jurado. El siguiente presidente de Emarsa fue, hasta 2002, Silvestre Senent, el concejal de Hacienda de Barberá.

La alcaldesa, que cada vez ve más cerca el escándalo, afirmó ayer que los socialistas, personados en la causa como acusación, quieren “tapar” la Operación Campeón, en la que un empresario ha acusado al ministro de Fomento, José Blanco, con el caso Emarsa.