Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Primo de Rivera es uno más”

La comisión cree que el fundador de Falange sí puede permanecer en el Valle

Ampliar foto
Vista general del Valle de los Caídos.

La comisión de expertos hace una clara diferencia entre los restos de Franco y los de Primo de Rivera, para los que propone destinos distintos. “El Valle de los Caídos se creó para los muertos en la Guerra Civil. Primo de Rivera sí murió durante la guerra, pero Franco murió en la cama”, recuerda el filósofo Reyes Mate, miembro de la comisión. “Creemos que José Antonio sí debe estar en el Valle, pero no en el lugar que ocupa actualmente, sino como uno más, en el cementerio”.

La propuesta de intervención en el Valle de los Caídos, se hace, en realidad, en cumplimiento de la ley de memoria histórica, que exigía incluir entre sus objetivos “honrar y rehabilitar” a todas las víctimas del franquismo. Estas son algunas de las recomendaciones de los expertos para cumplir ese objetivo.

Frenar el deterioro. La comisión barajó seriamente la posibilidad de dejar el Valle de los Caídos como está, casi en ruinas, “para que fuera una metáfora en si misma de las ruinas de la dictadura”, explica el historiador Ricard Vinyes, miembro del grupo de expertos. Un informe elaborado por técnicos de Patrimonio Nacional asegura que se requerirían obras por un importe mínimo de diez millones de euros para adecentar el recinto y al menos otros tres para la restauración de los grupos escultóricos.

Dignificación del cementerio y memorial. “Sentí vergüenza el día que vi las goteras y los cubos en la basílica”, confesó Virgilio Zapatero. Sobre los columbarios se ha filtrado agua, que ha provocado que los restos se mezclen y puedan ser identificados individualmente como reclaman algunas familias de republicanos. La comisión propone dignificar el lugar en la medida de lo posible y que pase a ser un lugar público. Además proponen levantar un memorial con los nombres de todas las víctimas allí enterradas.

Centro de meditación. La comisión recomienda construir un centro de meditación, de “carácter cívico” que “vincule una atmósfera de recogimiento y solemnidad” para que los familiares de las víctimas no católicos puedan sentirse “cómodos”.

El nombre. Barajaron varias posibilidades que incluían las palabras reconciliación o memoria, pero finalmente, los expertos decidieron que siga llamándose el valle de los caídos, del mismo modo que otros lugares similares, como el centro de tortura de la ESMA argentina no han cambiado de nombre al convertirse en museos de la memoria.

De Fundación a Patronato. La comisión propone convertir la actual fundación de la santa cruz del Valle de los Caídos, creada en 1957 por el régimen franquista para administrar el valle, en un Real Patronato. Para ello habría que negociar un nuevo convenio con la Iglesia.