Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Estoy preparado para ser presidente del Gobierno”

El líder del PP pide el voto para “un proyecto de recuperación nacional”

El candidato popular cierra la campaña con la euforia propia de una victoria que considera segura

Ampliar foto
Cierre de campaña del PP en Madrid.

"Estoy preparado para ser el presidente del Gobierno y ha llegado el momento de exigírmelo todo". Mariano Rajoy llegó más cerca que nunca en su vida al estado de euforia y casi se dejó llevar por el entusiasmo de su partido ante la expectativa de un triunfo histórico.

"Os pido el voto para el cambio y para poner en marcha un proyecto de recuperación nacional", proclamó el dirigente político que está en condiciones de acumular el mayor poder institucional de la historia democrática. "Será una tarea difícil, pero de ésta saldremos", dijo, en un discurso que más era ya el de aceptación del cargo que el de cierre de campaña.

Se siente presidente y por ello cerró el trámite en Huelva y Madrid con el mensaje del cambio para salir de la crisis económica. Su triunfo, según dijo, es "el mejor mensaje que España puede dar a Europa, a los mercados y a los de la prima de riesgo" y cerrar "el paréntesis" del Gobierno socialista.

Nadie en el PP duda de la victoria amplia, los comentarios entre sus dirigentes tienen que ver con las quinielas de reparto de cargos y también con la impaciencia de hacerse cuanto antes con las riendas del Gobierno. Todo en ellos fue ayer entusiasmo, sin duda alguna de la amplia victoria y en una imagen de fiesta en el Palacio de los Deportes de Madrid que anticipa el estado de ánimo y los codazos y recelos de la foto del domingo por la noche en el balcón de Génova. Más que un mitin, lo de anoche fue la celebración de una victoria que hasta el PSOE ha dado por hecha antes del inicio de la campaña.

Si se cumplen las expectativas, que se mantienen por encima de los 180 diputados, el lunes habrá pasado el punto de no retorno a partir del cual los eufemismos como reformas por recortes o mejorar la gestión por privatización carecerán ya de sentido.

Desde el lunes, se podrá hablar ya de mayoría absoluta para definir lo que Rajoy llamó ayer "un Gobierno muy apoyado". El "depende" habrá dejado de tener sentido como burladero de una campaña en la que Rajoy ha intentado no molestar, no dar miedo y no despertar a los desmovilizados votantes de la izquierda. Sus palabras ayer volvieron a ser de optimismo y esperanza, de petición de voto a todos los que sufren la crisis, incluso los que apoyaron al PSOE. Su plataforma de despegue son los cinco millones de parados, argumento único de su campaña.

El líder del PP toca con la punta de los dedos su victoria, después de dos derrotas, una de ellas inesperada, y tras haber resistido los intentos de moverle la silla de algunos de los que ayer le aclamaban, rendidos ahora al enorme poder que puede acumular. Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz -Gallardón, unidos ayer en la fiesta por la expectativa de victoria, y en los elogios hacia quien en algún momento de los últimos siete años han pensado en relevar. El poder une más que cualquier otra cosa y borra la memoria. José María Aznar, presente en el acto, fue alabado por todos, incluido Rajoy, pero permaneció en silencio.

"Os pido el voto de la esperanza, no el voto del miedo", aseguró Rajoy entre gritos de "¡Presidente, presidente¡" y continuas interrupciones de sus simpatizantes enfervorizados.

"No queremos vivir en la incertidumbre, en el sobresalto, en la duda, queremos saber lo que va a pasar mañana", explicó, explotando su perfil de dirigente previsible y presentándose como la solución a tanto desastre como ha descrito en los últimos años.

Su único enemigo es la magnitud de su éxito y por eso reiteró ayer las referencias al diálogo, a la moderación y a todo lo que pueda conjurar el voto agrupado de la izquierda.

Hasta el final ha mantenido su ninguneo al candidato socialista, sin mencionar su nombre, pero ayer se permitió endurecer ligeramente su campaña beatífica y plana.

"Esta gente nos ha dejado tiesos y arruinados" y "cuando se vayan escribiendo los libros de historia de esta época se comentará mucho la cualificación de algunas personas que estuvieron en el Gobierno de España", dijo.

Imposible verle como candidato y no como presidente que es como ha actuado en 15 días, sobrevolando por encima de todos, ayer Rajoy pidió apoyo a los partidos, a los agentes sociales y a los medios de comunicación. "Asumo el honor con responsabilidad", dijo, pero aunque no lo parezca, aun le falta el trámite de las urnas el domingo, pero ya lo ha celebrado.

SU CAMPAÑA EN 10 FRASES: “CAMBIAR O SEGUIR EN EL TÚNEL”

  • “Este Gobierno ha improvisado y nos ha hecho votar 41 planes”.
  • “Haré un Gobierno serio y no un escaparate de frivolidades y figurantes”.
  • “Es difícil pero lo vamos a conseguir”.
  • “El cambio es empezar a ver la luz a final del túnel”.
  • “Quiero que estemos en Europa para decidir y proponer, no para que nos den órdenes”.
  • “Lo que está en juego es seguir igual, arrastrándonos, o cambiar para salir de esta situación”.
  • “Mi Gobierno estará basado en la concordia y en la unidad y hablaré con todos”.
  • “España estará a la cabeza de los países más importantes de la Unión Europea, porque España es una gran nación”.
  • “Me comprometo a nombrar un Gobierno competente”.
  • “Nuestro único adversario es el paro y por eso no queremos pelear con los demás, solo contra el paro”.

Más información