Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS NEGOCIOS DEL DUQUE DE PALMA

“Urdangarin era el gestor y cobraba por los servicios a través de su empresa”

El socio del Duque de Palma declara que este cobraba de la subvención del Gobierno balear a través de su empresa privada

Ampliar foto
Iñaki Urdangarín, jugando al tenis en Barcelona en julio de 2007.

Diego Torres, socio principal de Iñaki Urdangarin, durante la etapa en que este fue presidente del Instituto Noos, una asociación sin ánimo de lucro que cobró 2,3 millones del Gobierno balear entre 2005 y 2006 por organizar unos congresos sobre turismo y deporte, aseguró en su única declaración ante el juez que investiga el caso Palma Arena que el yerno del Rey y Duque de Palma gestionaba el organismo y que pese a que no tenía sueldo por esa tarea sí cobró por los servicios prestados al Instituto Noos a través de una consultora de su propiedad llamada Aizoon.

La Fiscalía Anticorrupción que investiga este caso sostiene que Torres y Urdangarin tomaron el control del Instituto Noos para “contar con la cobertura de una asociación que formalmente no perseguía ánimo de lucro (una especie de ONG dedicada a proyectos sociales) para rodearse del prestigio social derivado de las actuaciones altruistas a las que presuntamente se dedicaba la asociación y, simultáneamente, organizar un entramado societario utilizando un grupo de sociedades mercantiles a través de las cuales desviaban fondos públicos y privados que recibía el Instituto Noos, apoderándose de los mismos”.

Torres, mano derecha de Urdangarin en el Instituto Noos hasta 2006, en que ascendió a presidente de la empresa en lugar del Duque de Palma, está imputado por supuestos delitos de falsedad documental, fraude a la administración y malversación de caudales públicos en relación con los contratos suscritos con el Gobierno balear. Fuentes de la investigación sostienen que la imputación de Urdangarin será “inevitable” dadas las pruebas recabadas contra él en el curso de la instrucción de este caso.

Torres aseguró al juez el 11 de julio pasado que los contratos con el Gobierno balear eran en realidad patrocinios para la celebración de congresos de deporte y turismo y que, como tales patrocinios, el Instituto que presidía no tenía por qué “justificar los gastos”.

ampliar foto
Comité Ejecutivo del Instituto Noos.

Lo que sigue es un amplio resumen textual de esa declaración de Torres.

Origen de la relación con el Gobierno balear. “El primer encuentro que recuerdo [relacionado con el convenio que firmó el Instituto Noos] es el que tuvo lugar con José Luis Ballester [director general de Deportes del Gobierno balear], que representaba a la fundación Illes Sport [dependiente de la administración autonómica de Baleares]. Solo conozco una fundación que tenga por objetivo el turismo deportivo y es la fundación Noos y creo que por eso contactaron con nosotros. En la reunión se habló de la conveniencia de impulsar el turismo deportivo y se convino que Noos presentara un presupuesto y quedaron para otras reuniones. En esas reuniones, quién más asistía era el señor Ballester, en alguna ocasión iba el señor Flaquer. El convenio se firmó el 17 de julio de 2005. Yo me desplacé a Palma y me limité a firmar el convenio que se me presentó, que contempla tres líneas de actuación: involucrar al mundo empresarial y universidad; crear un observatorio permanente y organizar una serie de actos. Presenté diversos presupuestos y se aceptó uno de 1,2 millones. El acuerdo era que Nóos recibirá 1,2 millones de euros contra la presentación de las facturas emitidas por Noos pero sin que este instituto tuviera que dar cuenta del coste del encargo. Noos corría con el riesgo de que el encargo pudiera resultar más costoso. Noos libró así las facturas. (…) Supongo que habrá habido algún contacto entre Urdangarin y el gobierno balear ya que conocía al señor Ballester del ámbito deportivo.

[Los informes periciales que maneja la Fiscalía Anticorrupción sostienen que el coste del servicio prestado por Nóos no superó los 500.000 euros, pero el instituto que presidía Urdangarin cobró 1,2 millones]

Superávit por otros patrocinios. “Contábamos con el patrocinio de la cadena Sol y Melia y Air Europa, una empresa de alquiler de coches, y no recuerdo si había más ni los importes de los patrocinios. Yo conté estos patrocinios verbalmente en reuniones más o menos mensuales a Ballester. Los otros patrocinadores no sumaban 1,2 millones de euros, era mucho menos. El coste del encargo del Gobierno balear rondó 1,2 millones de euros y es posible que haya habido un superávit correspondiente al resto de los patrocinios.

La junta directiva no cobra salarios. Ningún miembro de la junta directiva cobra salarios y solo los honorarios por los servicios que puntualmente prestan, al margen de que contamos con una plantilla de personal laboral para las funciones no directivas.

[En la Junta Directiva de Noos figuraban hasta 2006 tanto Urdangarin como su esposa, la Infanta Cristina y el secretario de esta, Carlos García Revenga, que ejercía como tesorero].

El negocio del socio. “Yo tengo una empresa de consultoría que facturaba al año al Instituto Noos unos 80.000 euros, que hay hasta 120 profesionales que facturan a Noos por sus servicios. No cobro por participar en los órganos de Gobierno de Noos sino por los servicios que presto con ocasión de desarrollar proyectos, básicamente estudios realizados por esa empresa de consultoría con personal propio”.

Plantilla y clientes. “La plantilla de Noos la componen unas 15 personas. Noos ha prestado servicios para la Generalitat Valenciana, Telefónica y pequeñas empresas”.

Los cobros del duque de Palma. “[Urdangarin] no cobraba por las funciones de gerencia pero sí por los servicios prestados a través de la empresa de la que es administrador, llamada Aizoon y en razón de los estudios y dirección de proyectos que realizara”. (…) “En 2005, Urdangarín realizaba funciones de gestión junto a mí y a los restantes miembros de la Junta Rectora se les informaba periódicamente de dicha gestión”.

Miembros del consejo. Los demás miembros del consejo de dirección no solían facturar. Salvo el abogado por algún estudio jurídico que hiciera.

"No hay que justificar gastos". "En un convenio de patrocinio como este, el patrocinado no tiene por qué justificar los gastos y solo constatar que se ha celebrado el evento patrocinado. El presupuesto que se aportó en el primer convenio era una aproximación y Noos tenía asumido que si costaba más, sería a su cargo. Yo ignoraba que en el expediente administrativo solo figuraba el presupuesto. Algunos patrocinadores patrocinaban sufragando gastos, pero otros aportaron sumas en efectivo, ahora no puedo decir cuánto. Un contrato de patrocinio se puede firmar de un día para otro".

Más información