Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Cuéntame' de PPSOE

Los socialistas recurren al pasado con su dúo González-Guerra y al PP se le olvida el suyo

Ampliar foto
González y Guerra, en el mitin de Dos Hermanas. AFP

Las parejas artísticas siempre han funcionado muy bien en el mundo del espectáculo. En política se lleva el individualismo. El líder manda y los demás ejercen de comparsas y palmeros agradecidos. Les va el cargo en ello. Sin embargo, sintomáticamente en esta campaña han vuelto los dúos. Tal vez se deba al bajo perfil de los candidatos, sobre todo de Rubalcaba y Rajoy, que siempre fueron de segundones y han llegado a la cima por un glorioso dedazo de sus antecesores, Zapatero y Aznar.

La reaparición más sonada ha sido la de Felipe González y Alfonso Guerra. Su público no les olvida y hubo llenazo en #DosHermanas. Su actuación estuvo a la altura y despertó la nostalgia de los que añoran los tiempos en los que los políticos salidos de la Transición adulteraban la realidad y la ideología pero al menos los hacían con ingenio. Los de ahora la siguen falseando pero encima la envuelven en un insípido lenguaje de corrección política que les hace insufriblemente plomizos.

Internet también saludó la vuelta a las tablas de la pareja con un guiño a la añoranza. "¿Alguien sabe cuándo se emitirá el episodio de Cuéntame que grabaron ayer en #DosHermanas?”, se preguntaba @OMullony_IVL; “Largo Caballero e Indalecio Prieto, ausentes por causas ajenas a su voluntad en la fiesta del PSOE en #DosHermanas” , ironizaba @IsraelVicente1. Aunque algunos iban más lejos en la referencia al pasado: @diegojerezg “El próximo mitin del PSOE debería celebrarse en Atapuerca”

ampliar foto
Imagen de la revista satírica 'El Jueves'

Pese a las críticas, Guerra y González conforman una pareja muy compensada. El expresidente hace más bien de Augusto, de cómico serio, y deja el papel de clown al exvicepresidente. Y eso permite a Guerra cargar con su gracejo contra los mercados y los ricos delante de un inmutable González, que es consejero de empresas del Ibex y amigo personal de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. Se tienen repartidos los papeles. Guerra hace de Costello y González de Abbot. ¿Y Rubalcaba? Bueno, para encajarle solo hay que poner algo de música y nos sale un trío como Rumba Tres, como ha hecho El Jueves.

Frente a la comunión con el pasado del candidato del PSOE, Rajoy abomina del suyo, como bien respondía Elena Valenciano,la responsable de campaña del PSOE en su Twitter. Nada de mítines con Aznar, que huele a naftalina de ropero de abuela iraquí y le desmoviliza el voto de los desertores sociatas. En este dúo los dos son seriotes. Una especie de Pimpinela en el que Aznar le echa en cara permanentemente a Rajoy su desafección a los principios fundacionales (11M, Irak, nacionalismos…). Al ex presidente no le quieren junto al líder en los mítines. Le dejan solo soltar sus exabruptos en FAES, que viene a ser el Sálvame de Luxe del PP, y Aznar se suelta la melena y dice lo que nunca se atrevió a decir cuando gobernaba como las acusaciones de Romina Power contra Al Bano.

Imagen de la serie de TVE 'Cuentáme lo que pasó'

Y es que la actual dirección del PP está empeñada hasta en negarle al esposo de Ana Botella su glorioso pasado bélico. Como González Pons, el portavoz del PP, que echaba en cara en Twitter al Gobierno el soldado muerto en Afganistán olvidando que fue Aznar quien mandó allí las primeras tropas, según le recordaban varios tuiteros y la propia Elena Valenciano.

Con todo, es comprensible que en medio de un sinfín de malas noticias (crisis de deuda, descomposición de la UE, desempleo masivo, corrupción..), #PPSOE recurran al “cualquier tiempo pasado fue mejor” como versó Jorge Manrique. Aznar, González y Guerra son los ‘protas’ del particular Cuéntame de esta campaña. Y nos recuerdan la España en la que los jóvenes tenían un futuro y aspiraban a vivir al menos como sus padres. En la España de la que han hablado en su debate Rubalcaba y Rajoy, los jóvenes ya solo sueñan con no malvivir como sus abuelos. Por eso algunos piden que se reinicie el debate.