Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exalcalde de León dimite tras una prejubilación de 520.000 euros

Fernández Álvarez había prometido ayer que no cobraría nada como diputado de ser reelegido

Ampliar foto
El exalcalde de León, Francisco Fernández Álvarez. EFE

Francisco Fernández Álvarez, exalcalde de León en dos legislaturas (de junio de 2003 a diciembre de 2004 y de junio de 2007 a junio de 2011) y número dos en la candidatura del PSOE al Congreso por esa provincia, -la encabeza José Antonio Alonso, exministro de Interior y Defensa y actual portavoz socialista en el Congreso- ha anunciado esta tarde que se retiraba de la política. El origen de su dimisión está en la polémica que se desató al conocerse este lunes que había cobrado 520.000 euros por su prejubilación, dentro de un ERE, como empleado de Caja España-Duero, cuando además ya se había cerrado oficialmente el cupo para el resto de la plantilla (cumplió 56 años el pasado 13 de julio y las condiciones se concedían a partir de los 55 años y por orden de nacimiento).

La cuantiosa cifra, añadida a que Fernández Álvarez pasó buena parte de los años indemnizados de excedencia por cargo público –tras afiliarse en 1982, inició su carrera dentro del PSOE ocupando el cargo de secretario de Organización de la Ejecutiva Provincial en 1995-, provocaron un terremoto político en León. Para paliarlo, el también portavoz de los socialistas en el Consistorio había prometido ayer que, de ser elegido como diputado el 20-N, no cobraría nada como diputado.

En un comunicado, Fernández explicaba a principios de semana que la cantidad percibida en la prejubilación “se ciñe escrupulosa y legalmente a las condiciones incluidas en el ERE” que acordó la entidad con los sindicatos en el momento de la fusión entre Caja España y Caja Duero.

El representante del PSOE, con 33 años de antigüedad en la banca –entró a los 18 años en Caja España, donde fue vicepresidente-, precisó entonces que la prejubilación era “la misma, en idénticas condiciones, que la de cualquier trabajador prejubilado en ambas entidades”. El ERE afectó a 825 trabajadores. Ninguno percibió unos emolumentos semejantes.