Aprended de Tintín

Un reportero enseña cómo hacerse famoso en las redes a propósito del famoso personaje de cómic

Cartel de la película Las aventuras de Tintín
Cartel de la película Las aventuras de TintínEUROPA PRESS

Casi todos los partidos políticos cuentan con un community manager, el responsable de cuidar su imagen en las redes sociales aunque, en la práctica, se encargue de recortar las notas de prensa para que quepan en Twitter, meter fotos en Facebook y velar para que no se desmadren demasiado los troles que le atizan todos los días al cabeza de cartel. Aunque el sueño de todo community que se precie es lograr un trending topic (TT), colar un mensaje en las redes que pueda competir con las horteradas de los famosillos o los tres millones de avisos cada vez que mete un gol el Madrid.

Para conseguir ese éxito proliferan las guías y los cursos que pronuncian gurús a precio de riñón. Podrían ahorrarse todo ese esfuerzo y dinero y aprender de Álvaro de Cózar, un periodista de EL PAÍS que ha dado una lección de cómo crear un TT, casi sin proponérselo y sin gastarse un euro. Le ha bastado un poco de ingenio, y la colaboración de tres amiguetes para elevarse al Olimpo tuitero.

Cózar estaba leyendo una reseña del estreno este fin de semana de la película de Tintín y se le ocurrió poner un tuit que decía: “Venga, Tintín, hazte algo pa la web”, en alusión a la dicotomía de su trabajo: unas semanas como enviado especial en Libia, Kenia o Nigeria (como el propio Tintín en sus aventuras de reportero), y otras escribiendo crónicas rutinarias para la edición digital. Tres amiguetes virtuales le siguieron el juego, le pusieron la etiqueta #TintinHoy, y empezaron a sumarse decenas de periodistas con chanzas sobre cómo ejercería hoy la profesión, sus males y sus delirios. La génesis la cuenta detalladamente en su blog @caravinagre, uno de los protagonistas del invento.

El tuit que dio origen a todo.
El tuit que dio origen a todo.

El personaje reportero de Hergé dio pie para la denuncia irónica del abuso de los becarios, la precariedad laboral, la baja calidad de las informaciones, el corta-pega digital, la sumisión a los intereses publicitarios y otras miserias de la profesión periodística. “Tintín, has llegado ya a Syldavia? Te mando por correo los teletipos”; “Hola, buenas tardes, mi nombre es Tintín. ¿Es usted el titular de la línea?”; "¿Que se te acaba la beca mañana?¿Y no te puedes matricular en un postgrado?"; “Tintín, te ha dado el Yeti algún entrecomillado pa titular?”; “No, no, no me jodas. Lo de Botín no me lo metas tan arriba”, son algunos de los tuits de los plumillas, de los que se han publicado ya alguna selección como la de Juan Luis Sánchez

Lo fascinante del caso es que la etiqueta fue retomada a las pocas horas de crearse por tuiteros que nada tenían que ver con el periodismo y empleada como hashtag universal. Lo mismo valía para que los aficionados al cómic de Tintín celebraran el estreno de la película, que para los que criticaban el terrible dato de paro de la EPA (@Rafacereceda “Parece claro que #tintinhoy tendría menos volúmenes 1. Tintin en la redacción 2. El día que le dejaron salir 3. Tintín en el paro”; @Raul_Bocanegra#Tintinhoy sería un tío superformado con dos carreras y tres masters del universo que engrosaría las listas del paro juvenil” )

Y, claro, no tardó en encontrar acomodo en la contienda electoral. Unos y los contrarios se apropiaron del reportero del tupé: @rojas1977 Que te has ido dónde? Al Congo? Y eso dónde coño está? No tienes nada de Rubalcaba?; @arbeloa Tintin vete a cubrir la campaña d Rajoy!! No t molestes en pensar preguntas..no hay ni una sola rueda d prensa prevista. @Pablerra #Tintinhoy estaría en el paro, pero el 20-N estará igualmente en el paro, sin prestaciones y no podrá casarse con su novio de toda la vida.

Álvaro de Cózar, muy a su pesar, se ha convertido en el ídolo de los community manager y símbolo del periodismo de crisis. Pero como los tiempos no están para bromas, por encima de todo quiere aclarar que el día que montó el escándalo en Twitter estaba librando y, jura por Tintín, que los personajes que aparecen en los tuits, incluyendo jefes y superiores jerárquicos, son ficticios y cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS