Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un impuesto al lujo, una ecotasa y acceso gratis a Internet en el programa de IU

El texto con el que la formación concurrirá a las generales está plagado de guiños al 15-M

Propone un "nuevo proceso constituyente" y más democracia participativa

El desembarco del 15-M en la campaña de IU para las elecciones generales, que se hizo patente en la asamblea de convergencia celebrada hace tres semanas en Madrid, ha terminado de concretarse en el programa, cerrado ayer. A propuestas ya conocidas de IU -subida de impuestos a las rentas altas, banca pública, laicidad- se unen otras de nuevo cuño; sobre todo las referidas a fórmulas de democracia participativa y al impulso de un"nuevo proceso constituyente" ante el "agotamiento de un sistema que ha devenido ilegítimo". También otras como "el acceso a Internet gratuito" y universal. Este es un resumen.

  • Plan de empleo. Objetivo: 1,5 millones de empleos nuevos en 2012 y otros tantos hasta 2015. Saldrían de un plan masivo de reforestación de bosques, otro de rehabilitación de viviendas, más ayudas a la dependencia y escuelas infantiles, más inversión en obra pública, acuerdos con empresas de suministro de servicios y la reducción a 35 horas de la jornada laboral (el tiempo extra que ahoracubre el trabajador lo cubriría otro empleado). Todo el plan costaría 40.000millones de euros, que según IU se obtendrían fácilmente con la reforma fiscal.
  • Reforma fiscal. La idea es que, en 2015, la presión fiscal española (31% del PIB) esté en la media de la UE (40%); hay, por tanto, que subir impuestos. Hoy, subraya el programa, solo Eslovaquia, Grecia, Irlanda, Letonia, Lituania y Rumanía tienen una presión fiscal menor que España. El sistema fiscal español tiene tres grandes "injusticias", según IU: que las rentas del trabajo pagan más que las del capital, que las rentas altas pagan progresivamente menos que las más bajas y que las pymes pagan proporcionalmente más impuestos que las grandes.La reforma que se propone va en varias direcciones: el IRPF sería modificado para que las rentas del capital (acciones, dividendos) tributen igual que las del trabajo, y se crearían dos nuevos tipos: el superior subiría del 43% actual al 45%, y las rentas de más de 120.000 euros tributarían un 50%. IU calcula que habría 732.000 contribuyentes afectados (el 4%). También se eliminarían los privilegios fiscales a los deportistas de élite extranjeros y a la Iglesia. El impuesto de sociedades subiría del 30% al 35% para empresas con más de un millón de beneficios. Y habría un "impuesto especial sobre bienes y servicios suntuarios" del 7%. Se aplicaría, por ejemplo, "a la compra de un yate, o de joyas, o de servicios como los de acompañantes de lujo", explica José Antonio García Rubio, responsable de Economía de IU. El programa incluye también un "paquete de medidas de fiscalidad verde" (con un "impuesto sobre bolsas de plástico" y una "tasa por pernoctación en instalaciones hoteleras", similar a la ecotasa que el PSOE aprobó en Baleares en 2001 y el PP derogó en 2003.
  • Lucha contra la economía sumergida y el fraude. Cada año, sostiene IU, el Estado deja de ingresar 90.000 millones por ambos conceptos: 60.000 millones por impuestos evadidos y 30.000 millones por cotizaciones defraudadas. Para combatir esa sangría, el programa propone: más recursos materiales y humanos en el cuerpo de inspectores de Hacienda; una "comisión especial" en el Congreso ante la que tenga que rendir cuentas la Agencia Tributaria cada seis meses; impuestos más altos a las Sicav (sociedades de inversión en las que se refugian grandes fortunas), un impuesto sobre los movimientos de capitales a paraísos fiscales y proponer a la Unión Europea la eliminación del billete de 500 euros por la sospecha de que se usan para operaciones opacas al fisco (en España se encuentra el 18% de todos los que hay en la UE, y los billetes de 500 suponen el 70% de todo el dinero que se mueve en el país).
  • Apoyo a las pymes. Subvención pública del primer contrato a los autónomos: el Estado pagaría el 30% del sueldo del trabajador el primer año y el 20% el segundo año (descontándolo de impuestos). Se propone, por otra parte, que las empresas de servicios a las que las administraciones deban dinero no paguen impuestos a esa administración mientras subsista la deuda (algo que también ha defendido el PP).
  • Banca pública, servicios públicos y sueldos. Nacionalización de las cajas de ahorro, convirtiéndolas en una banca pública. Prohibición de repartir dividendos o bonos en bancos que reciban ayudas públicas. Titularidad "y gestión" 100% públicas de los servicios públicos. Recuperación de empresas privatizadas en los sectores de la energía, el transporte, las comunicaciones, etc. Ningún cargo público cobrará más que el presidente del Gobierno. Y ningún cargo electo percibirá un sueldo más alto que el del funcionario de mayor rango de su administración.
  • Reforma laboral. Jornada de 35 horas sin reducir el salario. Jubilación a los 60 años. Pensiones mínimas de 1.100 euros. Salario mínimo de 1.100 euros (casi el doble que el actual). Eliminación de la figura del becario. Supresión de las empresas de trabajo temporal (ETT).
  • Ayudas a desempleados. Transporte público gratuito y suspensión de todos los procedimientos de desahucio o de corte de suministros (gas, agua, luz) a trabajadores en paro.
  • Dación en pago y moratoria de desahucios. Dación en pago (posibilidad de saldar la hipoteca impagada con la entrega de la casa) con carácter retroactivo para las personas desahuciadas "a consecuencia de la crisis económica". Moratoria que suspenda todos los desahucios de trabajadores en paro, de forma que ningún núcleo familiar quede sin vivienda (podrían seguir en el piso pagando como máximo el 30% de sus ingresos). Creación de un parque público de viviendas en alquiler moderado, viviendas que el Estado obtendría comprando a los bancos el stock que ahora tienen (a precio de coste, no de mercado) y expropiando viviendas vacías.
  • Referéndum obligatorio para cuestiones "trascendentales". El programa propone introducir en la Constitución "las materias que requieren una consulta popular obligatoria, como puede ser la integración en organizaciones supranacionales o la adopción de decisiones económicas trascendentales". Para evitar, por ejemplo, reformas exprés como la pactada por PSOE y PP el pasado agosto y que introdujo en la Constitución -sin referéndum previo- un límite al déficit público.
  • Voto a los 16 y democracia participativa. IU defiende el derecho a voto desde los 16 años y para inmigrantes con dos años de residencia. También plantea crear una "nueva forma de gestión pública" que permita a los ciudadanos participar en la gestión de los servicios públicos a través de audiencias públicas, asambleas de barrio y observatorios populares. No explica hasta qué punto estaría en manos de los ciudadanos la capacidad de decidir. Tampoco en lo que se refiere al "establecimiento obligatorio de gestación, gestión y control participativo de los presupuestos de las administraciones".
  • Revocabilidad de los cargos públicos. Se modificaría la Constitución para permitir que, transcurrida la mitad de la legislatura, cualquier cargo electo (diputado, concejal, alcalde, presidente) pudiera ser revocado del puesto si un 20% del censo lo pide y una consulta popular lo aprueba. Esta fórmula, copiada del régimen bolivariano de Hugo Chávez en Venezuela, es una reivindicación de colectivos del 15-M que IU ha asumido en su programa. El texto, por otra parte, plantea la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.
  • Una nueva Constitución. Otro párrafo con el sello 15-M: Ante el "colapso del modelo" y el "agotamiento de un sistema que ha devenido ilegítimo", IU se siente en la obligación de "impulsar desde la base un nuevo proceso constituyente", que "trabajando dentro y especialmente fuera de las instituciones, logre una Constitución republicana". La aspiración a la III República de toda la vida de IU, pero ahora con compromiso para el corto plazo: la formación promete impulsar ese "proceso constituyente" desde ya. Aunque, por el momento, será a nivel de calle, no de Parlamento, según admiten dirigentes de IU.
  • Educación: fin de los conciertos. El suelo público, solo para colegios públicos. Creación de una Empresa Editorial Pública que garantice gratuidad total de los libros de                                       texto. Supresión progresiva de los conciertos (subvenciones) a los colegios privados concertados. La asignatura de Religión, fuera del horario lectivo. Ningún símbolo religioso en los colegios.
  • Sanidad. Rechazo del copago. Ampliación del catálogo de coberturas sanitarias en los campos de óptica, ortopedia y salud buco-dental. IU no propone ningún sistema nuevo de financiación de la sanidad diferente al actual, que PSOE y PP consideran insuficiente para sostener el modelo.
  • Aborto libre hasta las 24 semanas. El programa defiende que el aborto sea un derecho de la mujer y se garantice su práctica en la sanidad pública "en las primeras 24 semanas" de embarazo (ahora, con la ley aprobada por el PSOE en 2010, es un derecho hasta las 14 semanas, y el PP quiere derogar eso). A partir de la semana 24 también debe garantizarse su práctica, según IU, si hay "peligro para la vida de la mujer". El texto plantea, por otro lado, que los anticonceptivos sean considerados "productos fundamentales para la salud" y paguen, así, un IVA reducido del 4%. Y la inclusión de los procesos de reproducción asistida en el catálogo de prestaciones de la Seguridad Social.
  • Internet gratis para todo el mundo. Por defensa de la "cultura y comunicaciones libres", IU entiende: que no se penalice "el libre intercambio de archivos"; que sea "libre y gratuito" el acceso "a todos los museos, a las mediatecas, hemerotecas, fonotecas y filmotecas"; que haya una "gestión pública de los derechos de autor" y que las empresas operadoras de telecomunicaciones contribuyan a la remuneración de los creadores, "para que esta no se base solo en el canon digital". Además, propone el "acceso a Internet como derecho universal y gratuito para el conjunto de los ciudadanos, hasta la velocidad de 10 megabits". No dice el programa cómo se pagaría eso, aunque sí matiza que "se llevará a cabo priorizando territorios y capas sociales más desfavorecidas". Junto al acceso gratuito a Internet, debe haber, afirma IU, "créditos a largo plazo sin intereses para la adquisición de ordenador y cursos gratuitos de informática".

Más información