Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas desvela hoy su prioridad ferroviaria

España ha presentado cinco proyectos para la red ferroviaria europea básica

Blanco celebrará esta tarde en Barcelona el corredor mediterráneo

El ministro de Fomento, José Blanco, durante su intervención, tras haber firmado con el alcalde de Cuenca, Juan Ávila, un protodolo de colaboración para la integración urbanística del ferrocarril en el municipio de Cuenca.
El ministro de Fomento, José Blanco, durante su intervención, tras haber firmado con el alcalde de Cuenca, Juan Ávila, un protodolo de colaboración para la integración urbanística del ferrocarril en el municipio de Cuenca. EFE

“Una España donde no haya kilómetro cero, donde cada punto del país sea centro y no periferia”, así resumió hace unos meses el ministro José Blanco el espíritu de sus planes en materia ferroviaria. Un espíritu que se ha traducido en que, en el momento de presentar un proyecto a la Comisión Europea para la red básica que será apoyada con fondos comunitarios, España no se decantase por una línea y solicitara cinco proyectos distintos. La Comisión Europea anuncia hoy qué ejes considera prioritarios y, por tanto, cuáles recibirán fondos comunitarios. Tras el anuncio sobre los corredores ferroviarios desde Bruselas, previsto a la una del mediodía, el ministro de Fomento, José Blanco, realizará en Madrid una valoración de los resultados para España. Después viajará a Barcelona donde participará en un acto de la Cámara de Comercio catalana "para valorar la decisión sobre el corredor mediterráneo".

Bruselas ya advirtió de que no habría dinero para todo lo que los países pretenden y solo aquellas ideas que demostrasen ser eficaces para mejorar el transporte de mercancías ferroviario y marítimo y, sobre todo, las que tuvieran un apoyo económico por parte de sus estados saldrían adelante. Las redes incluidas en la red básica recibirán apoyo comunitario, lo cual no significa que serán realizadas íntegramente por la Unión Europea, sino que ésta ofrecerá ayuda financiera y hasta un 10% de los fondos necesarios para hacerlas realidad entre 2012 y 2030, siempre que los Gobiernos de los estados se comprometan a portar el resto del presupuesto.

 

A.- El eje central: Algeciras-Francia por Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Aragón

Este eje ferroviario fue considerado eje prioritario europeo en 2003, cuando la Unión Europea seleccionó por primera vez un mapa de proyectos para mejorar las conexiones transeuropeas. A pesar de estar en aquella lista, ahora debería ser revalidada su presencia en la nueva selección de redes básicas. Según el ministerio de Fomento, este eje “supondrá la conexión más directa e inmediata con Madrid del puerto de Algeciras, tercer puerto del Mediterráneo en tráfico de contenedores y octavo puerto europeo en movimiento de mercancías”. El punto más polémico es su tramo final, para la conexión con Francia, que incluiría la Travesía central del Pirineo (TCP), un túnel de nueva construcción de 40 kilómetros (21 de ellos en territorio español, y el resto, ya en suelo francés) entre Biescas y Pierrefitte. (estudio informativo sobre el TCP). A pesar de llevar años seleccionado como proyecto prioritario, solo se han llevado a cabo estudios previos a su construcción. Las primeras estimaciones señalan que el coste del paso pirenaico sería de entre 6.000 y 8.000 millones de euros y de entre 15 y 20 años de trabajos. Entre los principales defensores de este proyecto está la Fundación Transpirenaica, un lobby dependiente del departamento de Obras Públicas del Departamento de Aragón que ha impulsado estudios y reuniones internacionales en defensa de la TCP. Al margen del túnel, l resto del eje está ejecutado al 80% (aunque algunos trozos requieren mejoras), y queda pendiente el tramo entre Algeciras y Boadilla.

 B.- El corredor mediterráneo: Algeciras-Francia por Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña

El gran eje por el litoral se quedó fuera de la lista de prioridades europeas en 2003, a pesar de que transcurre por seis importantes puertos de mercancías. En esta ocasión era, sin embargo, el proyecto con los apoyos más visibles, ya que, capitaneados por el lobby Ferrmed, tanto políticos como empresarios de las comunidades por las que transcurre llevan meses organizando actos de apoyo. Según señaló el ministro José Blanco, en 2012 un tercio del corredor estará completado. Hasta ese año, dijo, se habrán invertido 10.000 millones en el mismo. Hasta Murcia estará prácticamente completo en 2014. De Almería a Algeciras, el tramo más peliagudo, no hay fecha ni presupuesto concretado, aunque sí un trazado alternativo por Granada. Sus defensores dicen que de este eje, que ha sido marginado desde hace décadas, salen el 60% de las exportaciones a Europa y que los territorios por los que transcurre acumulan el 60% del tráfico portuario de España, el 48% de la producción industrial y beneficiaría directamente a casi la mitad de la población del país. Constaría de 1.300 kilómetros y supone, dice Ferrmed, el camino más corto para conectar el norte de África con Francia. Los fabricantes de automóviles Ford (con fábrica en Almussafes) y Seat (con plantas en Martorell y Zona Franca de Barcelona) han defendido la necesidad de una conexión ferroviaria rápida con los puertos y el resto de Europa, ya que supondría un claro abaratamiento de las exportaciones. 

C.- Los otros ejes: El eje Atlántico, el Mediterráneo-Cantábrico y el Atlántico-Mediterráneo

Aunque la mayor batalla de influencias se ha librado entre el eje central y el corredor mediterráneo, otros tres proyectos han viajado a Bruselas para ser evaluados. Según ha defendido Blanco, que se realicen los cinco corredores servirá para que en lugar de ejes, en España se pueda hablar de una configuración ferroviaria en red mallada, que llegará al mayor número posible de puertos de la península. Aunque Fomento no ha presentado a la prensa los trazados concretos o las inversiones previstas de estos tres recorridos que ha llevado a la Unión Europea, a grandes rasgos, el primer eje, el Atlántico, conectará el Atlántico con el Cantábrico (pasando por Portugal y el País Vasco); el segundo, el Mediterráneo-Cantábrico, conectará el País Vasco con Tarragona pasando por Zaragoza; y el tercero, el eje Atlántico-Mediterráneo, comunica Valencia con Sines (Portugal) pasando por Extremadura.

España, a la cola de la UE

JOAQUÍN GIL

El Gobierno no quiere perder el tren del transporte ferroviario de mercancías, que concentra en España el 4% de los movimientos comerciales, el nivel más bajo de la UE, donde el ferrocarril implica de media al 18% de las transacciones, según Eurostat. Alemania, alias la locomotora europea, donde el 26% de los negocios viajan en tren, encabeza la lista de Estados que apuesta por un medio de transporte limpio y eficiente.

Las prisas de España por ponerse al día suscitan una pregunta: ¿Es posible asumir las inversiones en pleno tsunami de tijeretazos? El socialista Rafael Simancas sostiene que, de mantenerse el ritmo inversor del Gobierno, sólo en desde 2004 ha invertido 10.000 millones en el corredor mediterráneo (de un total de 51.300), España culminará su red ferroviaria en 2024. Los defensores del ferrocarril esgrimen sus ventajas: bajos costes, escaso impacto ambiental y limpieza. Y aluden a las cifras: Las redes ferroviarias son ocho veces más eficientes energeticamente que el transporte por carretera y 600 que el aéreo. Si el tren centrase el 10% de los movimientos de mercancías en 2020, como prevé el Ministerio de Fomento, España se ahorraría al año el consumo equivalente a 460.000 hogares y 1,3 toneladas de emisiones de CO2, que es lo que producen un millón de viviendas. También, se atajarían gastos externos por valor de 233 millones, según un informe de la consultora PWC.

Más información