Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Global Progress

Líderes políticos reclaman al G-20 un pacto social contra la crisis

La conferencia Global Progress reúne en Madrid a 16 mandatarios mundiales

Varios de los asistentes a la conferencia Global Progress. Ampliar foto
Varios de los asistentes a la conferencia Global Progress.

Una respuesta progresista a la crisis económica. Es lo que exigen al G-20 un grupo de 16 mandatarios y exgobernantes de diversos países que participan en la conferencia Global Progress, que comenzó ayer y termina hoy en Madrid, organizada por la Fundación Ideas, vinculada al PSOE, y el Center for American Progress.

Los 16 políticos —entre los que se encuentra el ex primer ministro británico Gordon Brown; el candidato del PSOE a La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva— firman una petición dirigida a las 20 grandes potencias económicas en la que presumen de los logros socialdemócratas (“avances espectaculares en salud pública, bienestar, educación y crecimiento inclusivo”). Y se quejan de la deriva de las políticas internacionales: “A pesar de los compromisos adquiridos hace tres años en la cumbre inaugural de los líderes del G-20 en Washington DC, estos logros están en peligro”.

Los firmantes reclaman “políticas que promuevan oportunidades de trabajo para los jóvenes y los parados de larga duración”, el impulso de la renovación industrial para proteger los empleos y la transformación del “bienestar en oportunidades”. Hacen 10 peticiones concretas a los líderes que se reúnen en Cannes el próximo noviembre: les exigen un nuevo pacto global para el crecimiento y les aconsejan la vinculación de crecimiento y empleo.

Los asistentes a la conferencia piden que se haga “de la creación de buenos empleos un objetivo directo y no un efecto secundario de otras iniciativas políticas”, solicitan apoyo a los emprendedores, que se aumente la inversión en investigación e innovación, mejorar el acceso a la educación e incrementar los derechos de los trabajadores. Quieren también “una fiscalidad más justa” y la promoción de la reforma de las estructuras europeas de gobernanza económica.

La conferencia Global Progress, de la que sale un diccionario que redefine 55 términos del progresismo, es además un buen escaparate para los socialistas españoles. El ex primer ministro británico Gordon Brown afirmó ayer que “el legado de Zapatero” en derechos será recordado por las próximas generaciones, no solo en España sino en todo el mundo.

Los logros del progresismo están en peligro, según los mandatarios

“No conozco ningún país que haya avanzado tanto en tan poco tiempo en el reconocimiento de derechos”, afirmó cuando participaba en un panel titulado Un pacto para el crecimiento global junto a otros líderes socialdemócratas, entre ellos el expresidente Felipe González, el excanciller austriaco Alfred Gusenbauer, el presidente del Partido Socialista Europeo y ex primer ministro danés, Poul Nyrup Rasmussen, el ex primer ministro húngaro Gordon Bajnai y el ministro de Hacienda sudafricano, Pravin Gordhan.

Brown defendió un gran pacto entre Occidente y el resto de países para resolver el desequilibrio en la economía mundial, “fruto de un Occidente consumidor y un Oriente productor”, y defendió que el G-20 aborde la reforma del sistema financiero. Propuso crear una Carta de Derechos y Responsabilidades, que defina las obligaciones de unos países con otros.