Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin noticias de las cooperantes españolas secuestradas en Kenia

MSF no ha podido contactar con Montserrat Serra y Blanca Thiebaut e ignora su paradero

El presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF) en España, José Antonio Bastos, durante la conferencia de prensa que ha ofrecido hoy en Madrid.
El presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF) en España, José Antonio Bastos, durante la conferencia de prensa que ha ofrecido hoy en Madrid. EFE

Médicos Sin Fronteras desveló ayer la identidad de la segunda cooperante secuestrada el jueves en el campo de refugiados de Dadaab, en el norte de Kenia. Se trata de la madrileña Blanca Thiebaut, ingeniera agrícola de 30 años. Ella y su compañera, Montserrat Serra, sufrieron un ataque en el que resultó herido el conductor que las acompañaba, que, según la ONG está hospitalizado y fuera de peligro. El presidente de la ONG en España, José Antonio Bastos, informó ayer en una conferencia de prensa que la organización todavía no ha podido establecer contacto con las cooperantes y dijo desconocer la autoría del secuestro y el lugar exacto en el que se encuentran.

La familia de Blanca Thiebaut, con la que este diario trató de hablar ayer por teléfono, no quiso hacer declaraciones y se remitió a la información que pudiera facilitar MSF. Mostraron, no obstante, su extrema preocupación por el estado de la joven. Serra y Thiebaut llevaban poco más de un mes en Ifo (uno de los tres campos que componen Dadaab) trabajando como logistas. Desde que el jueves se produjo el ataque, la ONG ha retirado a los 49 cooperantes internacionales que trabajaban de Dadaab –algo habitual cuando tienen lugar este tipo de “incidentes”, según explicó Bastos- Ahora en el campo de refugiados solo quedan prestando asistencia 343 trabajadores locales.

Thiebaut se presenta a sí misma en un perfil social como gestora medioambiental especializada en desarrollo sostenible. Estudió Ingeniería Técnica Agrícola en la Universidad Politécnica de Madrid y posteriormente realizó un máster en gestión medioambiental en la Universidad de Queensland, en Australia. También tiene un diploma en Política por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Londres. Entre 2007 y 2008, la cooperante trabajó en la empresa Tragsatec, especializada en actividades de ingeniería, consultoría y asistencia técnica en materia agrícola, forestal, de desarrollo rural, de medioambiente y de medio marino.

Bastos pidió “prudencia y discreción” para poder solventar cuanto antes el secuestro y apenas proporcionó información, “por motivos de seguridad”. A esa misma prudencia apeló el portavoz del Gobierno, José Blanco, que tras la reunión del Consejo de Ministros advirtió de que el Gobierno solo hablaría sobre el secuestro si “había información”. El dirigente de MSF en España sí reconoció que se ha formado un comité de crisis y que MSF está en contacto con el Ministerio de Exteriores y las autoridades de Kenia. No así con las de Somalia, país al que se sospecha que han podido ser trasladadas las dos cooperantes.

El presidente en España de MSF aseguró que no había ningún aviso previo sobre un aumento de la inseguridad en el campo de refugiados de Dadaab, aunque sí dejó claro que sabían que se trata de una zona "de alto riesgo”. En septiembre un británico y una francesa fueron secuestrados en la frontera entre Kenia y Somalia. Bastos alertó de que el secuestro no solo ha puesto en peligro a las dos cooperantes, sino que también supone un riesgo para la asistencia de los miles de refugiados a los que la organización presta ayuda humanitaria.

Más información