Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos exreclusos de ETA escenifican la adhesión del colectivo al Acuerdo de Gernika

Uno de ellos, Agiriano Elertxuri, ha pasado 30 años en la cárcel por el asesinato, en 1980, de dos personas, una de ellas un niño de 13 años

“Bake Bidean”. Esas dos palabras presidieron la austera pero cuidada escenografía que utilizó la izquierda abertzale para mostrar la adhesión del colectivo de presos de ETA al Acuerdo de Gernika. Significan “En el camino de la paz”, y en el primer aniversario de la firma original del acuerdo (Gernika, 25 de septiembre de 2010) el peso principal del aniversario lo llevaron dos expresos de ETA. Con su firma escenificaron que la mayoría de los presos de la banda terrorista están en la línea de apoyar el fin de la violencia.

Jon Agiriano salió al escenario y rubricó el acuerdo. La proyección se detuvo y apareció la llama que simboliza el recuerdo permanente de los presos de ETA. Agiriano Elertxuri, que salió de la cárcel el pasado 3 de mayo después de 30 años interno, tiene 69 años. Fue encarcelado por los asesinatos de José María Piris, un niño de 13 años que murió al golpear un artefacto explosivo en la calle, y del marmolista José Arcedo Quiles, en Escoriaza (Guipúzcoa), el 24 de marzo de 1980. Compartió la primera fila con el coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta, con el de EA, Pello Urizar, y con el máximo representante de Alternatiba, Oskar Matute. Junto a Agiriano firmó la también exreclusa de la banda Gloria Rekarte, que fue condenada a 28 años de cárcel por participar en cuatro atentados en Pamplona; en dos de ellos fallecieron un policía y el propietario de una cafetería.

La izquierda abertzale aprovechó el acto para recriminar la “actitud soberbia” del Estado, que no modifica la política penitenciaria y sigue practicando las torturas contra los detenidos. “Esas actitudes y esa política son el mayor peligro que tiene el proceso”, criticaron. El resto de los partidos le respondieron que la única que tiene que moverse es ETA. El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, dijo en Mondragón, Gipuzkoa, que “en este momento los únicos que tienen que acabar de moverse definitivamente es el mundo de ETA y de la izquierda abertzale”. En la misma línea, el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, aseguró que el mundo abertzale sólo se ha movido cuando “estamos juntos exigiendo democráticamente que se muevan, y es lo que tenemos que seguir haciendo”.

La diputada de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, criticó que el Acuerdo de Gernika está “conocidamente tutelado” por ETA, y en él se pide amnistía para los presos, pero “no exige la disolución de la banda”.