Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres del PSOE batallan para mantener su poder en las listas

Diputadas del PSOE se sienten relegadas en las listas electorales ante los hombres

Con la pérdida de votos prevista, calculan que bajarán de los actuales 73 escaños a 38

Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, durante el mitin de Valencia. Ampliar foto
Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, durante el mitin de Valencia.

“¿Por qué tenemos el aval de muchos militantes en las agrupaciones y los secretarios provinciales nos bajan o nos quitan de las listas?”. Esta pregunta la hacía en alto una diputada del PSOE en medio de un grupo de compañeras parlamentarias en su misma difícil situación. Todas las alarmas se han disparado entre las mujeres socialistas al constatar que en  los aparatos provinciales, aunque cumplen formalmente la Ley de Igualdad por la que en las listas electorales debe haber paridad, es decir ningún sexo por encima del 60% ni por debajo del 40%, su representación real caerá si se cumplen los malos augurios electorales.

Según los cálculos que han elaborado un grupo de diputadas socialistas, su presencia podría bajar casi un 50%. En las elecciones de 2008 fueron elegidas 73 mujeres en las candidaturas del PSOE (43%). Ahora, con la merma previsible de votos y el orden en el que van, podrían pasar a 38 o 40 sobre una proyección total de diputados que bajaría de los 169 existentes a solo 125. Los hombres diputados son ahora 96 (57%) y serían tras el 20-N, con esos cálculos, 87. Es decir, perderían solo un 10% de escaños.

La fórmula que aplican los aparatos provinciales consiste en cumplir en cada tramo de cinco candidatos la paridad, pero habitualmente se coloca a los hombres en la parte alta. Así, en circunscripciones en las que en 2008 salieron cinco diputados y ahora solo se prevé que tres obtengan escaños, estos pertenecerían a hombres.

Otra modalidad sería colocar a una mujer cabeza de lista, por ejemplo Trinidad Jiménez en Málaga, seguida de tres hombres de segura salida; y donde la siguiente mujer no tendría opciones de entrar en el Congreso.

En el País Vasco y Castilla-La Mancha es previsible que solo salgan hombres

La consternación es enorme entre muchas diputadas socialistas. Porque, además, se ha colocado en situación muy difícil a parlamentarias muy reconocidas que han sido portavoces de área en esta legislatura. Y se citan bastantes nombres: Marta Gastón, portavoz de Economía; Cándida Martínez, portavoz de Educación; Ana Fuentes, de Vivienda; Carmen Juanes, viceportavoz de Justicia; Pilar Grande, portavoz de Sanidad; Juana Serna, portavoz de Innovación; Francisca Medina, portavoz de Discapacidad; Lourdes Muñoz, de Innovación. También Ana Cano, adjunta de Consumo y otras números dos, como Mirian Muñoz y Gloria Gómez Santamaría, están en estos momentos lejos de los lugares de salida.

Si no hay rectificación, la comisión federal de listas, es decir, el aparato central de Madrid, tomará una decisión definitiva en una reunión que se convocará a primeros de octubre. Eso sí, a sabiendas de que el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, y su número dos, Elena Valenciano, defienden al máximo la paridad y están reclamando más cabezas femeninas que nunca. De hecho, ya existe una decena de listas que liderarán mujeres, como Córdoba, Valladolid, Almería, Málaga, Zaragoza, Pontevedra, Ourense, Valencia, Alicante y Barcelona.