Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre la reivindicación y el desmarque

La ponencia que Rubalcaba llevará a la Conferencia Política del PSOE defiende el mandato de Zapatero pero introduce cambios. El partido detallará las medidas

Rubalcaba y Esperanza Aguirre, tras la firma de varios convenios para mejorar la seguridad en Madrid Ampliar foto
Rubalcaba y Esperanza Aguirre, tras la firma de varios convenios para mejorar la seguridad en Madrid

El “documento marco” que la Conferencia Política del PSOE debatirá entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre para moldear el programa electoral es un reflejo de la doble condición de su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba. Firme defensor del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del que formó parte hasta julio, Rubalcaba debe abanderar ahora sus propias propuestas. El texto pendula entre la reivindicación de estos siete años y la presentación de medidas que rompen con él. De fondo, un guiño a la tradición más socialdemócrata del partido; en la letra, medidas aún vagas —de la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida, por ejemplo, se dice que es fundamental pero no se propone nada concreto— y otras que irán desgranándose en las próximas semanas. Este es un resumen.

DÉFICIT

Liberalizar mercados de bienes y servicios

El objetivo es “una economía sana”, sin “desequilibrios”. Para controlar el endeudamiento privado y aumentar la competitividad hay que “seguir liberalizando los mercados de bienes y servicios”. Para contener la deuda pública, limitar el déficit. “La estabilidad presupuestaria es un principio hoy más necesario que nunca, porque el endeudamiento público excesivo es un freno a las políticas públicas”. El documento sostiene que el principio de estabilidad no es nuevo, que lo incorporó el PSOE cuando España entró en la UE, y que solo el PP convirtió después ese objetivo “razonable” en “el dogma del déficit cero”. “Constitucionalizar” el principio “era necesario”. Unas páginas más arriba, el texto sentencia: “Los ciudadanos no quieren que su vida la organice y la dirija el mercado. Quieren que la política sea autónoma”.

IMPUESTOS

Bancos y grandes fortunas

Es urgente, dicen los socialistas, reformar el sistema fiscal para que “los que más tienen contribuyan de forma más visible”. El texto avanza dos nuevos impuestos, ya anunciados por Rubalcaba: uno sobre “las grandes fortunas” —sin concretarlas aún en cifras— y otro a los bancos. El primero sería de carácter estatal, de forma que las comunidades no puedan suprimirlo. Hasta que se cree, funcionaría el de patrimonio (que el Gobierno va a reactivar en breve, modificado, después de suspenderlo en 2008).

El impuesto sobre los bancos se aplicaría cuando termine la reestructuración del sector (teóricamente, en 2012). Aunque Rubalcaba volvió a decir ayer que es un impuesto “sobre los beneficios” de los bancos, en realidad gravaría “los pasivos”; pero descontando el capital propio y los depósitos “para que los bancos no acaben repercutiéndolo en los clientes”, explica un portavoz del PSOE.

ENERGÍA

Apoyo a las renovables, vaguedad sobre la nuclear

El documento marco aboga por una “reforma gradual y profunda del mercado eléctrico”, potenciando las energías renovables con un “régimen estable de apoyo”. La referencia a las nucleares es tan vaga que ni las menciona —la propuesta es “disminuir la presencia de energías con un potencial de riesgo que, aunque sea de previsión extraordinaria, ha conocido ya, fuera de nuestras fronteras, ejemplos destructivos de alcance universal”, en aparente alusión a Fukushima—, aunque un portavoz del PSOE asegura que el compromiso es el que ha deslizado estos días el candidato: ir cerrando las centrales nucleares cuando terminen “su vida útil”.

En el capítulo de “sostenibilidad ambiental” el equipo de Rubalcaba anuncia que modificará “la legislación vigente” para “garantizar” el acceso al agua de todos los ciudadanos y el “mantenimiento de los ecosistemas fluviales”. Una propuesta que se detallará también en las próximas semanas, según el PSOE.

AGENTES SOCIALES

Cambios en los salarios y control de los bonus

El “pacto global de rentas” que Rubalcaba planteó a empresarios y sindicatos debería conllevar, dice el texto, que la subida de los salarios pase a estar ligada no solo al IPC sino a “la productividad o las condiciones de competitividad de la empresa o el sector”; pero también que los empresarios se comprometan a “reinvertir beneficios” y que exista “un tratamiento paralelo entre los incrementos salariales pactados para los trabajadores y los incrementos de las retribuciones de gestores y directivos”, para acabar con el “indecente espectáculo” de los “bonus, pensiones o reparto de beneficios escandalosos”.

MERCADO LABORAL

Penalizar la temporalidad

Un mes después de que el Gobierno decidiese volver a la temporalidad para activar el empleo —“Preferimos un empleo temporal antes que un parado”, dijo el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, tras el Congreso de Ministros del 26 de agosto que acordó suspender durante dos años los límites a la temporalidad y ampliar los contratos de formación—, Rubalcaba se plantea “poner fin” a una temporalidad que “distorsiona” el mercado de trabajo. El documento marco propone endurecer las condiciones para poder hacer contratos temporales, aproximar los costes de temporales e indefinidos y penalizar fiscalmente —a través de la cotización por desempleo— a los empresarios que más recurran a la temporalidad.

También promete “flexibilizar el sistema educativo” para que puedan volver a él los jóvenes parados sin formación. Para los que sí tengan cualificación profesional, un contrato de prácticas “más flexible” y un “programa de primera experiencia profesional” a través de “contratación temporal”.

SERVICIOS PÚBLICOS

Ni copago sanitario ni barreras entre regiones

El PSOE promete servicios públicos “universales” y “gratuitos”. Para garantizar que los españoles tendrán acceso a ellos con igualdad “en todo el territorio estatal”, y eliminar duplicidades, el texto plantea “derribar barreras territoriales” en la prestación de servicios (no precisa cuáles).

El sistema sanitario, la joya de la corona del Estado del bienestar, seguirá siendo “público, universal y gratuito”; habrá “reformas” para garantizar su “sostenibilidad”, pero “sin introducir el copago, ni cerrar hospitales, ambulatorios o quirófanos, ni reducir camas hospitalarias”. En educación, se pondrá en marcha “un nuevo sistema de acceso a la docencia”, que ya había avanzado Rubalcaba: los profesores deberán hacer dos años de prácticas pagadas antes de tener plaza, como los médicos del MIR. También se modificará el sistema de “selección y acceso” de los jueces.

Dentro de las medidas de igualdad está la de “reactivar” la ampliación del permiso de paternidad. Zapatero lo amplió primero a 15 días y prometió extenderlo a un mes, pero esto último quedó suspendido por la crisis; Rubalcaba lo recuperaría ahora, aunque no pone fecha al compromiso. La “tendencia” a largo plazo es “la plena equiparación de los permisos entre madres y padres”.

VIVIENDA

Reactivar el sector

Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el PSOE quiere cambiar el modelo productivo apoyando, a la vez, “la reactivación del sector” inmobiliario para evitar su hundimiento. Anuncia un “nuevo plan de vivienda” que impulsará el alquiler y la rehabilitación, pero también la construcción.

DEMOCRACIA

Reforma electoral pero sin tocar la proporcionalidad

La “reforma de la legislación electoral” que recoge el documento marco no va encaminada a aumentar la proporcionalidad para que todos los votos valgan lo mismo —algo que reivindican IU, UPyD y el 15-M— sino a reforzar “la vinculación entre cada representante y sus electores”, emulando el modelo alemán. También se propone una “ley de transparencia” que obligue a publicar todo lo referido a sueldos públicos, contratos, subvenciones, urbanismo y gestión patrimonial de las instituciones. Para combatir la corrupción, una agencia conjunta de Administración central y comunidades autónomas “asumirá la aprobación” de los planes locales de urbanismo, “a partir de sus efectos sobre intereses supralocales”.