Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANUEL CHAVES | Vicepresidente Segundo del Gobierno

“Lo más discutible es la urgencia de la reforma, pero es una situación inédita”

El vicepresidente admite que el peor momento para el Gobierno fue la reforma laboral y de pensiones

Admite que la reforma constitucional es difícil de explicar a un mes de la disolución de las Cámaras

Manuel Chaves, en un momento de la entrevista. Ampliar foto
Manuel Chaves, en un momento de la entrevista.

A Manuel Chaves (Ceuta, 1945), como a todo el Gobierno, con la excepción de Elena Salgado, le sorprendió la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de reformar la Constitución para introducir la estabilidad presupuestaria. Chaves entiende que es difícil explicar esa medida cuando falta menos de un mes para disolver las cámaras. Pero está convencido de su necesidad.

Pregunta. ¿Cuando escuchó a Zapatero anunciar la reforma constitucional pensó que la situación económica era mucho peor de lo que todos creían?

Respuesta. Sabía que la situación era muy difícil. El presidente nos había adelantado que en el debate iba a anunciar medidas muy importantes, y lo hizo con la reforma constitucional para limitar el techo de gasto. A partir de ahí, considero que es una medida necesaria y que se justifica por la situación económica excepcional que vivimos.

P. Pero una reforma que no se va a aplicar hasta dentro de nueve años ¿no podía esperar unos meses a que se celebraran las elecciones?

R. Sé que es una medida dura, difícil de explicar cuando faltan días para la disolución del Parlamento. Pero era absolutamente necesario enviar un mensaje de tranquilidad a los mercados y a los inversores con los que estamos endeudados, teniendo en cuenta que España tiene deuda a largo plazo.

La transformación de los mercados es el principal reto que le queda a la izquierda”

P. En su propio partido se han levantado voces críticas por plantearse tan repentinamente y tramitarse con urgencia.

R. Lo más discutible es la urgencia de la medida. Pero hay que entender que vivimos una situación inédita que requiere medidas excepcionales.

P. Algunas voces en su partido la califican de “derechas”.

R. No hay que caer en el dogmatismo. Si no impide ni recorta las políticas sociales y respeta la autonomía financiera, no deberíamos preocuparnos.

R. Hace unos meses, el Gobierno rechazó expresamente esta medida. ¿Por qué ahora?

R. La situación de los mercados es tan cambiante que nadie puede decir que no vaya a adoptar una medida. No estaba prevista hace un mes. Tampoco la subida de la prima de riesgo. Tomar medidas de envergadura cuando se van a disolver las Cortes es lo más complicado, a no ser que se tomen con consenso. Hay que tratar de ampliarlo más allá del PP.

Me arrepiento de lo que dije sobre no presentarme, se prestó a ser manipulado”

P. ¿No ha habido un choque de intereses entre el presidente del Gobierno y el candidato?

R. Coinciden en lo fundamental entre ellos, en que hay que hacer todo lo posible para que los mercados no nos vuelvan a situar en posiciones difíciles. El candidato es el más interesado en que se recupere la economía.

P. ¿Gobiernan los partidos o los mercados financieros?

R. Los que dicen que los mercados mandan demasiado e incluso sobre los Gobiernos tienen algo de razón. Es una sensación generalizada. El gran reto de la izquierda europea es la reforma de los mercados. Tiene que regularlos, porque la desregulación es la que ha conducido al poder excesivo de los fondos de inversión y en los bancos, con poco contrapeso de los Gobiernos. Hay que gravar las transacciones financieras y reformar las instituciones internacionales, empezando por las agencias de calificación.

La desregulación ha conducido a un poder excesivo de bancos y fondos”

P. ¿Lo veremos o nos tenemos que acostumbrar a la permanente convulsión?

R. Si la izquierda europea no adopta una estrategia en el plazo de cuatro años, habrá perdido toda su credibilidad. La reforma de los mercados es el principal reto que le queda a la izquierda.

P. ¿Qué opina de celebrar un referéndum?

R. Desde el punto de vista constitucional no es necesario. Además, ¿habría gran participación en un referéndum sobre la limitación del techo de gasto? Ante la situación que vivimos, ¿por qué los parlamentarios no asumen su responsabilidad ante la ciudadanía? Es lo que debemos hacer en estos momentos.

P. ¿Cree que debe retomarse el impuesto de patrimonio?

R. Apoyo la propuesta de Alfredo [Pérez Rubalcaba] de recuperar el impuesto de patrimonio y de aplicar un impuesto sobre las grandes fortunas del país. Además de justo, es positivo en la lucha contra el déficit.

Los que dicen que los mercados mandan sobre los Gobiernos tienen algo de razón”

P. ¿Sobran las Diputaciones?

R. O se transforman radicalmente o mueren. La propuesta de Rubalcaba es razonable, en la dirección de una transformación intensa para que sean menos caras y más eficaces.

P. El PP dice que el PSOE quiere eliminar ahora las diputaciones porque ha perdido el control de muchas, tras el 22-M.

R. La crítica puede tener cierto fundamento, pero también es verdad que antes no existía una crisis tan grave y que exige tomar medidas drásticas de austeridad.

P. ¿No cree que el problema de Rubalcaba es que a cada propuesta que hace le conteste el PP por qué no lo hizo en el Gobierno?

R. Es un reproche demagógico. Rubalcaba plantea propuestas para los próximos cuatro años. Estos años se han aprobado reformas y si Zapatero no las hubiera puesto en marcha, Rubalcaba no hubiera podido anunciar nuevas medidas.

P. La vicepresidenta Elena Salgado y usted han abierto la puerta a no volver a presentarse. ¿No suena a desbandada?

“El peor momento del Gobierno fue la reforma laboral y la de las pensiones”

R. Me arrepiento de la reflexión que hice, porque se ha prestado a ser manipulada.

P. Griñán le ha ofrecido ser diputado por Cádiz. ¿Acepta?

R. Tengo fuerza para llevar a cabo lo que me quieran encomendar. Ese no es el problema

P. ¿Cuál es?

R. Hay que dar paso a otros compañeros. La decisión la adoptaré en septiembre.

P. Algunos dicen que hay dos Zapateros distintos.

R. Hay un único Zapatero con dos situaciones distintas. Su primera legislatura estuvo marcada por una política de vanguardia en los derechos sociales y civiles en Europa, y eso va a quedar ahí. Está pendiente de análisis la segunda, marcada por una crisis sin precedentes, que ha llevado a tomar medidas impensables y ha provocado incomodidad en el PSOE cuando se ha visto que parte de nuestro electorado no las ha asumido.

P. ¿Van a poder recuperar el electorado perdido?

Es difícil ganar las elecciones con cinco millones de parados. Con el PP será peor”

P. Requiere tiempo. Pero las medidas que ha adoptado Zapatero son valientes, pero que las tiene que tomar un gobernante si se quiere calificar como tal.

P. ¿Es esta una legislatura frustrada para el PSOE?

R. Nadie había previsto una crisis como esta. Ha sido duro, pero los ciudadanos nos han elegido para tomar medidas contra ella. Y lo que nos queda es demostrar liderazgo en momentos difíciles. Sé que es difícil ganar unas elecciones con cinco millones de parados y convencer de que las reformas son necesarias para crear empleo. Pero con el PP la situación será mucho peor cuando, además, nadie conoce sus propuestas.

P. ¿Cuál ha sido el peor momento de este Gobierno?

R. La reforma laboral y la de las pensiones.

P. ¿Pueden dar aún la vuelta a las encuestas?

R. Sí, si ejercemos capacidad de liderazgo. El PP gobierna en diez comunidades. No le hemos visto una iniciativa cuando tiene competencias sobre el empleo. Las propuestas de nuestro candidato son mucho mejores. Y, además, es mejor porque tiene más credibilidad. Es la gran baza que tenemos.

Rajoy tiene que explicar Gürtel y su alternativa a los problemas del país”

P. ¿Qué le pareció el adelanto electoral?

R. Me hubiera gustado agotar la legislatura. Pero una vez abierto el debate sobre el adelanto, había que tomar una decisión tajante para superarlo y centrarnos en otros temas.

P. ¿Tiene el candidato tiempo para dar la vuelta a la situación?

R. Alfredo es creíble y Rajoy, no. Ofrece alternativas y Rajoy, no. Alfredo cree que puede ganar, tiene un proyecto y eso es fundamental. Van a ser unas elecciones muy reñidas, aunque admito que son muy difíciles porque tenemos cinco millones de parados. Ganará quien sea más creíble en las alternativas al reto del paro, y Alfredo las tiene.

P. ¿Cree que Andalucía debe adelantar las elecciones para hacerlas coincidir con el 20-N?

R. Cuando las hicimos conjuntas fue una decisión muy criticada, porque se decía que Andalucía perdía autonomía. Ahora se dice que va en contra de la austeridad. Hay argumentos a favor y en contra. Es una decisión a respetar y asumir.

P. ¿Griñán hubiera sido su sucesor en Andalucía si el proceso se hubiera producido ahora?

R. Ahora hubiera sido el peor momento para llevar a cabo la sucesión.

Los hijos de los gobernantes tienen muchas dificultades a la hora de trabajar”

P. ¿Está pendiente la renovación en Andalucía?

R. La renovación no se agota en pocos meses. Es un proceso largo, en el que está comprometido el PSOE andaluz.

P. ¿Rajoy está obligado a explicarse sobre Gürtel al conocerse que financió una parte de su campaña de 2008?

R. Rajoy lo tiene que explicar todo porque no ha explicado nada. Tiene que explicar Gürtel y sus alternativas a los problemas de este país, que nadie conoce.

P. ¿Tras lo ocurrido con su hijo [que trabajó en una empresa que buscó contratos en la administración andaluza], le aconsejó que trabaje en otro sitio?

R. Le he dicho que no se preocupe. Que siga con su trabajo. Los hijos de los responsables gubernamentales tienen muchas dificultades a la hora de desarrollar su actividad profesional. Los míos las han tenido.