Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy trata de desactivar la rebaja del Gobierno del IVA de la vivienda

El líder del PP dice que si llega al poder extenderá hasta 2013 la reducción al 4%

Si alguien quiere comprarse una vivienda va a tener aún más difícil decidir cuándo da el paso. Gobierno y oposición se han empeñado en una carrera de modificaciones fiscales que añaden una incertidumbre extrema a la hora de afrontar esa inversión.

El Ejecutivo aprobó el viernes la rebaja del IVA del 8% al 4% para la compra de vivienda nueva. Se trata de una medida temporal que solo se aplicará hasta final de año con el objeto de dar salida al abultado stock de casi 700.000 viviendas. Pero el líder del PP, Mariano Rajoy, PP, en un golpe de efecto, anunció ayer en el Congreso que si llega al poder extenderá esa rebaja del IVA 12 meses más, es decir, que estará en vigor durante todo el año 2012.

Este anuncio se une a la promesa electoral del PP, reiterada ayer por Rajoy desde la tribuna parlamentaria, de reintroducir la desgravación fiscal para la compra de vivienda que el Gobierno eliminó para las rentas medias y altas (superiores a 24.000 euros) a partir del 1 de enero pasado. La medida tendría carácter retroactivo, es decir, afectaría a las operaciones realizadas en este año.

Al extender la rebaja del IVA el PP consigue dos objetivos: evitar que se le acuse de falta de iniciativa y desactivar en parte el efecto tirón de ventas que pretendía el Gobierno en el último cuatrimestre, ya que los potenciales compradores pueden tener la tentación de esperar a después de las elecciones del 20 de noviembre, hasta que se clarifique el panorama fiscal, para adquirir su piso.

La reducción estará limitada a vivienda habitual y hasta un determinado precio

La medida del PP no será indiscriminada, es decir, se aplicará en principio solo a la primera vivienda habitual y a pisos hasta un determinado precio, aunque Rajoy no concretó cuáles serían esas limitaciones.

Pero el y yo más del PP no solo supone una respuesta a la medida más atractiva del último paquete de reformas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sino todo un desafío fiscal por la merma de ingresos que supondrá para las arcas del Estado. Y es que aunque es difícil cuantificar el impacto que sobre las cuentas públicas tendrían ambas medidas combinadas, podrían suponer solo en 2012 una reducción de ingresos de 4.000 millones de euros, parcialmente compensados por una hipotética reactivación del sector urbanístico, según algunos expertos inmobiliarios.

Solo la reducción del IVA, supondría una disminución de 1.470 millones de euros, tomando como referencia el gasto en vivienda sujeto a IVA de 2010, de 36.685 millones. Para compensar esa caída, el cálculo, aunque no exacto, es muy sencillo: habría que vender el doble de viviendas, como reconoció el propio Zapatero.

Rajoy hizo esta nueva promesa electoral pese a criticar duramente la política de improvisación del Gobierno en materia de fiscalidad de la vivienda, con “vaivenes” como el de aumentar el IVA (del 7% al 8%) en julio de 2010 para volver a bajarlo ahora, o reducir las desgravaciones. “Lo sensato es no jugar con la fiscalidad de un sector. Es nefasta la política del zigzagueo y las ocurrencias”.

Tanto CiU como PNV respaldaron con reticencias la rebaja temporal del IVA del Gobierno, aunque ambos coincidieron en que beneficiará a la banca. El portavoz catalán, Josep Antoni Duran i Lleida, aseguró también que apoyará una recuperación “temporal” de las deducciones. BNG y ERC-IU rechazaron la medida por entender que con ella solo se favorece a bancos y promotores y que el problema es la falta de financiación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >