Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MARÍA MOLLINEDO Unión Nacional de Funcionarios de Gestión de Hacienda

“47.000 personas pagaban la mitad de todo lo recaudado por el patrimonio”

Mollinedo aplaude ahora que el Gobierno medite recuperar este impuesto. “Cuando el PSOE empezó a hablar de suprimirlo se acuñó una frase: ‘Bajar impuestos también es de izquierdas’. Parece que ahora subirlos también es de derechas"

José María Mollinedo.
José María Mollinedo.

En 2008, cuando Zapatero, cumpliendo su promesa electoral, suprimió el impuesto de patrimonio, la Unión Nacional de Funcionarios de Gestión de Hacienda, el sindicato mayoritario en el cuerpo técnico de la Agencia Tributaria, se opuso. “Zapatero y Solbes alegaron entonces que se había convertido en un impuesto sobre las clases medias y que se había quedado obsoleto. Pero no es cierto. La tabla del último ejercicio de recaudación, en 2007, muestra que apenas 47.000 personas con patrimonios superiores al millón y medio de euros pagaban la mitad de la recaudación total por este impuesto (2.121 millones)”, explica el secretario general del sindicato, José María Mollinedo. “No era un impuesto para las clases medias porque, además, la vivienda habitual y el domicilio de trabajo en caso de los autónomos estaban exentos”.

Frente a quienes se oponen a la recuperación de este impuesto por entender que se trata de una doble tasación, cobrar dos veces por lo mismo, Mollinedo responde: “Ese argumento sería válido si no hubiera fraude. Pero hay un gran fraude fiscal en nuestro país. La estimación de Funcas es que la economía sumergida, incluyendo el fraude laboral, equivale a un 22,8% del PIB. Eso son 89.000 millones de euros. La declaración de la renta, por ejemplo, el primer impuesto de este país, son 66.000 millones. Y se calcula que de cada 100 euros evadidos, 66 son por impuestos y 33 por cuotas laborales. El impuesto de patrimonio es un elemento de control”.

Mollinedo aplaude ahora que el Gobierno medite recuperar este impuesto. “Cuando el PSOE empezó a hablar de suprimirlo se acuñó una frase: ‘Bajar impuestos también es de izquierdas’. Parece que ahora subirlos también es de derechas: Berlusconi y Sarkozy van a hacerlo. Curioso”.