“El PSOE utiliza la memoria histórica para desviar la atención”

El alcalde de Granada rechaza el plan de la Junta de Andalucía de poner placas en los lugares de la represión franquista.

Fernando Egea, alcalde de Granada.
Fernando Egea, alcalde de Granada.JUAN PALMA

Fernando Egea (Granada, 1966) es el alcalde en funciones de Granada. Este concejal independiente que formó parte de las listas del Partido Popular en las últimas elecciones municipales se encontró el pasado miércoles en una rueda de prensa con una pregunta incómoda sobre los nuevos lugares de memoria, en concreto sobre la tapia del cementerio. Él contestó cuestionando la originalidad de la tapia y haciendo una crítica al decreto que obliga a los Ayuntamientos a preservar estos sitios, en la línea que desde hace años ha marcado el PP de Granada.

 “La ley de la Memoria Histórica está fraccionando más que uniendo”, insiste sin crisparse, a la vez que recuerda a su bisabuelo Manuel Fernández Montesinos, que también fue alcalde de Granada durante unos días, y que dejó el cargo precisamente en la tapia del cementerio granadino, fusilado sin piedad.

Pregunta. Quién le iba a decir a su tío abuelo que tantos años después…

Respuesta. Es algo anecdótico que yo ahora sea alcalde por unos días. En mi familia se habló mucho sobre la muerte de García Lorca, se contaban muchas cosas, fue algo que estuvo muy presente. Sin embargo, nunca tuvimos ninguna certeza, nunca nadie nos dijo qué era lo que había detrás de su muerte. En mi casa era mi abuelo el que hablaba sobre aquellos días, sobre la guerra. Por todo esto, el tema de la memoria histórica emocionalmente a mí me llega.

P. Entonces, ¿por qué no recordar a las víctimas?

R. Lo que tenemos que hacer es no olvidar en el sentido de que formemos a los jóvenes y a las nuevas generaciones para que sepan lo que sucedió y que nunca más se repita. No se trata de colocar o no tal o cual monumento, que también puede estar bien, pero que no da una información de conjunto que deje claro que las posturas radicales siempre conducen a lo peor.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Cada año, el Ayuntamiento retira la placa en recuerdo de los fusilados de la tapia. ¿Se trata de una decisión política?

R. No. Si cualquiera coloca una placa en su plaza sin permiso, independientemente de que se trate de un particular o un colectivo y de que sus motivos sean mejores o peores, el Ayuntamiento va a retirarla. Existen unos cauces para hacerlo. Ahora la Junta está estableciendo un sistema con unos pasos. Habrá que estar pendientes a cuáles son y seguirlos.

“No pongo en duda los fusilamientos, es un hecho incuestionable”

P. Pero usted cuestionó el emplazamiento.

R. El lugar ofrece algunas dudas. Al parecer, la tapia fue levantada en los años cuarenta, pero este es un tema que yo no domino. No estoy poniendo en duda los fusilamientos, ni mucho menos. Sólo hice un comentario sobre la originalidad de la tapia, que al parecer se hizo nueva. En el caso de que sea esa tapia y se documente, a mí me parece bien que se recuerde a las víctimas. Ese hecho histórico es incuestionable.

P. Con esas ideas, ¿se siente cómodo con comunicados como el de ayer del PP, que puede ofender a las víctimas?

R. En el comunicado el mensaje fundamental es que la prioridad de los gobernantes para agosto de 2011 es atender las necesidades de los ciudadanos, que son el paro, la economía…

P. Imagino que serán capaces de hacer varias cosas a la vez.

R. Sí, sí… Existen dos lecturas. Desde el punto de vista económico es más importante dedicar esos fondos a la educación o a la creación de empleo que estar excavando en busca de los huesos de Lorca. Son 10 millones de euros los que se han dedicado en Andalucía a subvenciones para asociaciones de memoria. No es excluyente que se puedan hacer otras cosas, pero si se hacen hay que hacerlas con madurez y rigor.

P. ¿No se han hecho con rigor hasta ahora?

R. No. El PSOE ha utilizado todo el tema de la memoria histórica para desviar la atención de lo que verdaderamente preocupa a los ciudadanos como parte de su campaña. Hay que ser más serios porque se trata de un tema importante. Que no suceda como con Lorca, que por hacer las cosas rápidas se hicieron muy mal y se quedó en ridículo. Si se tarda seis meses más o un año en ubicar correctamente un hecho histórico hay que hacerlo. No se puede crear más confusión. La ejecución de la ley de la Memoria Histórica está fraccionando más que uniendo a los españoles. En la Guerra Civil hay buenos y malos, pero no estaban todos en uno de los bandos.

P. ¿Se imagina una estatua de homenaje a Stalin en Puerta Real, con una hoz y un martillo?

R. No, no lo creo posible.

P. ¿Y por qué hay allí una estatua al fascismo, con unos brazos saludando a la romana?

R. Le estamos dando muchas vueltas a todo esto. Es un tema que preocupa más a los políticos y a los periodistas que a la inmensa mayoría de los ciudadanos, que no piensan en este tema. De todos modos, hay una sentencia judicial sobre eso. Yo no sabía que aquel monumento era de homenaje a José Antonio hasta que saltó la polémica. Además, a mí siempre me había parecido que lo que había allí eran las alas de una paloma.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS