Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres policías curtidos en combatir a ETA

La trayectoria de Hidalgo, Pamies y Ballesteros está ligada a la lucha antiterrorista

La trayectoria de los agentes de la Policía Nacional procesados por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz se corresponde con tres experimentados hombres vinculados a la lucha antiterrorista. Así son Víctor García Hidalgo, Enrique Pamies y José María Ballesteros, los policías que colaboraron –según el juez- con la banda terrorista en el chivatazo del llamado caso Faisán, que el PP ha utilizado como un ariete para cargar contra el ex ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Víctor García Hidalgo: el agente vinculado al PSE

La estela del agente corre paralela al Partido Socialista de Euskadi (PSE) y a las administraciones públicas de Álava. Hombre de consenso, García Hidalgo fue elegido coordinador de la gestora que dirigió el partido durante la crisis vivida tras la dimisión de Nicolás Redondo Terreros. Su paso por la Dirección General de la Policía ha dejado alguno de los éxitos más importantes en la lucha contra el blanqueo de dinero y la corrupción urbanística en España. Creó nuevas unidades y reforzó los efectivos para la lucha contra el crimen organizado. Las últimas operaciones en la provincia de Málaga de unidades policiales reforzadas durante el mandato de Víctor García han permitido desarticular tramas de corrupción que afectan a cargos públicos de corporaciones municipales, como la de Marbella, y a importantes empresarios del mundo de la construcción y la promoción inmobiliaria. En la actualidad, es adjunto al secretario de Organización del PSE.

Enrique Pamies: fraguado en los golpes a ETA

Fraguado en los golpes contra la banda, el jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamies, está considerado uno de los comisarios que más conocen a la banda terrorista De hecho, desde 1988 ha participado en la desarticulación de 23 comandos de la banda y en las operaciones contra Jarrai, Haika, Segi y las herriko tabernas.