_
_
_
_

En coche y a dieta

Los alcaldes de la Comunidad de Madrid ahorran en vehículos oficiales y representación

Juan Diego Quesada
El alcalde de Getafe, Juan Soler, sale del coche de su antecesor, Pedro Castro.
El alcalde de Getafe, Juan Soler, sale del coche de su antecesor, Pedro Castro.SANTI BURGOS

Juan Soler no sabe a ciencia cierta dónde está aparcado el Audi de su antecesor en el cargo, Pedro Castro. “Creo que en el parque móvil, pero tampoco me hagas mucho caso”, dice el nuevo alcalde de Getafe, del PP. Una de las primeras cosas que ha hecho nada más entrar en su nuevo despacho ha sido anunciar que subastará el coche en el que se movía el anterior alcalde. Él usa ahora un vehículo de una gama más baja, que pertenece a la Policía Local. Como otros colegas, Soler, con una chaqueta holgada y sin corbata, quiere dar la imagen de ser un tipo austero.

Pasada la resaca de las elecciones municipales, los alcaldes de la Comunidad de Madrid han cogido la tijera para recortar por donde puedan con tal de hacer frente a las deudas. Además, conscientes de que un gesto puede tener más repercusión que una batería de medidas mal explicadas, los políticos han tirado de cosmética en tromba. Además de en Getafe, en Pozuelo, Pinto y Leganés también se va a prescindir del coche oficial.

Los gastos de representación son otro de los conceptos en los que más se está aplicando la reducción. El resto de los recortes, menos visibles, pasa por acabar con personal eventual, reducir el número de concejales liberados (excepto en Alcorcón), acabar con los extras que estos reciben por acudir a los plenos o, directamente, suprimir concejalías, entre otras medidas. La idea última, coinciden los que están aplicando estos planes, es adelgazar la Administración suprimiendo aspectos superfluos. Los partidos en la oposición hablan de austeridad “de cara a la galería” y piden una reforma más profunda. En el caso del Ayuntamiento con más recortes, Leganés, las medidas supondrán, en el mejor de los casos, un ahorro de 1,6 millones de euros en cuatro años.

“Los gastos están ahí. Hay poco margen para recortar”, dice un concejal

En Galapagar, por ejemplo, han recortado en el aspecto cultural: el Ayuntamiento ha suprimido para este verano un festival de música que había adquirido relevancia, el Galapajazz. Se debe a que en esta edición no iba a recibir una subvención necesaria de la Comunidad de Madrid. “Hoy por hoy sería irresponsable continuar este evento dada la situación económica que atraviesa el Ayuntamiento”, explica una concejal. Es la primera señal de que la tónica general durante el verano será, como ya se comenzó a hacer el pasado año, la de invertir lo mínimo en las fiestas de los municipios, que suelen celebrarse en estas fechas.

“Los gastos corrientes (personal, mantenimiento y proveedores) son los que son, a lo que se suma los gastos sociales, por ahí no se puede recortar. No tenemos tanto margen de maniobra”, lamenta un concejal del PP del sur de la región.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En cuanto a los sueldos que perciben los alcaldes sigue sin haber unanimidad. Seis alcaldes pertenecientes al PP de la región (Madrid capital, Las Rozas, Alcobendas, Alcalá de Henares, Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte) cobraban la legislatura pasada más que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (percibe 78.800 euros brutos anuales). La Federación Española de Municipios y Provincias, aún presidida por Pedro Castro, recomendó hace un año que se aplicarán rebajas en las nóminas de entre un 5 y un 15%. La mayoría aceptó la sugerencia. Aún así hay quienes reclaman un baremo que fije un sueldo en función del número de habitantes o el presupuesto a gestionar. Eso acabaría con arbitrariedades de este tipo: el alcalde de Navalcarnero (17.600 habitantes, PP) cobra casi el doble que su compañero en San Fernando de Henares (40.000 vecinos, IU).

Los gastos de representación son otro de los conceptos en los que más se está aplicando la reducción

Manuel Robles, el alcalde socialista de Fuenlabrada, es uno de los pocos políticos de izquierdas que ha sobrevivido al tsunami del PP el 22-M. “Es necesario que los partidos nos pongamos de acuerdo para regular los sueldos”, señala Robles, con un sueldo de 54.938 euros brutos, uno de los más bajos en comparación con los municipios de su mismo tamaño. Robles lleva años hablando de austeridad, incluso durante los años de bonanza, cuando sobraba el dinero en efectivo. Eran otros tiempos.

A continuación se detallan las medidas concretan que van a aplicar ciertos municipios:

- Leganés. Jesús Gómez, recién elegido alcalde, habla de reducir el gasto relativo a concejales, altos cargos y personal de confianza. En concreto, un 12,7% en nómina con lo que pretende ahorrarse 1,6 millones de euros en la legislatura. Suprime también el coche oficial. ¿Una medida populista? “Es un gesto”, se defiende Gómez. “Si preconizamos una administración austera tenemos que empezar por nosotros mismos y sería contradictorio ir con un cochazo por ahí”. El PP hizo suyo la crítica más feroz contra el anterior alcalde socialista y su coche, que fue bautizado como Sarkomóvil, por ser el mismo modelo que utilizaba el presidente de la república francesa. Gómez está trabajando en una auditoría para conocer mejor el estado de las arcas del Ayuntamiento.

- Getafe. Además de subastar el coche oficial, se ha reducido el número de concejales liberados. Pasa de 21 a 15. Esto supone un ahorro de un 1,5 millones de euros en cuatro años. “Se va a recortar muchísimo más después de que se lleve a cabo una auditoría”, avanza una asesora de Soler.

- Parla. El Ayuntamiento tiene una deuda de 50 millones de euros que se va a intentar rebajar durante los próximos cuatro años. José María Fraile, el alcalde socialista, ingeniero aeronáutico de profesión, está obligado a remontar el vuelo y la clave puede estar en cómo administre el pufo. En el último año ya había negociado contratos a la baja con los proveedores. Ahora rebaja un 5% el salario de los ediles del Gobierno, un 17% de la retribuciñon por asistencia a los plenos de los concejales y un 22% de la asignación de los partidos políticos. Mantiene el mismo número de concejales liberados.

- Pozuelo. La alcaldesa, Paloma Adrados, prescinde del coche oficial, el conductor y la tarjeta de crédito que tenía asignado su predecesor. Se ha rebajado ya el 35% del personal de confianza del Ayuntamiento y se han suprimido los gastos de representación y dietas de todas las empresas municipales. Adrados confía en ahorrar con este paquete cerca de un millón de euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Diego Quesada
Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_