Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP arremeten contra Bildu por la capitalidad de San Sebastián

Dirigentes de los dos grandes partidos y las ciudades perdedoras se plantean medidas legales

Los políticos donostiarras intentan ofrecer una imagen de unidad

Juan Carlos Izagirre, alcalde de San Sebastián, participa en un pasacalles.
Juan Carlos Izagirre, alcalde de San Sebastián, participa en un pasacalles.

La elección de San Sebastián como capital europea de la cultura en 2016 ha provocado suspicacias e incluso indignación, tanto por los motivos aducidos por la Comisión Europea -ha llegado a esgrimir que puede contribuir al proceso de paz-, como por el hecho de que la anatemizada Bildu, al mando del nuevo equipo de Gobierno municipal (del que el PP plantea desalojarlo), vaya a gestionar un evento que es eminentemente un escaparate.

El Ministerio de Cultura y la Comisión Europea han insistido en la independencia del jurado, pero las felicitaciones -que también las ha habido- se han visto veladas por críticas que llegan de todas partes: del Partido Popular, del PSOE y también de ciudades que competían por la capitalidad: Zaragoza, Córdoba y Burgos, con más firmeza; y Segovia y Las Palmas, poniendo en duda la decisión del jurado. Los regidores de algunas de ellas se plantean recurrir la decisión. En San Sebastián y en todo Euskadi, en cambio, se celebra la elección y se intenta dar una imagen de unidad para llevar adelante el evento "aparcando las diferencias".

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha terciado esta mañana en la polémica y ha asegurado que la solución no es negar la capitalidad cultural a la ciudad, sino sustituir la alcaldía de Bildu. Estas han sido sus palabras:

Entiendo extraordinariamente la alarma que ha provocado que una Corporación regida por Bildu, siendo lo que es y representa, pueda usar un instrumento de esa naturaleza para intentar extender lo que nos parece una forma de hacer política en contra de los mecanismos democráticos desde el momento en el que no condena la violencia para alcanzar objetivos políticos. La solución a esa alarma no es negarle el derecho a San Sebastián a esa capitalidad cultural, sino sustituir esa alarma que es la alcaldía de Bildu en San Sebastian. Es el momento de reabrir una reflexión entre el PNV, PSE y PP sobre la responsabilidad que tienen para evitar que los donostiarras estén gobernados por Bildu"

Belloch dice que la capitalidad de San Sebastián "da a Bildu el altavoz más importante que había soñado tener”

Encuesta

Por motivos informativos la encuesta ya está cerrada al voto

La decisión de otorgar a San Sebastián la capitalidad de la cultura en 2016 es...

  • Acertada 0%
  • Equivocada 0%
  • Ns/Nc 0%

Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas de los lectores que desean exponer su opinión.

El Ayuntamiento de Zaragoza, liderado por el socialista Juan Alberto Belloch, fue el encargado de abrir fuego contra la decisión y, también, el que ha arremetido con más firmeza contra la capitalidad de San Sebastián, una distinción a la que también aspiraba. La ciudad ya ha dado, de hecho, un paso en firme hacia la impugnación del nombramiento de su rival. Este mismo miércoles, el Ayuntamiento ha enviado una solicitud de revisión al Ministerio de Cultura con el objetivo de que "devuelva la propuesta al jurado para que este emita otra propuesta excluyendo el criterio político". Asimismo, ha hecho llegar una copia del documento a las otras ciudades “afectadas” por si consideran oportuno incorporarse al proceso.

Belloch opina que otorgarle la capitalidad a San Sebastián "supone dar a Bildu el altavoz internacional más importante que nunca había soñado tener”, algo que "no contribuye al proceso de paz, más bien lo contrario". El alcalde de Zaragoza sostiene que Manfred Gaulhofer, presidente del jurado, afirmó "de manera explícita" que el criterio de contribuir al proceso de paz había "determinado" la decisión. Gaulhofer declaró: "Todas eran grandes candidaturas, pero San Sebastián tenía algo más.

Seguramente uno de los aspectos fuera el gran compromiso en contra de la violencia y la idea de usar la cultura para ello". Tomar esto como argumento para dar la victoria a Donosti "incumple" la normativa, que está exenta de criterios políticos, según Belloch.

Incluso miembros del Gobierno atacaron la decisión. La ministra de Medio Ambiente y exalcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, llegó a calificar la decisión de “profundo error”, aunque, por el contrario, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia (donostiarra), mostró su alegría por el nombramiento, aunque advirtió a Bildu de que debe defender los valores por los que ha sido elegida. Mientras, el vicepresidente tercero del Gobierno y ex presidente andaluz, Manuel Chaves, ha calificado el fallo de "sorprendente por muchos motivos que todos conocemos" [en referencia al poder municipal de Bildu] y ha reiterado su esperanza de que no haya "una utilización de la capitalidad cultural como elemento para intereses sectarios, particulares o partidarios".

"Un calentón" del momento

También desde las filas del Ejecutivo, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha atribuido la elección al "trabajo hecho meticulosamente por Odón Elorza", responsable de diseñar un "proyecto de mucha envergadura y suficientemente potente" como para "superar a las demás". De hecho, Elorza ha señalado que “no se puede enmierdar una decisión cultural muy sólida”, y ha apuntado que las críticas son fruto del “calentón” del momento.

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se sumó al frente del rechazo (Segovia y Burgos, dos de sus ciudades, aspiraban a la capitalidad) lamentó que en la elección de San Sebastián hayan primado "cuestiones totalmente ajenas al mundo de la cultura", Otro que se ha mostrado sorprendido ha sido el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, del PSOE, que no piensa, sin embargo, impugnar el proceso. Eso sí, ha puntualizado que un requisito de las ciudades candidatas era "una unidad política que había no solo que tener, sino que escenificar", un punto que, ha dicho,  no cumple San Sebastián, donde "a partir del 22 de mayo ha habido una gran confrontación política". El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, del PP, ha anunciado asimismo que hará una "petición formal" de información y explicaciones al comité de selección y a Cultura.

En el PP, Mariano Rajoy ha confesado que espera "cualquier cosa" de Bildu en su gestión de la capitalidad, mientras que el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, ha mostrado su "alegría" por la designación, a la vez que recordaba a Juan Carlos Izagirre, alcalde donostiarra de la coalición abertzale, que "igual no está en 2016", ya que las municipales están previstas para un año antes.

El presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Semper, ha avisado del riesgo de que Bildu intente utilizar la designación de la ciudad "como arma política". El diputado nacional y presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, cree que ha habido "voluntad" del Gobierno para que San Sebastián sea la elegida y ha pedido que la elección no sirva como "escaparate para la proyección internacional de ETA-Batasuna". Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz popular en el Congreso, aseguró que el alcalde de San Sebastián, Juan Carlos Izagirre, "usó la capiltalidad cultural para su propia estrategia política".

Córdoba buscará "alguna solución"

El popular José Antonio Nieto, alcalde de Córdoba, también se ha mostrado escéptico respecto al nombramiento. Ha afirmado que su propuesta “era mejor" que la ganadora, por lo que el Ayuntamiento esperará a "conocer el contenido del fallo del comité de selección" y, una vez examinado, si no le convence, buscará “alguna solución". En su web, la fundación a favor de la capitalidad de Córdoba puntualiza que la calidad del proyecto “hubiese sido más que suficiente para obtener el objetivo buscado de no haberse tenido en cuenta por el jurado internacional otros factores”.

Nieto ha declarado que, entre otros factores, las bases establecían que el proyecto debía ser "transformador” y generar una “nueva realidad económica” en la ciudad candidata. "San Sebastián es una de las ciudades con mayor renta per cápita de España, de modo que muy bueno tendría que ser su proyecto" para superar al andaluz, ha puntualizado el edil. No solo eso: el alcalde de Córdoba se pregunta cómo se va a gestionar la capitalidad “por parte de un partido que ni creía en el proyecto ni entiende que esté dentro del contexto de España".

Precisamente en Córdoba, el bufete Mariano Aguayo Abogados ha anunciado que prepara una impugnación abierta a la elección de San Sebastián para presentarla ante el Ministerio de Cultura. Se trata de una denuncia “de ciudadanos y no de instituciones”, según su socio presidente, Mariano Aguayo, a la que se han adherido “cientos” de personas. “No tenemos nada contra ninguna ciudad”, ha comentado Aguayo, que critica la “politización” del proceso y reivindica que los méritos para hacerse con la capitalidad sean “puramente culturales”.

La candidatura donostiarra, mientras tanto, ha respondido intentando ofrecer una imagen de unidad, informa Inés P. Chávarri. El alcalde de Bildu, Juan Carlos Izagirre, compartió ayer micrófono con el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano (Bildu); la consejera de Cultura, Blanca Urgell (PSE); representantes de la oposición en el consistorio (PSE, PP y PNV), y los principales responsables del proyecto de San Sebastián 2016, Santi Eraso y Eva Salaberria.

Izagirre optó por un discurso conciliador, en el que aseguró que "todos juntos" y "aparcando diferencias se pueden hacer las cosas muy bien" y rechazó "entrar en dialécticas de confrontación" porque la apuesta de su equipo es "justo la contraria, la de aunar". El edil donostiarra agradeció la labor de sus predecesores (es un proyecto fundamentalmente de su antecesor en el cargo, el socialista Odón Elorza): reconoció que su Gobierno se encontró "ya muy avanzado" el proyecto de capitalidad, por lo que la elección de la ciudad "no es un mérito a la totalidad" del nuevo Consistorio. Ahora, señaló, empieza una fase en la que va haber que trabajar "todos juntos".

El Ministerio de Cultura recibirá dentro de unas dos semanas el veredicto oficial del jurado sobre la capitalidad, “una recomendación” que la cartera remitirá después a las instituciones europeas para su ratificación. A partir de ese momento, ya no habrá marcha atrás en la decisión, según explicaron a EL PAÍS fuentes de la Comisión Europea.

Estas dos semanas de plazo que se abren ahora es el tiempo que tendrá Zaragoza para tratar de influir en la determinación que adoptará el ministerio de González-Sinde. No obstante, desde Bruselas hicieron hincapié en que nunca en la historia de los premios de la capitalidad, instaurados en los años 80, un país había contradicho el veredicto del jurado.

Más información