India intenta reducir la mortalidad materna sin abordar un factor clave: el suicidio

La tasa de muertes autoinducidas entre las mujeres y niñas indias dobla el promedio mundial, según un estudio de ‘The Lancet’. La violencia doméstica es un factor clave, aseguran los expertos

Una niña mira hacia el río Jehlum en un caluroso día de verano en Sopore (Jammu y Cachemira, India), en junio de 2021.
Una niña mira hacia el río Jehlum en un caluroso día de verano en Sopore (Jammu y Cachemira, India), en junio de 2021. Nasir Kachroo (NurPhoto via Getty Images)

Un embarazo suele ser motivo de celebración: una nueva vida y una nueva incorporación a la familia. Pero, para las mujeres que acuden a la clínica de Garima Malik, en Nueva Delhi, no es así. Algunas lloran. Otras parecen enfadadas, irritables o frustradas. Por lo general, la causa de fondo es la violencia doméstica: el embarazo es un momento especialmente vulnerable para ello y, como consejera experimentada, Malik está entrenada para detectar las señales.

“Hablan de suicidio. Luego se calman. Hablamos de gestión de riesgos y planificación segura y asesoramiento. Entonces, de alguna manera, lo superan”, cuenta. Muchas de las mujeres que acuden a la clínica, gestionada por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), han sufrido violencia física y emocional durante el embarazo, explica Malik. A veces se debe a que no están dispuestas a mantener relaciones íntimas con una pareja en la primera parte del embarazo o inmediatamente después del parto. Otras es porque han dado a luz una niña, lo que algunos ven menos deseable. “Esto puede causar soledad en las mujeres, que pueden sentirse frustradas. Sienten que él [el marido] necesitaba un varón, que la familia necesitaba un varón, y como consecuencia es ella la que sufre”, sostiene.

Malik señala que las mujeres que acuden a su clínica son las afortunadas: la mayoría de las indias que experimentan pensamientos suicidas durante o después del embarazo no buscarán ni recibirán ayuda.

Un estudio con mujeres de bajos ingresos al principio del embarazo en el sur de India demostró que el 7,6% corría riesgo de suicidio, en comparación con aproximadamente el 0,4% en EE UU

Hasta ahora, el suicidio es una de las principales causas de muerte entre las mujeres en edad fértil en India. Según un estudio reciente publicado en la revista médica The Lancet, la tasa de suicidio entre las mujeres y niñas de la India es el doble del promedio mundial.

Desde el cambio de siglo, el país ha logrado grandes avances en la reducción de la mortalidad materna general, y ha reducido las muertes en más de la mitad. En 2019 morían 103 madres por cada 100.000 nacidos vivos, frente a las 254 de 2004. Naciones Unidas se ha fijado el objetivo de reducir la mortalidad materna mundial a 70 muertes por cada 100.000 en 2030.

Ese éxito ha sacado a la luz un fenómeno que anteriormente había pasado ampliamente desapercibido: las altas tasas de suicidios en el período perinatal, que comprende el embarazo y el periodo inmediatamente posterior al parto. Un estudio realizado en 2016 sobre 462 mujeres de bajos ingresos al principio del embarazo en el sur de India demostró que el 7,6% corría el riesgo de suicidarse en comparación con aproximadamente el 0,4% en Estados Unidos.

La inacción del Gobierno

Los expertos en salud consultados opinan que el Gobierno ha hecho poco para abordar esta situación y que nunca se ha aplicado el plan de acción para la prevención del suicidio diseñado en 2018. Lakshmi Vijayakumar, psiquiatra y miembro de la Red Internacional para la Investigación y Prevención del Suicidio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), denuncia que la India está perdiendo “una enorme cantidad” de mujeres jóvenes, y que no existe ningún mecanismo, plan o estrategia efectivos para abordar este problema.

Los datos son limitados. La India recopila estadísticas nacionales de muerte materna mediante la extrapolación de una encuesta de muestra representativa, pero no separa los datos por causa de muerte. La policía conserva los datos sobre los suicidios comunicados, pero no registra si la persona estaba embarazada. Y, de todos modos, los suicidios no se suelen denunciar.

Protesta por la violación y asesinato de una empleada de Defensa Civil de 21 años en Nueva Delhi, India, en 2021.
Protesta por la violación y asesinato de una empleada de Defensa Civil de 21 años en Nueva Delhi, India, en 2021. Pankaj Nangia (Anadolu Agency via Getty Images)

Los suicidios perinatales a menudo están relacionados con antecedentes de enfermedades psiquiátricas, pero la psiquiatra Vijayakumar señala que este no parece ser el caso en la India. En cambio, factores sociales como el matrimonio precoz, la violencia de pareja, la presión para dar a luz un hijo varón y la falta de independencia económica de las mujeres son factores determinantes.

Una historia de éxito reveladora

En lo que respecta a las causas físicas de las muertes maternas, el éxito de la India ha sido notable y se debe en gran parte a un aumento de los partos que se dan en centros de salud públicos gratuitos en lugar de en el hogar. Estos pasaron del 31,1% en 2005-2006 al 88,6% en 2019-2021, según cifras del Gobierno, impulsados por campañas de sensibilización y por pequeños incentivos económicos tanto a las mujeres como a los servicios sanitarios.

El Estado de Kerala, en el sur de India, ha sido uno de los que más éxito ha tenido a la hora de reducir las muertes maternas. Con una mortalidad materna de 43 por cada 100.000 nacidos vivos, es el lugar más seguro del país para dar a luz. También el único Estado que ha investigado los datos de suicidio perinatal, analizando las 1.076 muertes maternas registradas entre 2010 y 2020. Durante ese período, la mortalidad descendió de 66 a 43, pero la proporción de suicidios aumentó desde cerca del 2,6% en el año 2010 al 6,6% cinco años después, y al 18,6% en el período 2019-2020.

Esos datos deben tratarse con cierta precaución: las tasas relativamente bajas de mortalidad materna de Kerala se deben a que el tamaño de la muestra era pequeño. Pero, combinado con el estudio de 2016 en el sur de India, indica una tendencia, afirma Soumitra Pathare, psiquiatra y director del Centro de Leyes y Políticas de Salud Mental. “Es importante por varias razones: ahora tenemos datos sistemáticos que muestran que el suicidio es un problema importante entre las mujeres jóvenes, especialmente las que están embarazadas o acaban de dar a luz”, aclara. “La mortalidad materna se ha reducido considerablemente, porque se ha intervenido para lograrlo. Así que lo que esto muestra realmente es que no hemos actuado para prevenir los suicidios”, prosigue.

Advierte de que los datos reflejan solo una parte del problema. Por cada persona que se suicida, se calcula que entre 4 y 20 lo intentan. “De modo que el número de intentos de suicidio [en India] oscila entre 0,6 millones y seis millones”, dice Pathare. “Ni siquiera recopilamos datos al respecto”, concluye.

La intervención temprana, fundamental

Ha habido poca investigación sobre los motivos del suicidio perinatal en India, aunque el estudio de Kerala identificó las enfermedades psiquiátricas, la juventud, la soltería y la violencia doméstica como factores de riesgo.

Casi una de cada tres mujeres indias de entre 15 y 49 años que alguna vez ha estado casada ha sufrido violencia por parte de su pareja, según cifras del Gobierno. Alrededor del 3,1% de las mujeres incluidas en esta categoría manifestaron que habían sufrido violencia física durante el embarazo. La violación conyugal no está legalmente reconocida, aunque esto se está impugnando en los tribunales.

Casi una de cada tres mujeres indias de entre 15 y 49 años que alguna vez ha estado casada ha sufrido violencia por parte de su pareja, según cifras del Gobierno

Nayreen Daruwalla, jefa de un programa sobre la prevención de la violencia contra las mujeres y los niños de la ONG Sociedad para la Acción de Nutrición, Educación y Salud (SNEHA por sus siglas en inglés), con sede en Bombay, explica que el suicidio durante el embarazo a menudo entra en una de dos categorías. “Una la constituyen las mujeres embarazadas casadas en cuyo caso la familia insiste en tener un varón”, dice. “La categoría de las madres solteras es enorme, debido sobre todo a la falta de apoyo social y, a veces, a la falta de apoyo de la pareja, que puede ser reacia a casarse al enterarse de que la mujer está embarazada”, afirma.

Shaji KS, decano de investigación de la Universidad de Ciencias de la Salud de Kerala y parte del equipo que revisó los suicidios perinatales en Kerala, cita la red india de trabajadores de la salud, a través de la cual se puede llegar a todas las embarazadas del país. Agregar un componente psiquiátrico para apoyar su salud mental ayudaría a prevenir muchas muertes, asegura.

Malik, de MSF, cree que se necesita más capacitación profesional para permitir que las mujeres indias sean económicamente independientes, lo que les facilitaría escapar de situaciones de abusos. Un estudio en Australia ha hallado que esto resulta efectivo para reducir los suicidios. En India, la participación de las mujeres en el mercado laboral ha disminuido constantemente, desde alrededor del 30,4% en el año 2000 al 19% en 2021. “Cuando hablamos con esas pacientes, cuando hablamos de dejar a sus maridos y dejar un ambiente tan tóxico y salir de ese tipo de relación, quieren hacerlo. No pueden porque no son económicamente independientes”, sostiene. Los estudios también muestran que restringir el acceso a pesticidas, utilizados en muchos suicidios en India, podría prevenir algunas muertes.

Lakshmi, la psiquiatra y asesora de la OMS, formó parte de un grupo de trabajo creado por el Gobierno indio en 2018 para sugerir formas de reducir los suicidios en general, pero sus recomendaciones no se han aplicado. Cuando se le preguntó sobre la financiación para la prevención del suicidio, el Gobierno declaró en febrero que se habían asignado fondos y anunció planes para un programa nacional de telemedicina para la salud mental. Pero no se comprometió a adoptar las recomendaciones del grupo de trabajo. “Nosotros hemos presentado el plan”, remacha Lakshmi. “Pero sigue allí tirado. Espero que algún día vea la luz del día”, concluye.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS