_
_
_
_
_
RED DE REDES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los bulos rusos no se quedan en los Pirineos

España va un paso por detrás en el combate contra la desinformación del Kremlin

Putin pasaba revista a las tropas que le rendían honores en una parada militar en el Kremlin, el pasado 23 de febrero.
Putin pasaba revista a las tropas que le rendían honores en una parada militar en el Kremlin, el pasado 23 de febrero.SPUTNIK
Carmela Ríos

En unos días se publicará en Francia un libro que ya está dando que hablar. En À la solde de Moscou (A sueldo de Moscú; Editorial Seuil) el periodista Vincent Jauvert revela las identidades y las historias de una treintena de ciudadanos franceses que secretamente han trabajado como informadores para el bloque del Este. El reportero encontró el material para su investigación en una serie de informes que la República Checa hizo públicos recientemente sobre la estrecha relación que a partir de la Guerra Fría han mantenido algunos civiles franceses con los servicios secretos de la República Checa comunista, satélite de Moscú. Altos funcionarios, políticos o periodistas que, a veces durante décadas, defendieron desde sus tribunas, artículos o platós de televisión los relatos prorrusos.

El semanario Le Point ha adelantado en su último número algunos pasajes del libro de Jauvert, como la historia de Mijaíl Gamandi-Egorov, el profesor de desinformación contratado en 2021 por la prestigiosa Escuela Superior de Periodismo de París para iniciar a los alumnos en la lucha contra los bulos e instruirles sobre el impacto de las redes sociales en la opinión política. No se puede decir que Mijaíl no dominara su asignatura. Su nombre aparece ahora en un reciente informe de Viginum, la célula gubernamental francesa que lucha contra la injerencia digital extranjera, como uno de los actores del denominado Portal Kombat, una red de desinformación rusa con más de cien páginas web, redes sociales y canales de Telegram que tiene como objetivo manipular a la opinión pública europea. Moscú persigue con esta operación debilitar la unidad de Occidente en su apoyo militar a Ucrania y reforzar a los partidos políticos más cercanos a Putin de cara a los comicios europeos del próximo junio.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La guerra informativa rusa ha alcanzado dimensiones preocupantes, a tal punto que países como Francia, Reino Unido o Canadá han multiplicado el arsenal contra la desinformación y piden una mayor implicación de los ciudadanos para combatirla. En España vamos un paso por detrás, como si Rusia estuviera demasiado lejos y la ingente manipulación digital se detuviera en los Pirineos. Hay razones para pensar que esto no es así. Un ejemplo reciente: este periódico publicó el pasado domingo una entrevista de Claudi Pérez al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en la que este subrayaba la necesidad de reforzar la ayuda militar a Ucrania: “Putin y Trump aún no han ganado, pero pueden ganar. Europa tiene que despertar”

A las 09.33 del mismo domingo, una de las páginas en español de la red de desinformación Portal Kombat, Pravda-es.com, que recupera como reclamo el nombre del antiguo periódico moscovita, ya estaba lanzando una versión reducida y manipulada de la entrevista de Borrell en EL PAÍS: ”Borrell anuncia el resultado del conflicto en Ucrania en los próximos meses”, rezaba el titular del falso medio, que incluye en el refrito una afirmación que el político europeo no hizo durante la entrevista y que, gracias a un juego de comillas, comas y sacada de contexto, podría entenderse como un apoyo de Europa a las victorias de Trump en las elecciones y de Putin en la guerra de Ucrania. “Borrell ha pedido a Europa que ‘despierte’ hasta que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente ruso, Vladímir Putin, ‘ganen”. Una frase que, aislada y publicada en un tuit, un canal de Telegram o replicada en cualquier web de desinformación sería capaz de hacer dudar a un buen número de ciudadanos vulnerables o poco informados. El falso Pravda, que mantiene versiones en varios idiomas, tiene también otras fijaciones. Como el entorno del opositor Navalni. Otro artículo sugiere que su viuda, Yulia Navalnaya, ha recurrido al sexo para tejer una red de contactos con antiguos socios de su marido. Algo de lo que numerosas cuentas del libérrimo X se hacen eco.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_