_
_
_
_
_
Libre de estilo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

New York, New York

Solo tres letras separan noticia de caricia, como muestran algunas de las crónicas sobre el viaje de Isabel Díaz Ayuso a la ciudad que nunca duerme

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, el día 14 durante su reunión con estudiantes de la Universidad de Columbia, en Nueva York.
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, el día 14 durante su reunión con estudiantes de la Universidad de Columbia, en Nueva York.Angel Colmenares (EFE)

“Start spreadin’ the news / I’m leavin’ today / I want to be a part of it / New York, New York” cantaba doña Isabel mientras bajaba Broadway. Sinatra no se le iba de la cabeza en aquel otoño neoyorquino en el que había puesto a Madrid en el centro del mapa del mundo mundial. Por las calles, apenas algunos turistas españoles se daban codazos (“¡Es ella, es doña Isabel!”) y podía disfrutar tranquila de su visita a la ciudad que nunca duerme.

El primer acto de una agenda sin respiro fue en la Universidad de Columbia, “una de las más antiguas del mundo”, según Telemadrid, popularmente conocida como Tele Doña Isabel. Solo en el continente americano funcionaban 22 universidades, algunas desde dos siglos antes, cuando en 1754 se fundó Columbia. Ciudad de México y Lima tenían universidades cuando el pueblo aborigen lenape cultivaba las praderas de la actual Nueva York.

También gracias a Tele Doña Isabel supimos que en Columbia explicó “el despliegue de Madrid único en Europa”. No vayan a creer estos manhattianos que en Europa hay muchos Madrid. Para que no se confundan, lo hizo en español porque qué necesidad de meterse al inglés cuando te escuchan estudiantes españoles. A ellos les vendió Madrid como destino turístico, que te vas de casa, pasa el tiempo y cuando te das cuenta vuelves de turista. Les dijo que el español debe ser lenguaje de programación informática e inteligencia artificial porque “Madrid aspira a liderar la digitalización” del mundo. Madrid, capital mundial de la digitalización.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El domingo dio para más cosas. La señorita Isabel se reunió con el científico español Rafael Yuste y acudió a un restaurante español, La Nacional, para “apoyar la gastronomía española como parte de la riqueza de las tradiciones de nuestro país”, según Okdiario. Que no piensen en Nueva York que un restaurante español con nombre en español que sirve, según su carta, gazpacho, paellas, sangría o churros con chocolate representa la riqueza de las tradiciones de Bangladés o Bulgaria. Doña Isabel echó aceite a un pan tumaca madrileñísimo y cortó unos pinchos de tortilla.

En su recorrido por la cuna de los musicales, doña Isabel acudió a un espectáculo flamenco, donde dijo que Madrid es, ¿adivinan?, ¡capital mundial del flamenco!, un arte “arraigado a la tradición española”, según la misma noticia de Okdiario. No en la canadiense.

Abc está enamorado de doña Isabel. Gracias al diario que dirige Julián Quirós supimos que “el interés por la presidenta de la Comunidad de Madrid más allá de nuestras fronteras se disparó en 2021, cuando ganó las elecciones autonómicas aquel 4 de mayo [yo haría el 4 de mayo Fiesta Nacional Madrid Capital del Mundo] al grito de ‘libertad’ tras los meses más duros de la pandemia”. Sabemos también gracias a Abc que doña Isabel viaja mucho y que cuando viaja no crean ustedes que está haciendo turismo, de ninguna manera, pues se reúne con “sus homólogos”.

Doña Isabel acudió este lunes a la Cámara de Comercio española en Nueva York para un desayuno informativo titulado Madrid, líder en atracción de inversiones extranjeras, al que asistieron todos los medios españoles que acompañaron a doña Isabel en su viaje: Tele Doña Isabel. También, nos contó Mariano Calleja en Abc, “un nutrido grupo de inversores y empresarios”, pero nos quedamos con la miel en los labios porque en ningún medio encontramos nombres de esos empresarios e inversores.

En Columbia había dicho al micrófono de Tele Doña Isabel que España es un país en el que no se puede confiar, en el que “ciertas minorías” hacen intentos “por deteriorar la vida política”, en el que “las políticas del Gobierno son erráticas” y que el presidente don Pedro es “una fábrica de expulsar capital”. Es su forma de atraer inversiones.

Broadway arriba, doña Isabel saboreaba su triunfo neoyorquino mientras consultaba los digitales de la fachosfera. El Debate: doña Isabel “conquista Nueva York con un espectacular vestido con sello español”. El Español: doña Isabel “deslumbra en Nueva York con un impresionante vestido rojo en la noche que cumplió 45 años”. Vozpópuli: doña Isabel “espectacular en Nueva York con un vestido rojo ‘made in Spain’ el día de su 45 cumpleaños”. Tres letras separan noticia de caricia.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_