_
_
_
_
_
columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El ancla

La nave España hace mucho que no daba tales bandazos

La princesa de Asturias jura bandera en la Academia Militar de Zaragoza, el pasado día 7.
La princesa de Asturias jura bandera en la Academia Militar de Zaragoza, el pasado día 7.Samuel Sanchez
Fernando Savater

No diré que estamos padeciendo la tormenta perfecta, pero tampoco atravesamos una marejada sin importancia. Es uno de esos momentos de preocupado nerviosismo en que como la orquesta de a bordo se ponga por descuido a tocar Cerca de ti, Señor, quiero morar, todos reclamaremos de inmediato botes salvavidas. La nave España hace mucho que no daba tales bandazos: a estribor se ganaron, aunque por poquito, las elecciones de julio, pero los encargados de la arriesgada maniobra de investidura no lograron que la nave obedeciera al timón. Ahora dependemos de los piratas de babor, que sólo tienen ojo izquierdo, mano izquierda (la derecha es puro gancho) y pata de palo empeñada en forzar un agujero para encajar y sostenerse. En el hombro, un loro que maldice en catalán y vascuence, repitiendo sin cesar “¿qué hay de lo mío?, ¿qué hay de lo mío?”. Es difícil confiar en ellos para capear la borrasca. Y lo peor es que ya muy cerca tenemos los arrecifes islámicos (que encima cuentan con simpatías entre los piratas), el iceberg de Ucrania a la deriva perseguido por el megalodón Putin, las voces dolorosas de las sirenas inmigrantes que tratan de desviarnos del rumbo cantando en gregoriano (porque las dirige el Papa)... En fin, vaya panorama, eso que la capitana Calamidad (¡todo a babor!) llama “horizonte”.

Pero pase lo que pase es preciso recordar que somos los marineros quienes podemos salvar el barco. Si nos ponemos juntos a ello, no zozobrará. Para eso es imprescindible que todos tengamos confianza en algún elemento común que nos aúne y que detenga la deriva hacia los escollos cuando todo rumbo parezca perdido. Invoco la imagen casi mítica de la joven princesa, hermosa y seria, besando esa bandera nuestra que ha jurado defender con su vida. Un símbolo del pasado en rescate del futuro.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_