_
_
_
_
_
Estados Unidos
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Biden ha pisado donde Trump sólo tuiteaba

Lo que es “nacionalismo económico positivo” para el amplio electorado estadounidense al que apelan las políticas del actual presidente es visto como “proteccionismo negativo” por aquellos que ahora saldrán perdiendo.

Jon Biden
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.Evan Vucci (AP)

Si Joe Biden, que acaba de declarar que volverá a presentarse como candidato a la presidencia de Estados Unidos, no hubiera derrotado a Donald Trump en las últimas elecciones, Ucrania estaría hoy en manos de Rusia. Trump ni habría podido ni habría movilizado a los aliados de Estados Unidos para que se unieran y frustraran la agresión de Putin.

En otros aspectos, como la desglobalización del “America First” y la confrontación con China, Biden ha pisado donde Trump sólo tuiteó. Al hacerlo, ha entrado en un laberinto geopolitico que atrapa a Occidente en una serie de contradicciones de las que no será fácil escapar.

La reacción contra décadas de hiperglobalización, que repartió la riqueza entre los nuevos ganadores de las economías emergentes al tiempo que vaciaba la base manufacturera de los países más avanzados, sobre todo Estados Unidos, ha agotado su primera oleada de populismo reactivo y está entrando en la fase de reconstrucción de la construcción nacional competitiva.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Biden se apoya en un consenso creciente en todo el espectro político estadounidense a favor de lo que solía denominarse “política industrial” para restaurar la destreza perdida de la nación mediante la intervención estatal. Este cambio se manifiesta en sus principales iniciativas: la Ley de Reducción de la Inflación, la mayor inversión en transición hacia la energía verde de la historia de Estados Unidos, y la Ley CHIPS, destinada a reconstruir la autosuficiencia y asegurar las cadenas de suministro para la fabricación de semiconductores.

No es insignificante que múltiples análisis muestren que los principales beneficios de los nuevos puestos de trabajo e instalaciones de producción irán a parar a los bastiones republicanos de los estados rojos, especialmente el Medio Oeste meridional. Esta alineación augura una atenuación de la creciente polarización política que dio lugar al movimiento MAGA. Si las guerras culturales se enfrían en lugar de calentarse, esto es un buen augurio para la reelección de Biden.

Cuando la principal economía del mundo se vuelca en la construcción de una nación que trata de deshacer las dependencias y dislocaciones de la hiperglobalización que una vez fomentó, implica necesariamente desentrañar las estructuras de interdependencia del mercado para aquellos “ganadores” que diseñaron su estrategia económica en consecuencia. Lo que es “nacionalismo económico positivo” para el amplio electorado estadounidense al que apelan las políticas de Biden es visto como “proteccionismo negativo” por aquellos que ahora saldrán perdiendo.

A su vez, se moverán para proteger sus propias economías de las desventajas a las que se enfrentan si se aferran a las reglas de comercio abierto y libre mercado de la era posterior a la Guerra Fría, abandonadas por la potencia hegemónica que una vez lo mantuvo todo unido.

La IRA de Biden ha inquietado profundamente a los aliados de Estados Unidos, especialmente en Europa. Consideran que las subvenciones masivas a la producción nacional de tecnología de energías limpias absorben inversiones y puestos de trabajo del otro lado del Atlántico. Unidos geopolíticamente bajo la OTAN por el momento, Europa y Estados Unidos están enviando conjuntamente sus tanques a Ucrania. Pero, desde el punto de vista geoeconómico, cada uno va por su lado, tratando de implantar firmemente la producción de paneles solares, molinos de viento, baterías y vehículos eléctricos en su propio territorio.

Los líderes de Francia y Alemania persiguen su propio conjunto de subvenciones para contrarrestar las de Estados Unidos. El Plan Industrial Verde de la Comisión Europea ya está relajando las restricciones a las ayudas estatales. Aunque sus respuestas son todavía menos articuladas, los aliados de Estados Unidos en Asia, sobre todo Japón y Corea del Sur, están igualmente inquietos por el planteamiento de Biden.

La gran paradoja de este momento histórico es que la construcción nacional competitiva que pretende reparar los daños internos de la globalización está siendo impulsada por el imperativo planetario de hacer frente al desafío climático común.

El mundo en que vivimos hoy no está convergiendo como en la era de la globalización posterior a la Guerra Fría, ni se aparta totalmente de las premisas de un orden mundial liberal, que alimentó el ascenso de quienes ahora lo desafían. Más bien estamos atrapados en una interdependencia de contrarios en la que el alcance de la integración es en sí mismo territorio de contestación.

Esto ha quedado patente en las últimas semanas, cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, y la presidenta de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, fueron recibidos en audiencia por Xi Jinping en Pekín, poco después de que Xi fuera agasajado en Moscú por Vladimir Putin, afirmando la amistad “sin límites” que socorre al agresor en Ucrania frente a las sanciones impuestas por un Occidente resuelto.

Mientras Biden intenta contener a China como “rival estratégico” y desvincular los intercambios económicos que fomentaron su rápido ascenso hacia la prosperidad, Macron tomó el té con Xi en Guangzhou y se unió a lo que llamaron “una asociación estratégica global”. Volvió a casa con un gran contrato para que Airbus construya la flota de aviones comerciales de China.

Macron suplicó a Xi que convenciera a Putin para que se retirara de Ucrania, pero, siguiendo el ejemplo de Charles de Gaulle durante la Guerra Fría, también se distanció del conflicto de Taiwán, argumentando en nombre de la “autonomía estratégica” que Europa debería resistirse a convertirse en “vasalla” de Estados Unidos y no verse arrastrada a conflictos que no eran de su incumbencia. Por el contrario, debería esforzarse por convertirse en una “tercera superpotencia” en un mundo multipolar.

El año pasado, el canciller alemán Olaf Scholz también viajó a China con un alegato similar sobre Ucrania, pocos días después de aprobar la venta parcial del puerto de Hamburgo a una empresa china. Dado que el 40% del negocio de Volkswagen está en China, también llevó a sus ejecutivos y a los de otros gigantes industriales alemanes que buscan asegurarse el acceso al mercado en el futuro.

Antes de viajar a Pekín con Macron, von der Leyen expuso una visión más erizada de las políticas de Xi, declarando que están dirigidas a “un cambio sistémico del orden internacional con China en su centro... donde los derechos individuales están subordinados a la soberanía nacional” y “la seguridad y la economía tienen prioridad sobre los derechos políticos y civiles”.

Tratando de enhebrar la aguja transatlántica, ha abogado por “disociar, no desvincular” las relaciones con China para evitar una dependencia del tipo de Rusia en las cadenas de suministro críticas o el suministro de tecnologías de vanguardia al Estado y el refuerzo de su destreza militar.

Fue excluida de la pompa y la intimidad personal que el Emperador Rojo concedió a la Júpiter francesa. Está claro que el líder supremo de Pekín comprende que los poderes relevantes de Europa están en París y Berlín, no en Bruselas.

A su manera, los líderes de Japón nunca se enfrentarían directamente a Estados Unidos como Macron. Pero detrás de toda la postura kabuki, son aún más cautelosos que Francia sobre ser arrastrados a una batalla real en su propio vecindario con China, sobre la que descansa su prosperidad.

Está claro que hay muchos matices que desafían la fácil categorización de Biden de las tensiones globales entre democracias y autocracias. Más bien, existen conflictos entre Occidente y China en torno a unos valores, y luego hay conflictos de intereses entre quienes, dentro de Occidente, comparten los mismos valores.

Navegar por este laberinto vertiginosamente complejo hace casi imposible tanto para Estados Unidos como para sus aliados trazar un camino para salir del laberinto que no esté en contradicción consigo mismo.

Ni la Administración Biden ni los líderes europeos ignoran el nuevo aprieto en el que se encuentran. Pero su margen de maniobra no es amplio y vendrá determinado no sólo por lo que hagan Putin y Xi, sino por las constricciones de los electores en casa que han perdido la fe en que las respuestas a sus problema

s puedan encontrarse más allá de las fronteras.


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_